Conflictos socioambientales
en la gran minería:
estudio de caso en el distrito
de Espinar, Cusco, Perú
Conflictos socioambientales
en la gran minería:
estudio de caso en el distrito
de Espinar, Cusco, Perú
Wilber Huamani Paccaya
Diana Margaret Quispe Roque
Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ilae-
Queda prohíbida la reproducción por cualquier medio físico o digital de toda o un aparte de
esta obra sin permiso expreso del Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ILAE-.
Publicación sometida a evaluación de pares académicos (Peer Review Double Blinded).
Esta publicación está bajo la licencia Creative Commons
Reconocimiento - NoComercial - SinObraDerivada 3.0 Unported License.
ISBN
978-958-5535-56-5
© Wilber Huamani Paccaya, 2020
© Diana Margaret Quispe Roque, 2020
© Instituto Latinoamericano de Altos Estudios -ILAE-, 2020
Derechos patrimoniales exclusivos de publicación y distribución de la obra
Cra. 18 # 39A-46, Teusquillo, Bogotá, Colombia
pbx: (571) 232-3705, fax (571) 323 2181
www.ilae.edu.co
Diseño de carátula y composición: Jesús Alberto Chaparro Tibaduiza
Edición electrónica: Editorial Milla Ltda. (571) 702 1144
editorialmilla@telmex.net.co
Editado en Colombia
Published in Colombia
Contenido
Índice de tablas
11
Índice de figuras
15
Agradecimiento
19
Presentación
21
Introducción
23
Capítulo primero
El problema y su importancia
27
I.
Objetivos de la investigación
29
A. Objetivo general
29
B. Objetivos específicos
29
Capítulo segundo
Referentes teóricos
31
II. Minería en Perú
32
A. Importancia económica de la minería
34
B. Expansión minera
36
C. Explotación y dependencia de los recursos
naturales en países primario-exportadores
38
III. Conflictos socioambientales
39
A. Los conflictos socioambientales en Perú
41
B. Causas e implicancias de los conflictos socioambientales
41
IV. Enfoques para el análisis de los conflictos socioambientales
43
A. Ecología política
43
B. Ciclos adaptativos
44
7
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
Capítulo tercero
Metodología
47
I.
Tipo de investigación
47
A. Primera etapa
50
B. Segunda etapa
51
1. Procedimiento de la aplicación de la Ecología Política
51
2. Procedimiento de la aplicación de los Ciclos Adaptativos
52
C. Tercera etapa
52
D. Cuarta etapa
52
II. Ámbito de estudio
53
III. Población y muestra
56
IV. Materiales de la investigación
57
Capítulo cuarto
Análisis de resultados
59
I.
Antecedentes del conflicto socioambiental en Espinar
59
A. Inicio de los denuncios y exploraciones mineras
62
B. Análisis de los actores y factores
existentes a inicios de las exploraciones
64
C. Inicio de explotación minera por socavón y exploraciones
de la empresa estatal Minero Perú hasta los años 1980
65
D. Análisis de las causas y principales actores
a finales de la explotación minera por socavón
69
II.
Minería a cielo abierto e inicio del
conflicto socioambiental en Espinar (1980-2013)
70
A. Primera etapa 0 - Minería por socavón (antes de 1980)
72
B. Segunda etapa i: Desde el inicio de la explotación
minera a cielo abierto hasta la actualidad (2013)
72
C. Análisis de las causas a través
de los distintos capitales en la Etapa i
81
D. Análisis de las causas a través de los
distintos capitales a finales del Miniciclo 1
88
E. Convenio Marco y Mesa de Diálogo (2003-2004)
101
F. Análisis de las causas a través de los distintos
capitales durante las operaciones de bhp Billiton Tintaya
107
F. Explotación a cargo de la empresa Xstrata Copper Tintaya 114
8
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
G. Análisis de las causas a través de los
distintos capitales al final de Etapa i
116
H. Uso del agua por la empresa minera y sus efectos
137
II.
Actores y factores: Influencias
en el conflicto socio-ambiental
140
A. Locales o Actores Internos
140
1. Minera Xstrata Copper Tintaya
140
2. Gobierno local
141
3. Comité de Gestión del Convenio Marco
143
4. Organizaciones de base de la sociedad civil
143
5. Fundación Tintaya
144
6. Las comunidades adyacentes a la mina
145
B. Actores externos: regionales o nacionales
146
1. Estado
146
2. Organizaciones No Gubernamentales
147
3. CooperAcción
147
4. La Vicaria de Solidaridad de Sicuani
148
5. Conacami
148
6. Ministerio de Energía y Minas
149
C. Actores externos o factores internacionales
150
1. Oxfam América y Oxfam Internacional
150
2. Precio de los minerales
152
III.
Situación actual del conflicto socioambiental en Espinar
152
IV.
Causas de los conflictos socioambientales
actuales en el distrito de Espinar
157
A. Afectación al agua
158
B. Afectación al suelo
159
1. Pastizales
161
2. Conflictos socioeconómicos
162
V.
Análisis de la interacción entre los principales actores y
factores del conflicto socioambiental en el distrito de Espinar
163
VI.
Actual capital humano y social
171
VII. Los posibles efectos de los principales proyectos
mineros en exploración y otros en el distrito de Espinar
200
A. Proyecto Antapaccay-Expansión Tintaya
201
B. Proyecto Minero Quechua
205
9
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
C. Proyecto minero Constancia
211
D. Proyecto Coroccohuayco
213
E. Proyecto minero Las Bambas
216
F. Kuntur Transportadora de Gas S. A. C.
218
VIII. Escalas de influencia de actores y factores (1980-2013)
219
IX. Efectos y comparación de los diferentes
capitales en el periodo de estudio
224
A. Miniciclo 1 (privatización)
226
B. Final de la etapa i
228
X. Factores que inciden en la evolución de Espinar (1980-2013)
232
XI. Tendencias de los principales atractores
y posibles escenarios futuros del sistema
236
Consideraciones finales
241
Reflexiones
245
Bibliografía
247
Anexos
255
Los autores
271
10
Índice de tablas
Tabla 1
Servicio de desagüe de las viviendas
del distrito de Espinar
54
Tabla 2
Indicadores sociodemográficos del
distrito de Espinar 1981-1993-2007
55
Tabla 3
Producción de la Mina de Atalaya i
67
Tabla 4
Reservas de cobre en el proyecto Tintaya.
Ley de corte: 0.80% Cu.
74
Tabla 5
Expropiación de tierras comunales para
inicio del proyecto Tintaya, 1982
76
Tabla 6
Proyecto Tintaya, movimiento de material
al 31 de diciembre de 1983
78
Tabla 7
Proyecto Tintaya. Consolidado de trabajadores
de emetinsa y contratistas al 30.12.83
83
Tabla 8
Migraciones por provincias altas y Cusco
(1988-1993)
86
Tabla 9
Comisión minpeco S. A. periodo 1985-1991
(miles de US$)
89
Tabla 10
Precio Base señalado por cepri: US $60 millones
91
11
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
Tabla 11
Personal a cargo de emetinsa S. A.
93
Tabla 12
Hectáreas afectadas por expropiación o procesos
de compraventa en las comunidades
100
Tabla 13
Trabajadores de la empresa Xstrata Tintaya
por tipo de contratación y procedencia
115
Tabla 14
Puntos de muestreo y determinaciones
analíticas que superan los estándares
121
Tabla 15
Percepción de existencia de contaminación
122
Tabla 16
Diagnóstico en salud sexual y reproductiva en
adolescentes y jóvenes Distrito de Espinar, 2009-2010
123
Tabla 17
Principales ríos contaminados
de la provincia de Espinar
130
Tabla 18
Alcaldes de la provincia de Espinar desde
1978 a 2014
132
Tabla 19
Indicadores clave del capital físico de Espinar
137
Tabla 20
Empresas mineras con concesiones
en la provincia de Espinar (al 2007)
153
Tabla 21
Relación de empresas con contratos
de estabilidad tributaria
166
Tabla 22
Personas que cuentan con un seguro de salud
190
Tabla 23
Usos de las fuentes de agua, zona de efectos
potenciales de Antapaccay en el suministro de agua
202
Tabla 24
Situación de adquisición de tierras (ha) para
el proyecto Antapaccay
203
12
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
Tabla 25
Área de influencia de la Compañía
Minera Quechua S. A.
206
Tabla 26
Percepción sobre el suelo y la agricultura
en la comunidad de Huisa
209
Tabla 27
Derechos mineros del proyecto Quechua
210
Tabla 28
Área de influencia de la lte del proyecto Constancia
211
Tabla 29
Coordenadas de los vértices de la concesión
minera Coroccohuayco
213
Tabla 30
Determinación del área efectiva de actividades
de exploración
215
Tabla 31
Área de influencia del gaseoducto
del proyecto Kuntur
219
Tabla 32
Tenencia y venta de ganado
239
13
Índice de figuras
Figura 1
Reconstrucción histórica de las etapas
del ciclo adaptativo del distrito de Espinar
61
Figura 2
Promedio Anual de precio del cobre durante
la Primera Guerra Mundial (1913-1921)
63
Figura 3
Principales actores a finales de la minería por socavón
70
Figura 4
Ciclos adaptativos durante la evolución
del distrito de Espinar (1980-2013)
72
Figura 5
Evolución de precios del cobre, 1980-1987
75
Figura 6
Evolución de la población del distrito y provincia de
Espinar (1940-2012)
79
Figura 7
Principales actores durante el inicio de la etapa i
80
Figura 8
Miniciclos durante la evolución del distrito
de Espinar (1985-2013)
85
Figura 9
Evolución de precios del cobre, 1988-1997
96
Figura 10
Principales actores durante el inicio del Miniciclo 2
(1994-2013)
98
Figura 11
Evolución del Aporte del Convenio Marco, 2004-2013 102
Figura 12
Proceso de Diálogo y Concertación
104
Figura 13
Principales actores durante las operaciones
de bhp Billiton Tintaya
105
15
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
Figura 14
Variación de los Sulfatos en la zona de Antapaccay, 2005
110
Figura 15
Calidad del suelo en el Sector Huinipampa
111
Figura 16
Producción anual de cobre, plata y oro
114
Figura 17
Índice de Desarrollo Humano -1975, 1980,
1993, 2000, 2002, 2003, 2007, 2010 y 2012-
117
Figura 18
Niveles de Metales en Orina en Alto Huancané
y Huisa (Espinar)
119
Figura 19
Resultados Evaluación Ambiental de concentración
de arsénico en las aguas
120
Figura 20
Ingreso per cápita en nuevos soles al mes
del distrito y provincia de Espinar-Cusco
126
Figura 21
Denuncias por comunidades del Distrito de Espinar,
2012
127
Figura 22
Institucionalidad en la Provincia de Espinar al 2012
127
Figura 23
Comportamiento del volumen de producción
minera metálica
128
Figura 24
Presencia de Sulfatos en Aguas Superficiales
por subcuencas
159
Figura 25
Concesiones mineras de la provincia de Espinar
164
Figura 26
Principales actores y factores en la actualidad (2013)
168
Figura 27
Firma del Convenio Marco en septiembre del 2003
171
Figura 28
Lugares en donde se realizaron las encuestas
172
Figura 29
Resultados según género de la población encuestada
172
Figura 30
Idioma de la población encuestada
173
Figura 31
Edad de la población encuestada
174
Figura 32
Ocupación de la población encuestada
174
16
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
Figura 33
pea ocupada según ocupación principal
176
Figura 34
Relación laboral de población encuestada
con la actividad minera
176
Figura 35
¿Qué relación de trabajo tiene Ud. con la minería?
178
Figura 36
Percepción de beneficio u afección de la población
encuestada por parte de la minería
179
Figura 37
Relación entre la población encuestada y la mina
180
Figura 38
Opinión de la población respecto a la minería
181
Figura 39
Sobre la percepción de la población encuestada en cuanto
a la generación de empleo por parte de la minería
182
Figura 40
¿En qué medida cree usted que la minería
está generando empleo?
183
Figura 41
Percepción-Aporte de la minería al desarrollo
184
Figura 42
¿Cree usted que las empresas mineras estén
aportando al desarrollo?
185
Figura 43
¿Cómo consideraría la condición del agua
en el distrito de Espinar?
186
Figura 44
¿Cómo consideraría la condición del suelo
en el distrito de Espinar?
188
Figura 45
¿Cómo consideraría la salud de las personas en su zona?
189
Figura 46
¿Cuál considera Ud. que es el problema más
grave en la zona donde vive?
191
Figura 47
Percepción de la población encuestada en relación
a la situación del empleo no relacionado a la mina
192
Figura 48
¿Qué tanto influye la minería en el aspecto cultural,
social y económico de la ciudad de Yauri/Espinar?
193
Figura 49
Cantidad de Proyectos - Mesa de Diálogo Tintaya
193
17
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
Figura 50
¿Cuáles son las instituciones con mayor
influencia política en el distrito de Espinar?
194
Figura 51
¿Qué autoridad debe velar más por un ambiente sano?
196
Figura 52
¿Cuáles -en su opinión- han sido los eventos más
trascendentales (eventos clave) en el desarrollo
de la provincia de Espinar desde 1980 hasta 2010?
197
Figura 53
¿Qué están haciendo las autoridades
con respecto al problema del ambiente?
198
Figura 54
Sobre el conocimiento del Convenio Marco
suscrito entre la mina y la población de Espinar
199
Figura 55
Conocimiento de la Mesa de Diálogo
200
Figura 56
Escalas de influencia en Espinar
221
Figura 57
Fluctuación de los diferentes capitales durante
el periodo de estudio
225
Figura 58
Factores y actores de influencian en la evolución
de Espinar
234
Figura 59
Atractores de los diferentes ciclos en Espinar y
posibles escenarios futuros
237
Figura 60
Mapa del distrito de Espinar
255
Figura 61
Mapa del área de influencia directa social y límites
político-administrativos del proyecto
Antapaccay - expansión Tintaya
261
Figura 62
Extracto de la Respuesta de la sunat al Sr. Michael
Martínez Quinto vicepresidente del Congreso
de la República
262
18
Agradecimiento
“A mi familia quienes están en mi mente y en mi corazón.
A quienes viven en el Perú profundo”
Diana Margaret Quispe Roque
A mi familia por su apoyo incondicional en todos mis proyectos. A
las instituciones académicas, por brindarme oportunidades de forma-
ción y crecimiento profesional y a los pensadores inagotables de una
nueva concepción de desarrollo de los países andinos.
Wilber Huamani Paccaya
19
Presentación
La presencia de conflictos relacionados con la actividad expansiva de
la gran minería resulta ser una de las problemáticas que enfrenta el
distrito de Espinar, ubicado en Cusco, Perú. Este trabajo de investiga-
ción asumió como premisa orientadora la construcción de un esquema
interpretativo para identificar, a partir de la percepción de la sociedad
civil, las causas de los conflictos socioambientales de la gran minería
en el distrito de Espinar, ubicado en la región Cusco, Perú (1980-2013).
De manera que se recopiló información sobre la historia de la minería
y, mediante la metodología de ecología política y los ciclos adaptativos,
se identificaron y caracterizaron los ciclos. Más adelante, se elaboraron
modelos cualitativos de evolución histórica que permitieron la identi-
ficación de los principales actores y factores en los distintos momen-
tos. Por último, se realizó una encuesta que determinó la percepción
ambiental de la sociedad civil, al caracterizar los momentos Ω (omega)
o colapso de cada ciclo mediante el análisis de los seis capitales (eco-
nómico, físico, humano, natural, político y social). Se concluyó que la
minera incide en algunas variables del sistema como la migración, go-
bernanza, la intensificación y los impactos ambientales, y la causa del
conflicto fue por afectación de los recursos agua y suelo que ha llevado
al deterioro y degradación socioambiental de las poblaciones adyacen-
tes. En cuanto a la percepción, hubo contaminación y afectación del
agua y suelo, y la calidad de la salud fue mala. Así mismo, la mina no fue
percibida como un sector que genere empleo, aunque se afirma que sí
aporta al desarrollo y son consideradas por las ong debido al cuidado
del ambiente. Por otro parte, se sugiere hacer un análisis con los ciclos
adaptativos que permita organizar información y describir la dinámica
del sistema, así como también se recomienda la institucionalización de
una instancia permanente de diálogo y desarrollo orientados a lograr
21
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
transformaciones efectivas de los conflictos y a incentivar el consenti-
miento para la toma de decisiones que involucren el uso adecuado de
los recursos naturales.
22
Introducción
Se ha determinado que Perú es un país que tiene una larga tradición
minera que se remonta desde la prehistoria, época en la que el abori-
gen peruano incorporaba recursos minerales (obsidiana y sílice) en su
lucha por la supervivencia para dominar los medios hostiles en los que
se encontraba. Luego, en la época preinca e inca, el aborigen peruano
alcanzó una gran destreza y desarrollo en el trabajo de la metalurgia
del oro y la piedra; mientras que la plata fue el metal más explotado en
la época colonial. Del mismo modo, en la época republicana se empren-
de la explotación de yacimientos de metales básicos con el objetivo de
satisfacer las necesidades de metales en los procesos industriales de
Estados Unidos y Europa1. En los últimos años, se ha determinado que
la actividad minera es muy importante desde un punto de vista macro-
económico debido a las altas cotizaciones de los metales, al emplear en
forma directa un 0.9% de la Población Económicamente Activa -pea-,
al representar en promedio un 10% del pbi nacional y el 61% de las
exportaciones peruanas, al generar empleo en otras actividades e in-
greso de divisas2-3. De esta manera, tanto las empresas mineras como
1
Franklin Almendro. “Estudio de impacto ambiental del proyecto de Explotación Minera
Poshan, en el distrito Guzmango/Tantarica - Contumaza - Cajamarca”, tesis de pregrado,
Trujillo, Universidad Privada Antenor Orrego, 2015, disponible en [http://repositorio.
upao.edu.pe/bitstream/upaorep/2037/1/RE_ING.CIVIL_FRANKLIN.ALMENDRO_ESTU-
DIO.IMPACTO.AMBIENTAL_DATOS_.PDF ].
2
Gina Alvarado Merino. Políticas neoliberales en el manejo de los recursos naturales en Perú:
el caso del conflicto agrominero de Tambogrande, noviembre de 2008, disponible en [https://
www.researchgate.net/publication/264946217_Politicas_neoliberales_en_el_manejo_de_
los_recursos_naturales_en_Peru_el_caso_del_conflicto_agrominero_de_Tambogrande ].
3
Ministerio de Energía y Minas. Anuario Minero 2018, Lima, Ministerio de Energía y Mi-
nas, 2018, disponible en [https://www.minem.gob.pe/minem/archivos/file/Mineria/
PUBLICACIONES/ANUARIOS/2018/AM2018(VF).pdf ].
23
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
los productores mineros se han agrupado en pequeña, mediana y gran
minería según su escala de producción.
La pequeña minería se caracteriza por la actividad aurífera aluvial
y a la extracción y procesamiento de minera no metálicos, la media-
na minería se caracteriza por la explotación subterránea limitada de
minerales con un considerable grado de mecanización y adecuada in-
fraestructura y la gran minería se caracteriza por el cateo, prospección,
exploración, desarrollo, extracción, concentración, fundición, refina-
ción y embarque a cielo abierto con grandes inversiones, altos grados
de mecanización y presencia de capitales extranjeros para la explota-
ción de yacimientos de baja ley4.
Sin embargo, se ha establecido que la minería genera cambios tanto so-
ciales como ambientales no importa dónde ocurra, es decir, que la minería
puede causar perturbaciones en las comunidades locales como, por ejem-
plo, los cambios culturales por la presencia de trabajadores mineros, y en
el ambiente físico con la contaminación de aguas superficiales y subterrá-
neas y con la pérdida de hábitats y recursos naturales. De igual manera, los
principales motivos de los conflictos socioambientales ante la presencia
de una minería están relacionados con “los temores que tiene la población
en relación a la contaminación ambiental de los principales recursos que
utiliza, el agua y la tierra, importantes para la actividad productiva, bioló-
gica y social”5. Por otra parte, es importante resaltar que cuando se analiza
algún conflicto socioambiental es prioritario distinguir entre las proble-
máticas ambientales y los posibles conflictos relacionados a ellas debido
a que, si bien es cierto que los problemas ambientales pueden ser factores
desencadenantes de algunos conflictos sociales, estos no constituyen un
conflicto en lo peculiar, sino que las percepciones y dinámicas sociales son
las que juegan un papel importante en la generación de conflictos a partir
de una determinada problemática6.
4
Ídem.
5
Sofía Amelia Castro Salvador. “Pobreza y conflictos socioambientales. El caso de la mi-
nería en el Perú”, tesis de maestría, Lima, Pontificia Universidad Católica del Perú, 2011,
disponible en [https://www.corteidh.or.cr/tablas/r36941.pdf ].
6
Luis Sánchez Vásquez, María Gabriela Espinosa y María Beatriz Eguiguren. “Percep-
ción de conflictos socio-ambientales en zonas mineras: el caso del proyecto mirador en
Ecuador”, en Ambiente & Sociedade, vol. 19, n.º 2, 2016, pp. 23 a 44, [http://www.scielo.
br/pdf/asoc/v19n2/es_1809-4422-asoc-19-02-00023.pdf ].
24
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
En consecuencia, este trabajo de investigación se centró en el análi-
sis e investigación del conflicto socioambiental surgidos en los últimos
30 años en torno a las operaciones de la gran minería en el distrito y
provincia de Espinar, ubicado en la región del Cusco, al sur de Perú, al
delimitar las causas, consecuencias y las relaciones de dichos conflic-
tos para plantear posibles alternativas y/o soluciones que faciliten su
transformación y la predicción de los futuros escenarios posibles del
sistema minero.
25
Capítulo primero
El problema y su importancia
En la mayoría de los países en pleno desarrollo económico, los conflic-
tos socioambientales constituyen un tema de gran prioridad en todos
los ámbitos, pero en especial en el ámbito minero por su crecimien-
to constante en las concesiones para la exploración y explotación mi-
nera, producto de las políticas internacionales de la economía global
neoliberal, a través de actividades extractivas de recursos minerales,
hidrocarburos, forestales, gasíferos, pesqueros, entre otras. Por lo ge-
neral, las consecuencias ambientales, culturales, económicas y socia-
les producidas por las actividades mineras extractivas se deben a la
escasa regulación, a la falta de presencia el Estado, al escaso control
y a la protección de intereses exclusivos que han puesto en evidencia
muchos conflictos socioambientales complejos que repercuten a fondo
en los estilos de vida de las poblaciones adyacentes a las minerías. Esto
resulta ser de gran preocupación porque se han vislumbrado tanto los
efectos como los impactos producidos en las condiciones de vida, en la
salud y en el tejido social de las poblaciones que se han visto envueltas,
de manera directa o indirecta, en los lugares donde se desarrollan las
explotaciones mineras7.
Uno de los conflictos socioambientales más representativos y em-
blemáticos de Perú se ha originado alrededor de la gran minería en
el distrito y provincia de Espinar, ubicado en la región del Cusco, al
sur de Perú, debido a sus específicas connotaciones a nivel ecológico,
7
Angela Marcela La Rotta Latorre y Mauricio Hernando Torres Tovar. “Explotación
minera y sus impactos ambientales y en salud. El caso de Potosí en Bogotá”, en Saúde
Debate, vol. 41, n.º 112, 2016, pp. 77 a 91, disponible en [https://www.scielo.br/scielo.
php?script=sci_arttext&pid=S0103-11042017000100077 ].
27
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
espacial, institucional y temporal. Estos conflictos giran en torno a la
posesión y calidad tanto de recursos naturales fundamentales (tierra,
agua y suelo) como de recursos socioeconómicos que, por lo general,
son hechos dinámicos con una amplitud de variables e indicadores y
que producen inesperadas consecuencias (conflictos multicausales).
Del mismo modo, su complejidad es causa de la multiplicidad de facto-
res y actores presentes en ellos, y de las variables de comportamientos
no lineales debido a que existen umbrales en Sistemas Ecológicos y
Sociales -ses- que, una vez, traspasados, el sistema puede cambiar de
forma no prevista y entrar en un equilibrio nuevo no esperado.
Por otra parte, en múltiples estudios se han implementado herra-
mientas como la Ecología Política y los Ciclos Adaptativos que faciliten
el conocimiento de las causas y el análisis descriptivo-causal y, así, es-
tudiar la complejidad de los problemas determinados; al tomar en con-
sideración que dicha complejidad surge de la interacción de muchos
actores sociales y de factores como: el mismo número de personas, la
conexión con problemas históricos, las violaciones a los derechos hu-
manos que suelen producirse y la simultaneidad con que a veces se
presentan, entre otros. En consecuencia, este trabajo de investigación
busca establecer un modelo de evolución del mismo y plantear posi-
bles alternativas y/o soluciones que faciliten la transformación de es-
tos conflictos y la predicción de los futuros escenarios posibles del sis-
tema, debido a que un análisis que tome estas dos herramientas como
base posibilitará la comprensión de estos escenarios, al mismo tiempo
que será efectivo para tomar decisiones más adecuadas y contar tanto
con autoridades mejor informadas como con funcionarios públicos y
privados que tengan la obligación de elaborar políticas públicas orien-
tadas a la gestión adecuada de recursos naturales en zonas de explota-
ción minera para beneficiar así a la población.
Es importante resaltar que el análisis de los conflictos socioambien-
tales es fundamental para el desarrollo sostenible de las poblaciones,
ya que una sociedad fragmentada y con múltiples conflictos es un sis-
tema con pocas posibilidades de ser viable, en especial en las zonas
impactadas por la minería. De igual modo, las economías extractiva-
mercantiles han dejado de ser simples actividades de connotación pro-
ductiva o tecnológica y, hoy en día, requieren de análisis en distintos
espacios geopolíticos (transnacional) y disciplinares (inter, multi y
28
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
transdiciplinar). Por consiguiente, tienen determinadas implicancias
ambientales, culturales y sociales que le facilitan un mejor entendi-
miento de dichas complejidades para poder contribuir a una gestión
del desarrollo humano.
En la modificación del espacio físico del distrito de Espinar de ma-
nera analítica se distinguen tres fases: pecuaria/agraria, minería por
socavón (Primera etapa - 0) y la gran minería a cielo abierto (Segunda
etapa - i). En la últimas tres décadas, el conflicto socioambiental se ge-
neró a partir de la presencia de la gran minería con la expropiación de
los terrenos comunales sin previa consulta, lo que ocasionó frecuentes
y acentuadas tensiones sociales ya que la población y las comunidades
del distrito de Espinar empezaron a reclamar sus derechos frente a las
dificultades medio-ambientales y socio-económicas, a los cambios en
la propiedad de la empresa, a las denuncias mineras de tierras comu-
nales y a la demanda que el sistema minero minera vincule y aporte al
desarrollo de la comunidad.
En conclusión, este trabajo de investigación fue multidisciplinario
porque se revisó tanto la literatura teórica-sociológica como la litera-
tura empírica de ciencia política, económica, ecológica y de ecología
aplicada para ampliar y contextualizar el estudio de manera precisa y,
de esta manera, comprender cómo se relacionan los componentes del
ecosistema: económico, físico, humano, natural, político y social.
I. Objetivos de la investigación
A. Objetivo general
Construir un esquema interpretativo para identificar a partir de la per-
cepción de la sociedad civil, las causas de los conflictos socioambien-
tales de la gran minería en el distrito de Espinar, ubicado en la región
Cusco, Perú.
B. Objetivos específicos
-
Revelar los ciclos o periodos de la actividad extractiva de la gran
minería en Espinar, Cusco, Perú.
29
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
-
Categorizar la escala de interacción de los principales actores so-
ciales involucrados en los conflictos socioambientales de la gran
minería en Espina, Cusco, Perú.
-
Analizar las causas de los conflictos socioambientales, por medio
la Ecología Política y los Ciclos Adaptativos.
-
Interpretar la percepción de la sociedad civil sobre los conflictos
socioambientales de la gran minería en Espinar, Cusco, Perú.
30
Capítulo segundo
Referentes teóricos
Desde los años 1990, aquellos gobiernos latinoamericanos que tenían
una amplia riqueza en recursos naturales se preocuparon por revisar
y adaptar sus legislaciones mineras con la finalidad de atraer inver-
siones extranjeras hacia la gran minería. Debido a esto, países como
Colombia, México y Perú alcanzaron sus objetivos propuestos y otor-
garon mayores concesiones a las empresas extranjeras orientados a
la inversión de nuevos proyectos y/o ampliaciones mineras, al origi-
nar el incremento de los ingresos, tanto del Estado como de las com-
pañías mineras. Sin embargo, en los últimos años se ha observado un
incremento de determinados riesgos socioambientales, de los cuales
muchos de ellos terminan en conflictos comprometiendo las ganancias
para ambas partes8.
Siguiendo la misma línea del contexto, en Perú la minería es un im-
portante motor de crecimiento de la economía y, debido al incremento
de la demanda mundial de materias primas metálicas, seguirá el cur-
so de expansión, ya que este sector es un factor estratégico clave en
el desarrollo nacional que tiene el objetivo de contribuir al desarrollo
sostenible mediante el canon minero, un mecanismo de redistribución
nacional y el conjunto de normas ambientales más precisas. Del mismo
modo, es importante resaltar que “Perú es uno de los mayores pro-
ductores mundiales de materias primas metálicas. El país ocupa el se-
gundo lugar en la producción de plata, cobre y zinc, cuarto en plomo y
8
Miryam Saade Hazin. Desarrollo minero y conflictos socioambientales. Los casos de Colom-
bia, México y el Perú, Santiago de Chile, Naciones Unidas, cepal, septiembre de 2013, dis-
ponible en
[http://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/5369/1/LCL3706_
es.pdf ].
31
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
molibdeno, y sexto en oro”9, además el sistema minero genera casi dos
tercios de las exportaciones peruana y un tercio de los ingresos fiscales
del Estado.
II. Minería en Perú
En Perú, la minería ha jugado un papel fundamental en su historia
económica debido a que su origen se remonta desde la época prein-
ca. Más adelante, es en la época colonial (1550-1821) que la minería
se convierte en el centro de la actividad económica peruana, pero la
sobreexplotación de minerales ocasionó la reducción de las poblacio-
nes indígenas a causa de las duras condiciones de trabajo establecidas.
Además, el indígena durante esta época tenía la obligación de trabajar
en la producción en mina (mita minera) convirtiéndose en una com-
pleta organización de trabajo forzado que abarcaba todas las órdenes
de la actividad industrial10.
Después, en el periodo republicano inicial (1821-1950) la mita mi-
nera fue reemplazada por el enganche, el cual fue una relación social
de trabajo en donde el trabajador tenía una eterna dependencia con
su empleador por una deuda impaga adquirida con él. De manera que
ha sido una de las formas de trabajo que más permaneció en la época
republicana, en especial en la minería artesanal. Por otro lado, en la
actualidad se mantiene una relación social de trabajo informal deno-
minada el cachorreo, en donde el contratista le permite al minero tra-
bajador la explotación de yacimientos por un periodo de tiempo luego
de sus labores impuestas bajo ciertas condiciones, siendo este permi-
9
Camilo Vargas Koch, Constantin Bittner, Vanessa Dreier, Moritz Fitchtl, Annika
Gottman y Wiebke Thomas. Alternativas de desarrollo en las regiones mineras de Perú.
Impactos ambientales de la minería e ingresos alternativos en la agricultura en Junín y
Cajamarca, Berlín, sle Publicaciones, enero de 2018, disponible en [https://www.google.
com/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=&ved=2ahUKEwj_geXfk4rsAhUtmHI
EHSdiBhYQFjAAegQIARAB&url=https%3A%2F%2Fedoc.hu-berlin.de%2Fbitstream%2
Fhandle%2F18452%2F19483%2FSLE-272-2%2520Alternativas%2520de%2520desar
rollo%2520en%2520las%252 ], p. 15.
10
Alfredo Dammert Lira y Fiorella Molinelli Aristondo. Panorama de la minería en el
Perú, Lima, osinergmin, septiembre de 2007, disponible en [https://www.osinergmin.
gob.pe/seccion/centro_documental/Institucional/Estudios_Economicos/Libros/Libro_
Panorama_de_la_Mineria_en_el_Peru.pdf ]
32
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
so su pago11. Estos factores han determinado que la relación social de
trabajo sigue orientada a la explotación del trabajador por lo que las
relaciones sociales entre la minería y la población resultan ser cada
vez más complejas y llenas de conflictos.
En 1950, se generó un cambio importante en la minería peruana
con la promulgación del Código de Minería, la cual otorgó incentivos
económicos que atrajeron el capital extranjero y permitió el desarro-
llo de la mina de Toquepala que fue considerada en ese tiempo como
una de las minerías más grandes del mundo. Además, hubo un efecto
positivo en el ambiente propicio para la inversión y los altos precios de
los minerales, consolidándose varios grupos empresariales naciones y,
desde esa época, Perú fue considerado como el destino más atractivo
para la inversión minera. Entre 1967 y 1979, los grupos empresariales
nacionales que manejaban la pequeña y mediana minería consolidaron
grandes posiciones, los activos fijos netos de la mediana minería, cuyo
financiamiento provino de utilidades retenidas, se incrementaron un
247%; mientras que las poderosas inversiones de la gran minería die-
ron como resultado el surgimiento de una fuerza laboral permanente,
al dejar a un lado la fuerza laboral estacional que prevalecía desde la
apertura de las operación a cielo abierto12.
En la década de 1970, el precio de los minerales fue volátil y algunos
de ellos alcanzaron valores pico, tales como el oro, que superó los 800
dólares por onza, y la plata, que superó los 20 dólares por onza; lo que
ocasionó el incremento de las inversiones en las empresas de peque-
ña y mediana minería y, al mismo tiempo, la presión de los sindicatos
para los beneficios y aumentos salariales que llevó a unas determina-
das paralizaciones de operaciones mineras. Luego, en 1981 hubo una
caída drástica de los precios de los minerales, por lo que las empresas
de pequeña y mediana minería se vieron afectadas e incluso, algunas
de ellos se vieron muy endeudadas por las inversiones realizadas en
años anteriores, así como también hubo cierre de minas y se adopta-
ron medidas orientadas a la reducción de los costos. De manera que el
11
Ídem.
12
Manuel Glave y Juana Kuramoto. La minería peruana: lo que sabemos y lo que aún nos
falta saber, Lima, grade, 2009, disponible en [http://biblioteca.clacso.edu.ar/Peru/gra-
de/20100513021350/InvPolitDesarr-4.pdf ].
33
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
aumento del costo de vida y los ajustes de costos de producción gene-
raron un fuerte impacto en el salario de los trabajadores, reflejándose
una acción sindical agitada; en simultánea, hubo un golpe fuerte de la
violencia terrorista contra los centros mineros al crear un estado de
inseguridad y al debilitar el movimiento sindical minero13.
En la década de 1990 se había generalizado la crisis en la minería
peruana debido a los desequilibrios macroeconómicos que reducían la
rentabilidad del sector. El Gobierno del presidente Fujimori inició un
proceso de privatización de los activos estatales, reduciendo de mane-
ra masiva la fuerza laboral y al erradicar el movimiento sindical en el
sector minero, sin embargo, logró la modernización de la minería y el
saneamiento de las operaciones mineras haciendo más atractivo la in-
versión privada en el sector minero14. Desde el año 2004, el sector mi-
nero fue un motor fundamental para el desarrollo económico y social
del país debido a que, a medida que crecía la economía, también crecía
la minería, al implantar grandes exportaciones, al generar grandes di-
visas para el país y al desarrollar inversiones en grandes yacimientos
y proyectos a nivel nacional; hecho que sigue desarrollándose en la ac-
tualidad.
A. Importancia económica de la minería
A lo largo de la historia económica en Perú, la minería ha hecho gran-
des contribuciones al desarrollo y crecimiento de la economía peruana
siendo una fuente importante de ingresos fiscales. Así mismo, la mi-
nería es fundamental para la economía peruana porque ha generado
grandes volúmenes de inversiones tanto nacionales como extranjeras,
se estima unos 36.000 millones de dólares de inversión en actividades
extractivas para los próximos cuatro años. Además, “más del 60% de
los ingresos por exportaciones proviene de las actividades extractivas,
lo mismo que el 25% de los ingresos fiscales y más del 50% de los
recursos de inversión de los Gobiernos regionales y locales”15. En este
13
Ídem.
14
Ídem.
15
Javier Azpur, Epifanio Baca, Claudia Viale y Carlos Monge. “Extractivismo y
transiciones hacia el postextractivismo en el Perú”, en Alejandra Alayza y Eduar-
34
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
contexto de expansión, el peso de la minería en la economía peruana
comenzó a ser cada vez más gravitante en los últimos años. De esta ma-
nera, no se puede negar que la pobreza y el desempleo abundan en las
zonas rurales adyacentes a los sistemas mineros, pero la minería con-
tribuye al aumento de las cifras macroeconómicas del país y se relacio-
na con otras industrias (construcción, metalmecánica, servicios, entre
otros) al reflejar un impacto positivo en el Producto Bruto Interno -
pbi- regional, en las exportaciones, en la generación de dividas, en los
ingresos tributarios y, por ende, en el desarrollo económico del país16.
Por otro lado, según el Ministerio de Energía y Minas, la mine-
ría, en el año 2018, representó alrededor de “el 10% del pbi nacio-
nal y cerca del 61% del valor total de las exportaciones peruanas,
al resaltar la participación del cobre en más del 50% del pbi Minero
Metálico”17. En consecuencia, el sector minero desde el 2004 ha man-
tenido su importancia en la generación de empleo, la generación de
divisas y su contribución al fisco nacional y, aunado a esto, está el
hecho de que Perú se ha logrado posicionar como el cuarto país que
capta mayor presupuesto a nivel mundial teniendo el primer lugar
como país latinoamericano con un logro de US$ 609.7 millones, de
esta forma pasa a países como México (US$ 609.4 millones) y Chile
(US$ 576 millones).
Se ha considerado que Perú es un país que tiene una larga tradi-
ción minera desde la perspectiva latinoamericana hasta la perspectiva
mundial, siendo el segundo productor de minerales como el cobre, la
plata y el zinc a nivel mundial y el primer productor de minerales como
el estaño, el oro, el plomo y el zinc en América Latina.
do Gudynas (eds). Transiciones. Postextractivismo y alternativas al extractivismo en
el Perú, Lima, Red Peruana por una Globalización con Equidad - RedGE, 2012, pp. 17 a
30, disponible en
[https://www.researchgate.net/profile/Eduardo_Gudynas/publica-
tion/326672209_Transiciones_Post_extractivismos_y_alternativas_al_extractivismo_en_
Peru/links/5b5c9be6a6fdccf0b2fe87d4/Transiciones-Post-extractivismos-y-alternati-
vas-al-extractivismo-en-Peru.pdf ], p. 22.
16
Ricardo Guardián Chávez. La minería responsable y sus aportes al desarrollo del Perú,
2012, disponible en [http://www.mzweb.com.br/bvn/La_Mineria_Responsable_y_sus_
Aportes_al_Desarrollo_del_Peru_Por_Roque_Benavides_Ganoza.pdf ].
17
Ibíd., p, 3.
35
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
B. Expansión minera
La expansión minera sin precedentes hacia países subdesarrollados se
debe a una serie de factores coadyuvantes tales como los depósitos de
minerales, las licencias para la exploración y explotación de mineral
debido a las restricciones de tierra y ambientes. En forma análoga, se-
gún Juan Aste, José de Echave y Manuel Glave18, la expansión de la
inversión minera corresponde en principio a que el mercado de meta-
les mantiene un periodo de precios en extremo altos mantenidos por
la demanda de China e India.
Gerardo Damonte, Norma Fuller y Marcel Valcárcel determi-
nan que el crecimiento de la minería mundial presenta dos procesos
paralelos que permiten entender la expansión minera:
-
Producción de una fuerte concentración de capital, en donde las
empresas establecieron corporaciones para la integración vertical
de la industria. De esta manera, las empresas iniciaron procesos
de compra y fusiones para lograr una alta posición en el merca-
do mundial, lo que se facilitó debido a la privatización de distintas
empresas estatales; en consecuencia, el capital se concentró en
pocas corporaciones que conservan el control de todo el proceso
extractivo, es decir, exploran, extraen, funden y refinan el mineral.
-
Las principales corporaciones iniciaron una competencia por
capturar nuevos mercados, expandiéndose desde sus lugares de
origen hacia países en desarrollo con el objetivo de multiplicar
su capacidad extractiva. En consecuencia, América Latina ha sido
una región fértil para el crecimiento minero mundial debido a la
abundancia de yacimientos mineros y a la facilidad de entrada de
capital foráneo existentes en varios países; lo que ocasiona un al-
cance de 21.9% del porcentaje total del gasto de exploración y una
reducción del gasto en Norteamérica y Australia de 70% a 34.3%
entre 1989 y el 200419.
18
Juan Aste, José de Echave y Manuel Glave. Procesos de Concertación y Desarrollo Lo-
cal en Zonas Mineras, Lima, grade, 2004, disponible en [http://www.grade.org.pe/
publicaciones/629-procesos-de-concertacion-en-zonas-mineras-en-el-peru/. ].
19
Gerardo Damonte, Norma Fuller y Marcel Valcárcel. Minería, Turismo y Agroindustria.
36
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
Por su parte, Joan Martínez Alier20 refiere que la extracción
de materiales y energía ha llegado a los últimos confines, pero en-
cuentra resistencias que van contra el crecimiento del metabolismo
social respecto a materiales, energía y agua. Así mismo, el autor de-
fiende que:
La riqueza es la causa principal de la degradación ambiental, ya que el consumo
derrochador de energía y materiales es mayor entre los ricos, así como es
mayor la producción de desechos que resulta de ese consumo. La economía
no se desmaterializa […] Crecen los conflictos ecológicos-distributivos por
extracción y transporte de recursos y por exportación o evacuación de residuos,
causando protestas contra la transferencia de costos ambientales hacia los
pobres y políticamente débiles. El ecologismo de los pobres se refiere a los
conflictos causados por el crecimiento económico y por la desigualdad social,
donde los efectos negativos sobre el ambiente al extraer recursos y evacuar
residuos son sufridos y pagados por grupos sociales socialmente marginados.
A menudo esos conflictos tienen lugar en las fronteras de la extracción, en
tierras indígenas y zonas de refugio donde no hay cobertura periodística. Esa
resistencia es ecológica aun cuando el movimiento no lleve ese objetivo21.
De manera que la expansión de las empresas transnacionales de sus
países de origen hacia los subdesarrollados como el caso de Perú se
debe tanto a las facilidades como a la disminución de depósitos de
minerales en estas. De igual modo, las empresas mineras peruanas
abarcan ahora más de 13 millones de hectáreas comprometiendo
las tierras de comunidades campesinas y nativas y de un número
creciente de poblaciones que desconocen la libre negociación para
compensar el uso de sus tierras, los derechos a la propiedad y la pro-
tección de los recursos naturales. Sin embargo, este crecimiento ha
ocasionado mayores impactos ambientales y, al mismo tiempo, la
multiplicación de conflictos socioambientales; resurgiendo el espíri-
tu de confrontación entre comunidades y empresas mineras perua-
nas. En este marco, el Estado ha resultado ser un actor comprometido
Nuevos ejes económicos, agosto de 2009, disponible en [https://departamento.pucp.edu.
pe/ciencias-sociales/wp-content/uploads/2012/06/CUADERNO7MineriaTurismoyAgro-
industria.pdf ].
20
Joan Martínez Alier. El Ecologismo de los Pobres: Conflictos Ambientales y Lenguajes de
Valoración, Lima, Espiritrompa Ediciones, 2010.
21
Ibíd., p. 395.
37
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
con la inversión privada, pero tiene enormes limitaciones para viabi-
lizar los conflictos22.
En otras palabras, la expansión de la gran minería genera conflictos
cuando los derechos, opciones de vida y opciones de desarrollo tanto de
las comunidades como de las poblaciones locales se ven perjudicadas,
así como también cuando un Estado está ausente de manera intencional.
C. Explotación y dependencia de los recursos
naturales en países primario-exportadores
La historia económica de los países latinoamericanos muestra de for-
ma reiterada la presencia de patrones de crecimiento económico de-
pendientes del exterior y con poco valor agregado. Alberto Acosta23
establece que la realidad de una economía primario-exportadora de
recursos petroleros y/o minerales se refleja en el escaso interés por
invertir en el mercado interno debido a la poca integración del sector
exportador con la producción nacional. No existen los incentivos que
desarrollen y diversifiquen la producción interna, vinculándola a los
procesos exportadores que deberían transformar los recursos natura-
les en bienes de mayor valor agregado. Esta situación es explicable por
la facilidad que resulta obtener ventaja de la generosa naturaleza y de
una mano de obra barata, pero de ninguna manera justificable, porque
el beneficio de estas actividades va a las economías ricas e importa-
doras de recursos, que luego sacan un provecho mayor procesándo-
los para comercializar productos terminados; mientras que los países
exportadores de bienes primarios reciben una mínima participación
de la renta minera o petrolera y son los que cargan con el peso de los
pasivos ambientales y sociales.
Por otra parte, Eduardo Galeano24 refiere sobre la explotación de
recursos naturales a gran escala en América Latina que afecta de ma-
nera negativa a todas las poblaciones, la cual se originó en la década de
22
Aste, Echave y Glave. Procesos de Concertación y Desarrollo Local en Zonas Mineras, cit.
23
Alberto Acosta. La Maldición de la Abundancia, Quito, Ediciones Abya-Yala, 2009, dispo-
nible en [https://rebelion.org/docs/122604.pdf ].
24
Eduardo Galeano. Las venas abiertas de América Latina, Inglaterra, Editorial Catálogos,
1971.
38
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
1990 cuyas exportaciones continúan siendo productos provenientes
de recursos naturales primarios y son objetos de intensas inversiones
de capital. Así mismo, la dependencia económica en los mercados glo-
bales volátiles de productos amenaza la seguridad económica y diver-
sos estudios señalan tasas más lentas de crecimiento económico para
los países latinoamericanos25. Además, en el caso de Perú fueron va-
rios los casos que generaron esta ilusión durante los siglos xix y xx: el
boom salitrero, guanero, del caucho, de la pesca y de los minerales; sin
embargo, en ningún caso la bonanza fiscal ni la acumulación privada
de la riqueza sentaron las bases de un desarrollo sostenible e inclusivo,
así como tampoco erigieron una institucionalidad democrática, sino
que los recursos públicos fueron dilapidados, las fortunas privadas y
el poder se acumularon lejos del alcance de la gran mayoría siendo la
corrupción en la gestión de los recursos generados y la captura de las
instituciones públicas por los intereses privados características y lega-
dos centrales de estas experiencias26.
III. Conflictos socioambientales
Los conflictos socioambientales hacen alusión a las disputas entre ac-
tores desiguales, en especial aquellos relacionados con las actividades
extractivas como la minería, los hidrocarburos, entre otros. Para la
Defensoría del Pueblo27, los conflictos socioambientales tienen una
dinámica que gira en torno al control, uso y/o acceso al ambiente y
sus recursos, en donde están presentes componentes culturales, eco-
nómicos, políticos y sociales. Estos casos se han visto exacerbados por
un marco legal inadecuado que promueve y atrae la inversión privada,
pero sin fijar las condiciones apropiadas para su compromiso con las
poblaciones del entorno, lo que deja de lado los derechos de los ciuda-
danos y de la comunidad.
25
Anthony Bebbington. Minería, Movimientos Sociales y Respuestas Campesinas: Una Eco-
logía Política de Transformaciones Territoriales, Lima, iep Instituto de Estudios Peruanos,
2007, disponible en [https://biblio.flacsoandes.edu.ec/libros/digital/40439.pdf ].
26
Azpur, Baca, Viale y Monge. “Extractivismo y transiciones hacia el postextractivismo en
el Perú”, cit.
27
Defensoría del Pueblo del Perú. Reporte de conflictos sociales, n.º 73, marzo de 2010,
disponible en [https://sinia.minam.gob.pe/download/file/fid/39229 ].
39
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
En los últimos años, el crecimiento de la actividad minera en las re-
giones latinoamericanas ha generado una gran cantidad de conflictos,
en especial en las comunidades campesinas, porque la mayor parte de
los yacimientos se ubican en las regiones andinas. Martinez Alier28
determina que estos conflictos se deben a la expansión del capitalismo
lo que genera la contaminación ambiental y perjudica a los pobres. De
igual modo, Pablo Ortiz29 establece que los conflictos tienen relación
con el deterioro de la calidad de vida debido a la implementación de
medidas estructurales impuestas por las políticas macroeconómicas
neoliberales que han ocasionado consecuencias ambientales, econó-
micas, políticas y sociales muy graves. La naturaleza de estos conflictos
involucra a diferentes actores y afectan sus dinámicas económicas, po-
líticas y sociales.
Según José De Echave, Karyn Keenan, María Kathia Romero y
Ángela Tapia30 han surgido nuevas formas de movilización y partici-
pación ciudadana como, por ejemplo, la expansión de movimientos en
contra de la minería a gran escala y a cielo abierto. Del mismo modo,
estos autores consideran las siguientes dimensiones o rasgos de con-
flictos socioambientales:
-
Autoorganización comunitaria.
-
Adopción de acción directa no convencional y disruptiva como
herramienta de lucha, acompañada de una acción institucional.
-
Desarrollo de formas de democracia directa, caracterizada por
las asambleas.
-
Tendencia a la autonomía.
-
Multi escalaridad del conflicto que tiene lugar en el marco de
un entramado complejo, en el cual se encuentran involucrados
28
Ibíd.
29
Pablo Ortiz. Comunidades y Conflictos Socioambientales: Experiencias y Desafíos en
América Latina, Quito, fao, 1999, disponible en [https://digitalrepository.unm.edu/cgi/
viewcontent.cgi?referer=https://www.google.com/&httpsredir=1&article=1037&conte
xt=abya_yala ].
30
José De Echave, Karyn Keenan, María Kathia Romero y Ángela Tapia. Los Procesos de
Diálogo y la Administración de Conflictos en Territorios de Comunidades: El Caso de la Mina
de Tintaya en el Perú, Lima, CooperAcción, 2005.
40
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
actores sociales, económicos y políticos (locales, regionales, es-
tatales y globales).
A. Los conflictos socioambientales en Perú
En la actualidad, la minería se desarrolla en zonas rurales excluidas
o de extrema pobreza que se caracterizan por el estancamiento eco-
nómico, la falta de oportunidades de empleo y un capital social frágil
con poco desarrollo. Por consiguiente, la gran minería afecta el com-
ponente ambiental, económico y social que repercute en las formas de
convivencia social lo que genera enfrentamientos entre comunidades y
empresas mineras31. En el año 2005, del reporte total de 143 conflictos,
81 (57%) eran conflictos municipales y 12 (8%) eran enfrentamien-
tos entre poblaciones y empresas explotadoras de recursos naturales.
Años después, en el 2007, la relación se invirtió siendo los conflictos
socioambientales los más numerosos: enero (21), febrero (23), marzo
(21), abril (27), mayo (30), junio (32), julio (33), agosto (35), septiem-
bre (36), octubre (38), noviembre (37) y diciembre (37). Por otra par-
te, la Defensoría del Pueblo (2010) sostuvo que existe una tendencia al
incremento de conflictos en Perú, al reportar en marzo de 2010 que el
49% (126 casos) de los 255 conflictos sociales registrados en el país
correspondió a conflictos de tipo socioambientales; y de esta cifra, el
54.4% (90 casos) correspondió a conflictos por actividad minera.
B. Causas e implicancias de los conflictos socioambientales
Según los reportes de la Defensoría del Pueblo del Perú32, las causas
de los conflictos en zonas donde se ubican empresas mineras obedecen
de manera fundamental a los intentos de la población por lograr más
beneficios, al incumplimiento de los compromisos, a la contaminación
ambiental (agua y suelo), a la falta de acuerdo en el uso de terrenos
comunales, a la incertidumbre sobre proyectos mineros futuros, entre
31
Ídem.
32
Ibíd.
41
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
otros. Según Copper Xstrata33, una importante minería de envergadu-
ra mundial que realiza explotación de cobre, plata y oro, las principales
causas de los conflictos socioambientales son:
-
Uso de recursos naturales y territorios.
-
Preconcepción negativa de la minería: extractivas, invasivas y
contaminantes.
-
Sobre-expectativas e incumplimientos.
-
Falta de comunicación, claridad y transparencia.
-
Diferencias culturales, sociales, étnicas, de gobernabilidad, eco-
nómicas y ambientales.
-
Distintos grupos de actores: autoridades nacionales y locales,
empresas, organizaciones no gubernamentales y comunidades.
-
Diversos temas complejos: costumbres, aspectos legales, situa-
ciones económicas y ordenamiento territorial.
Otras causas de los conflictos socioambientales pueden ser:
-
Exclusión y pobreza en las áreas de influencia directa.
-
Temor a posible contaminación ambiental.
-
Poblaciones en áreas de influencia directa, en donde reina la des-
igualdad social y discriminación.
-
Vulneración de derechos fundamentales como la propiedad, la
salud, el ambiente, entre otros.
-
Poca efectividad del Estado para prevenir y mediar en las situa-
ciones de conflicto.
-
Percepción de que el Estado está parcializado a favor de las em-
presas por lo que promueve con mayor fuerza e interés las acti-
vidades extractivas.
-
Percepción de que el Estado prefiere y favorece a las empresas
cuando se produce un conflicto que involucra a estas actividades
extractivas.
33
Copper Xstrata. Involucramiento comunitario para la gestión de Conflictos Socio ambien-
tales, 2009, disponible en [https://docplayer.es/18227205-Involucramiento-comunita-
rio-para-la-gestion-de-conflictos-socioambientales.html ].
42
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
-
Percepción de que las actividades extractivas no son compatibles
con la agricultura u otras actividades económicas como la gana-
dería y el turismo.
IV. Enfoques para el análisis
de los conflictos socioambientales
A. Ecología política
La ecología política estudia los conflictos ecológicos distributivos que
se dan dentro y fuera del mercado. Dichos conflictos pueden ser loca-
les o globales y ocurren porque el crecimiento económico implica un
aumento en el uso de recursos naturales34. La ecología política se ori-
ginó en la década de 1980 y es una nueva forma de abordar la relación
de los seres humanos con su entorno al intentar superar la dicotomía
naturaleza-cultura y dar un enfoque analítico sobre la dimensión po-
lítica de la naturaleza y la relación entre el desarrollo económico y el
ambiente35.
Por otra parte, Martínez Alier, citado por Armando Javier Ara-
mayo Bazzetti, afirma que la ecología política estudia los “conflic-
tos sobre el acceso a los recursos naturales y servicios, la carga de la
contaminación y otros impactos ambientales que surgen debido a los
derechos de propiedad desiguales y a las inequidades de poder y de
ingreso entre la población”36. Así mismo, la ecología política analiza el
valor de uso de los elementos naturales, entendidos como aquellos pa-
trones sociales, espaciales y temporales de acceso a los beneficios ob-
tenidos de los recursos naturales y a los servicios proporcionados por
34
Martínez Alier. El Ecologismo de los Pobres: Conflictos Ambientales y Lenguajes de Valo-
ración, cit.
35
Ana Patricia Quintana Ramírez. El Conflicto por la gestión del Servicio de Acueducto
en Dos Quebradas (Risaralsa - Colombia). Un estudio desde Ecología Política, Barcelona,
Universidad de Barcelona, julio de 2008, disponible en [http://diposit.ub.edu/dspace/
bitstream/2445/35205/1/APQR_TESIS.pdf ].
36
Armando Javier Aramayo Bazzetti. “Análisis del conflicto socio-ambiental en Cerro
de Pasco mediante la ecología política y los ciclos adaptativos, tesis de maestría”, te-
sis de maestría, Lima, Universidad Nacional Agraria La Molina, 2009, disponible en
[http://repositorio.lamolina.edu.pe/bitstream/handle/UNALM/1649/EAP25-06-T.
pdf?sequence=1&isAllowed=y ], p. 23.
43
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
el ambiente como un sistema que soporta la vida humana37 (Martínez
Alier y Roca, citados por Quintana Ramírez38).
Por otra parte, la ecología política puede utilizar las siguientes he-
rramientas para su análisis:
-
Cadena explicativa
-
Análisis histórico
-
Escalas
B. Ciclos adaptativos
El ciclo adaptativo es un modelo de cuatro fases que proporciona una
completa visión de la dinámica del sistema que vincula la organización
del sistema con la resiliencia. Según Nicholas M. Gotts39, para los eco-
sistemas y la dinámica del sistema socio-ecológico, el ciclo adaptativo
se puede representar por un ciclo de adaptación y cuatro fases dife-
rentes:
-
Fase de crecimiento (r): prevalece la explotación de recursos, ini-
cian los procesos de crecimiento lento mediante la incorporación
de materia, energía e información. Se influencia de los factores
externos. El capital (biomasa) acumulado y la organización son
en lo relativo pequeños, y el grado de conectividad tiene un au-
mento progresivo.
-
Fase de conservación (K): prevalece el crecimiento rápido y la
acumulación de biomasa (incrementa el capital acumulado), lo
cual conduce hacia un estado de madurez del sistema. En esta
fase, prolongado en el tiempo, hay predecibles procesos fisioló-
gicos, ecológicos y sociales, y la homeostasis interna controla los
impactos del exterior.
37
Ibíd.
38
Ibíd.
39
Nicholas M. Gotts. “Resilience, panarchy, and world-systems analysis”, en Ecology and
Society, vol. 12, n.º 1, 2007, disponible en [https://www.ecologyandsociety.org/vol12/
iss1/art24/ ].
44
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
-
Fase de desorganización o colapso (Ω): prevalece la liberación de
energía e información. Ante un cambio exterior que puede ser
desde un evento climático hasta un cambio de precio de un pro-
ducto en el mercado internacional, el sistema se desestructura
porque la madurez alcanza un grado alto de rigidez que le impide
amoldarse a la nueva situación del entorno. Además, el grado de
conexión todavía es alto, pero disminuye el capital acumulado.
-
Fase de reorganización (α): el sistema se reacomoda a la nueva si-
tuación exterior y crece el capital acumulado, pero hay poco ajus-
te dado que el sistema no está todavía estructurado. Si el sistema
ha perdido resiliencia, no se reorganiza y vira hacia otro dominio
de atracción.
-
Sin embargo, es importante resaltar que no siempre el ciclo adap-
tativo cumple la trayectoria señalada ya que existen ciclos en los
que algunas fases no son alcanzadas o se salta de una etapa a
otra, sin seguir la secuencia normal40, por lo que se debe tener en
cuenta que este modelo no se aplica a todos los sistemas. En al-
gunos casos, el sistema podría estar en la fase (r) y la experiencia,
fuera de una perturbación tan profunda como un gran terremoto
o de la economía mundial por la recesión, va directamente a la
fase (Ω) sin pasar por otros sistemas de fase (K). Mientras que en
otros casos pueden oscilar adelante y atrás en un primer plano
siguiendo la alta fase (K) y luego retroceder hacia la fase (r) o
permanecer en un circuito cerrado41.
Por otro parte, para comprender los ciclos adaptativos del sistema en
estudio, se ubicaron las fases (Ω) dentro de cada ciclo debido a que
un ciclo se determina con esta fase para reiniciarse con la fase (α),
continuar con la fase (r) y terminar con la fase (K). Sin embargo, para
entender e identificar las fases (Ω) en cada ciclo se utilizó una serie
de factores denominados capitales, los cuales todos los aspectos en la
40
Crawford Stanley Holling. “Understanding the Complexity of Economic, Ecological,
and Social Systems”, en Ecosystems, n.º 4, 2001, pp. 390 a 405, disponible en [https://doi.
org/10.1007/s10021-001-0101-5 ].
41
Holling. “Understanding the Complexity of Economic, Ecological, and Social Systems”,
cit.
45
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
vida y pueden ser tangibles como las represas, canales de riego y la
naturaleza o intangibles como las normas de la comunidad campesina
relacionados con la ayuda a otras personas o la influencia política. Bajo
esta perspectiva, se utilizaron los siguientes capitales:
-
Capital humano: inteligencia innata, destrezas, habilidades, edu-
cación, autoestima y salud de los individuos.
-
Capital natural: ambiente como agua, suelo, pastizales, clima y
otros.
-
Capital social: envuelve la confianza mutua de la comunidad, la
reciprocidad, la identidad colectiva, trabajar juntos y un sentido
de una responsabilidad compartida.
-
Capital político: capacidad de una comunidad en cuanto a la or-
ganización, conexiones y poder.Capital económico: capital de la
deuda (emisión de bonos), préstamo de una entidad guberna-
mental, capital de inversión, ahorro, ingresos fiscales, impuesto,
deducciones y subvenciones.
-
Capital físico: infraestructura utilizada como herramienta para la
producción de otros capitales. Incluye edificios, vehículos, carre-
teras, sistemas de comunicaciones y de alcantarillado y sistemas
de agua.
46
Capítulo tercero
Metodología
Debido a que la mayoría de las inversiones y de los ingresos del Estado
provienen del sector minero, se han incrementado los conflictos so-
cioambientales. El caso del distrito Espinar es muy importante para la
historia socioeconómica de Perú, en donde el sector minero está com-
pitiendo con las poblaciones tanto por el recurso suelo como por el
recurso agua debido a que se ha determinado que hay una desigualdad
en el acceso a estos recursos, siendo esto una de las principales conse-
cuencia de la degradación socioambiental del distrito. De esta manera,
este trabajo de investigación se orientó en la búsqueda e identificación,
tanto de las causas-consecuencias como de las relaciones de los con-
flictos socioambientales de la gran minería en el distrito de Espinar.
I. Tipo de investigación
La investigación se sustentó en el paradigma cualitativo. Al respecto,
Camilo Vargas Koch et al refiere que este tipo de investigación parte
de métodos, observables, técnicas, estrategias e instrumentos concre-
tos, y cuya lógica está orientada a observar por fuerza de manera sub-
jetiva algún aspecto de la realidad. También indica que su unidad de
análisis fundamental es la cualidad (o característica), de lo cual se des-
prende su nombre. Por último, establece que esta metodología “pro-
duce como resultados categorías (patrones, nodos, ejes, entre otros) y
una relación estructural y/o sistémica entre las partes y el todo de la
realidad estudiada”42.
42
Camilo Vargas Koch, Constantin Bittner, Vanessa Dreier, Moritz Fitchtl, Annika
47
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
Al igual contempló un enfoque interpretativo que admite una na-
turaleza constructivo-interpretativa del conocimiento, al asumir que
este involucra una producción humana y no algo que está dispuesto
para ser identificado por medio de una realidad ordenada con base a
categorías universales del conocimiento, por lo tanto, no asume una
correspondencia de manera lineal con la realidad, más bien emerge y
se va erigiendo al relacionar el pensamiento de quien investiga con los
innumerables aspectos empíricos lo que facilita con ello nuevas apro-
ximaciones a la realidad emergente desde su infinitud e interconexión.
El diseño estuvo fundamentado en una aproximación de naturaleza
teórica etnográfica, al estudiar sus objetos en su propio ambiente na-
tural, del mismo modo, estuvo orientado a describir y reconstruir de
manera analítica escenarios y grupos culturales, para tener una com-
prensión holística de la realidad43. En lo particular del estudio, dicho
escenario se manifestó al revelar los conflictos socioambientales en la
gran minería en el distrito de Espinar, Cusco, Perú. En atención a lo se-
ñalado, Ana Cecilia Salgado Levano44 afirma que, en el marco de una
investigación cualitativa, el diseño es flexible y abierto, motivo por el
cual ha de adaptarse a las características no solo del objeto de estudio,
también a las condiciones en que este se contextualiza.
Gottman y Wiebke Thomas. Alternativas de desarrollo en las regiones mineras de Perú.
Impactos ambientales de la minería e ingresos alternativos en la agricultura en Junín y
Cajamarca, Berlín, sle Publicaciones, enero de 2018, disponible en [https://www.google.
com/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=&ved=2ahUKEwj_geXfk4rsAhUtmHI
EHSdiBhYQFjAAegQIARAB&url=https%3A%2F%2Fedoc.hu-berlin.de%2Fbitstream%2
Fhandle%2F18452%2F19483%2FSLE-272-2%2520Alternativas%2520de%2520desar
rollo%2520en%2520las%252 ], p. 107.
43
Roberto Juan Katayama Omura. Introducción a la investigación cualitativa: Fundamen-
tos, métodos, estrategias y técnicas, Lima, Fondo Editorial de la uigv, 2014, disponible en
[https://www.google.com/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=&cad=rja&uact
=8&ved=2ahUKEwit3ayktIzsAhUMq1kKHZhKAT4QFjAAegQIARAB&url=https%3A%2F
%2Febevidencia.com%2Fwp-content%2Fuploads%2F2017%2F04%2FIntroducci%25
C3%25B3n-a-la-investigaci%25C3%25B3n-cualit ].
44
Ana Cecilia Salgado Levano. “Investigación cualitativa: Diseños, evaluación del ri-
gor metodológico y retos”, Liberabit Revista Peruana de Psicología, Lima, 2007, n.º 13,
pp. 71 a 78, disponible en [https://www.researchgate.net/profile/Ana_Salgado-Leva-
no/publication/28235566_Investigacion_cualitativa_Disenos_evaluacion_del_rigor_
metodologico_y_retos/links/54cbda7b0cf24601c089aca6/Investigacion-cualitativa-Di-
senos-evaluacion-del-rigor-metodologico-y-r ].
48
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
En este orden de ideas, el autor comparte la perspectiva de Don-
na Mertens, quien argumenta que una tarea fundamental del inves-
tigador que busca la comprensión de un mundo complejo consiste en
recurrir al análisis de la experiencia vivencial desde la visión de quie-
nes la experimentan, como una manera para “[...] comprender sus di-
versas construcciones sociales sobre el significado de los hechos y el
conocimiento”45. A este respecto, John W. Creswell describe las carac-
terísticas de un escrito etnográfico46:
1.
Alto nivel de detalle en la descripción.
2.
El autor cuenta su historia y explora temas culturales, en un for-
mato del todo descriptivo, analítico e interpretativo.
3.
Culmina con una pregunta.
Acorde con lo planteado, la escritura etnográfica permite una descrip-
ción de la vida social acompañada de los significados que esta simbo-
liza, al destacar el cómo generar descripciones significativas desde la
teorización o de manera propia la experiencia tal como es vivida, del
mundo, sus prácticas y simbolismo, a objeto de poder comprender la
singular relación entre experiencias y significado para un colectivo en
particular y, así mismo, cómo estas realidades a partir de su articu-
lar teórico, comprenden la emergencia de fenómenos sociales con una
mayor transcendencia en lo teórico-práctico para fundamentar desde
la comprensión su interpretación.
Como instrumentos de recolección de la información se consideró la
observación participante en la cual se forma parte de la comunidad a la
vez que se observa una estrategia fundamental para recabar los datos,
complementada con otras técnicas secundarias como la encuesta con
respuestas multiples, la entrevista a profundidad y análisis de docu-
mentos. Las encuestas con respuestas multiples se realizaron de ma-
nera aleatoria (al azar), entre hombres y mujeres de diferentes edades,
al caminar por la ciudad de Yauri (urbano), la comunidad de Tintaya
45
Donna Mertens. Research and evaluation in Education and Psychology: Integrating diver-
sity with quantitative, qualitative, and mixed methods, Thousand Oaks, Sage, 2005, p. 8.
46
Creswell, John W. Educational research: Planning, conducting, and evaluating quantita-
tive and qualitative research, Upper Saddle River, Pearson Education, 2005, p. 35.
49
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
Marquiri, porque se ubica en la zona de influencia de la mina y ha sido
la más afectada por las actividades mineras, y la comunidad de Chisi-
cata por ubicarse en un área de influencia indirecta de las operaciones
mineras.
Por otra parte, mediante el análisis de los seis capitales se definie-
ron los momentos Ω (omega) o críticos de cada ciclo, cada uno de ellos
con una serie de variables que se utilizaron para obtener información
y para determinar las fluctuaciones en las mismas. Por consiguiente, el
procedimiento metodológico se realizó de la siguiente manera:
A. Primera etapa
Se recopiló la información sobre la historia de la minería en la provin-
cia y distrito de Espinar a través de:
a)
Bibliografía: artículos de periódicos, libros, mapas de la zona, nor-
mas legales, revistas y otros documentos relacionados al tema.
b)
Trabajo de campo: se aplicaron los instrumentos in situ y se per-
maneció por más de tres años en el distrito de Espinar, al reali-
zar estudios relacionados a los conflictos socioambientales y al
formar parte del equipo técnico del Proyecto de Recolección y
Sistematización de Denuncias sobre conflictos en Espinar para la
Municipalidad de Espinar, en el marco de Mesa de Diálogo. Ade-
más, se viajó a la ciudad del Cusco para recopilar información
sobre la problemática pasada y actual.
c)
Búsqueda de información histórica para determinar tanto even-
tos y fechas claves como dudas en los escenarios que influencia-
ron los eventos en el distrito y, así, facilitar el análisis de la diná-
mica socio-ecológica de la zona. Esta búsqueda se realizó de la
siguiente manera:
-
Lugares catalogados memorias: Centro Latinoamericano de Eco-
logía Social -claes-, Centro Peruano de Estudios Sociales -ce-
pes-, Empresa Minera Xstrata, Instituto de Estudios Peruanos
-iep-, Municipalidad de Espinar, ong CooperAcción, Oxfam, Uni-
versidad Nacional de San Antonio Abad del Cusco -unsaac-, pá-
ginas de Internet, entre otros.
50
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
-
Conversaciones y entrevistas a actores clave que facilitaron in-
formación.
Entrevistas cualitativas abiertas y flexibles: se realizaron a miem-
bros de diversas organizaciones sociales y académicas y represen-
tantes de las organizaciones de base como: Congreso de la República,
CooperAcción, fudie, fucae, Fundación Tintaya, Municipalidad
de Espinar, Gobierno Regional del Cusco, Grupo de Formación e
Intervención para el Desarrollo Sostenible -grufides, remurpe, unsa-
ac-, Vicaria de Solidaridad-Prelatura de Sicuani, entre otros.
d) Asistencia a actividades organizadas por entidades del Gobierno
central, Gobierno local y las ong relacionadas al tema en estudio.
B. Segunda etapa
Con el uso de herramientas como Ecología Política y los Ciclos
Adaptativos, se analizaron los conflictos socioambientales. La Ecología
Política facilitó las cadenas explicativas y el análisis histórico mientras
que los Ciclos Adaptativos facilitaron el análisis mediante cuatro fases:
desarrollo inicial, crecimiento y organización, dominancia y colapso.
1. Procedimiento de la aplicación de la Ecología Política
a. Uso de las cadenas explicativas y redes de relaciones para buscar la
asociación entre las variables.
b. Análisis por medio de la disertación histórica de los eventos y
delimitación de los principales actores involucrados en los distintos
periodos.
c. Análisis del conflicto por los distintos actores a causa del acceso
a los recursos agua y suelo ya que estos recursos son claves en la diná-
mica de los conflictos socioambientales.
d. Análisis espacial y escalas de influencia para entender los distin-
tos niveles existentes.
51
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
2. Procedimiento de la aplicación de los Ciclos Adaptativos
a) La herramienta de Ecología Política se aplicó a los resultados del
análisis producto de la interpretación respecto a la evolución his-
tórica de la zona.
b) En cada uno de los estudios históricos se identificaron los ciclos
existentes.
c)
Basado en las crisis históricas y las variables identificadas, se de-
terminó la existencia de momentos de crisis o colapsos (Ω) en
cada sistema.
d) Se identificaron los escenarios en la zona en estudio.
C. Tercera etapa
Para la interpretación de los conflictos socioambientales de la zona en
estudio se desarrollaron modelos cualitativos.
a) Elaboración de modelos de evolución histórica de los casos anali-
zados.
b) Diseño de modelos de relaciones de redes o causales al utilizar el
análisis de escalas y al tomar en cuenta la escala local, nacional e
internacional.
c)
Diseño del modelo de ciclos adaptativos del sistema en estudio.
D. Cuarta etapa
Se realizaron encuestas semi-estructuradas sobre la percepción am-
biental de los habitantes del distrito de Yauri, comunidad de Tintaya
Marquiri y comunidad Chisicata, para conocer el estado actual de la zona
y confirmar la fase en que se hallaba el sistema. De forma análoga, las
encuestas ayudaron a determinar el estado del capital humano, político
y social en el ciclo adaptativo; al igual, permitieron hacer comparacio-
nes sobre la percepción de poblaciones ubicadas en zonas divergentes.
Asimismo, en esta investigación se utilizó la triangulación de datos, por
el uso de fuentes diversas de información, diferentes personas y casos.
52
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
II. Ámbito de estudio
El estudio fue realizado en el distrito de Espinar, provincia de Espinar,
región Cusco, Perú, cuya capital es Yauri (ver Anexo 1). Desde 1917, la
provincia Espinar cuando con ocho distritos dentro de su jurisdicción:
Alto Pichigua, Condoroma, Coporaque, Espinar, Pallpata, Pichigua,
Ocoruro y Suykutambo. Así mismo, el distrito de Espinar posee una
superficie de 747,78 Km2.
En el año 1993 contaba con una población de 25.510 y en el año
2007 tenía una población de 29.581 habitantes con una densidad de
39,5 habitantes por Km2. Durante el periodo 1993-2007 hubo un incre-
mento de 4.071 habitantes con una baja tasa de crecimiento demográ-
fico anual (1.1%), debido en principio a una reducción de la natalidad
y, en menor medida, a un aumento de la emigración o expulsión de
población, sobre todo, del área rural. En el año 1993 la población urba-
na representaba el 75.3% de la población y la rural el 24.7%; mientras
que en el 2007 la población urbana representaba el 83% y la rural ape-
nas el 16.95%.
Para el estudio se eligió a Espinar porque desde 1980 opera la gran
minería dentro de su territorio y en la actualidad se encuentran ope-
raciones de Xstrata Tintaya S. A. (antes bhp Billiton Tintaya S. A.) y
otras empresas que contaban con concesiones. En el caso de Tintaya, el
yacimiento se encuentra a 12 km de Yauri a una altitud entre los 3.800
y 5.700 msnm. Dentro de su ámbito, las comunidades campesinas del
distrito son: Alto Huarca, Anta Collana, Cala Cala, Chisicata, Hancco-
llahua, Huancané Alto y Bajo, Huano Huano, Huarca, Huisa, Huisa Cco-
llana, Oquebamba, Pausiri, Pumahuasi, San Martín, Suero y Cama, y
Tintaya Marquiri.
Las menores expectativas de vida en el distrito de Espinar se rela-
cionan con el estado nutricional de la población, el déficit de servicios
básicos de agua y desagüe mediante conexiones domiciliarias, sobre
todo en el ámbito rural.
53
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
Tabla 1
Servicio de desagüe de las viviendas del distrito de Espinar47
Servicios
Viviendas
%
Red pública dentro de la vivienda
2,898
40.4
Red pública fuera de la vivienda
1,311
18.3
Pozo séptico
131
1.8
Pozo ciego o negro/letrina
879
12.3
Río, acequia o canal
165
2.3
No tiene
1,788
24.9
Fue notorio el aumento de las viviendas con servicios higiénicos co-
nectados a redes públicas, con conexiones dentro y fuera de la vivienda
(de 33.79% a 58.69%), siendo una situación preocupante porque el
25% de las viviendas carecían de cualquier tipo de servicios higiéni-
cos. En relación con el indicador resumen que mide el progreso medio
del distrito -idh-, en el 2006 alcanzó un desarrollo moderado (0,5519)
al ocupar el puesto 921 en el ranking a nivel nacional. La pobreza en
el distrito es preocupante ya que afecta al 56.3% de la población y la
extrema pobreza, al 22.7%, localizada en especial en el área rural.
47
Instituto nacional de Estadística e Informática -inei-. Censos Nacionales 2007: xi
de Población y vi de Vivienda, 2007, disponible en [http://censos.inei.gob.pe/cpv2007/
tabulados/ ].
54
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
Tabla 2
Indicadores sociodemográficos del distrito de Espinar 1981-1993-200748
Distrito de Espinar
Indicadores
1981
1993
2007
1. Población total (n.º)
18.677
25.510
29.581
2. Población urbana (n.º)
4.654
75,3
83,05
3. Población rural (n.º)
14.023
24,7
16,95
4. Esperanza de vida al nacer (años)
s. d.
67,2
65,0
5. Número de habitantes por vivienda
s. d.
4
3,8
6. Migración (%)
s. d.
s. d.
27,5
1. Abastecimiento de agua red pública (%)
s. d.
37,33
75,32
2. Abastecimiento de desagüe red pública
s. d.
33,79
58,69
(%)
3. Viviendas con energía eléctrica (%)
s. d.
53,42
67,53
4. Tasa de analfabetismo (%)
s. d.
15,1
9,1
5. Escolaridad (%)
s. d.
87,8
91,4
6. Índice de desarrollo humano - idh (n.º)
s. d.
0,5591
0,5519
1. pea ocupada, 15-64 años (%)
s. d.
97.3
93,4
2. pea desocupada, 15 años y 64 años (%)
s. d.
2.7
6,6
3. Sueldos (S/.)
s. d.
410
550
4. Salarios (S/.)
s. d.
10
18
5. Ingreso familiar per cápita
s. d.
202,5
207,4
6. Gasto familiar per cápita
s. d.
s. d.
274,6
48
Ibíd.
55
III. Población y muestra
Se consideró a la Población Económicamente Activa -pea- a partir de
los 14 años, según el censo del Instituto nacional de Estadística e
Informática -inei-49, calculándose la muestra poblacional a partir de
ese total mediante la fórmula de muestreo aleatorio simple para una
población conocida:
n = n’/ (1 + (n’ / N))
Siendo: 0.9604 / 0.057624
n’ = 16.67 (estimación inicial a partir de la cual se aproxima el
tamaño muestral)
Z = 1.96 (valor ubicado en tablas según el nivel de confianza a
tomar (95%)P = 0.5 (prevalencia esperada del parámetro a evaluar, lo
que significa el 90% de la población afectada)
Q = 1 - P = 0.5.
E = grado de muestreo o precisión de 0.06.
n = tamaño muestral corregido.
N = número total de habitantes.
El distrito de Espinar tuvo una población total de 29.581 habitantes,
de los cuales 10.772 vienen a ser Población Económicamente Activa
49
Ídem.
-pea-. A partir del cálculo para la muestra poblacional de pea, 261 ha-
bitantes fueron los encuestados.
IV. Materiales de la investigación
Durante el desarrollo de la investigación se utilizaron los siguientes
materiales:
-
Grabadora de audio
-
Cámara fotográfica digital y filmadora
-
Internet para la búsqueda de información -imágenes satelitales
como Google Earth.
-
Computadora personal.
-
Software pertinente y compatible (R, Minitab, Past, Excel, Word,
Arcgis, spss).
-
Cuaderno de campo.
-
Cuestionarios.
Capítulo cuarto
Análisis de resultados
I. Antecedentes del conflicto socioambiental en Espinar
La zona en estudio presentó evidencias de ocupaciones muy lejanas de
preincas e incas tanto por la explotación de camélidos sudamericanos
como por la extracción de metales de las minas y lavaderos. En el área
comprendida desde el Cusco hasta Tarija durante el periodo colonial
se extrajeron las mayores riquezas de oro, plata, estaño, cobre y otros
metales. Durante este periodo se dio a conocer la explotación de las
minas de Kinsachata (actual capital del distrito de Coporaque), las mi-
nas de Condoroma explotadas por los españoles, y otros yacimientos
mineros; las cuales ocasionaron la muerte de miles de indígenas, quie-
nes realizaban sus labores en las minas de Potosí (Bolivia) bajo duras
condiciones. Así mismo, en este periodo se contribuyó con la dotación
de papa seca “chuño”, carne seca “charqui” y muchos tejidos que fueron
demandados en los trabajos mineros. Cabe destacar que en la época
colonial la economía era en especial minera y obedecía a los reque-
rimientos del capitalismo-mercantil-metalista y, a fines del siglo xvii
y principios del siglo xviii se produce el rompimiento de los ejes de
la estructuración de Perú Colonial, que llevó a la decadencia del auge
minero lo que ocasiona el aislamiento y la inmovilidad territorial, si-
tuación que convirtió a la propiedad de la tierra en la institución básica
del ordenamiento social50.
50
Gerardo Lovón Zavala, Celso Díaz Correo y Carlos Echegaray Adrían. Tintaya, El
desarrollo minero del Cusco, Cusco, Centro de Estudios Rurales Andinos “Bartolomé de las
Casas”, 1984.
59
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
En el periodo republicano se continuó con la explotación de la pe-
queña minería “pallaqueo” y la presencia de minas tipo socavón como
Atalaya, Condoroma, Tintaya y Suykutambo que eran incipientes res-
pecto al volumen de producción. Además, se consolida más la actividad
pecuaria que la agrícola, orientada al consumo extra regional en aras
de abastecer de alimentos y satisfacer los requerimientos de lana, ba-
yeta y fibra51. Por consiguiente, surgen ejes económicos importantes
como el eje Haquira-Santo Tomas-Coporaque-Caylloma y Majes gene-
rado por el flujo de lanas, fibras, ganado de pie, carne seca y queso
seco, y el eje Yanaoca-Pallpata-Occoruro-Condoroma y Arequipa gene-
rados por el acopio de los mismos productos.
Después de la i Guerra Mundial, se inició el Gobierno de Leguía,
quién inaugura la penetración del capital norteamericano en Perú,
que es reflejada también en la minería52. Diversos estudios refieren
que Perú, en este periodo, se había convertido en exportador de ma-
terias primas al gran mercado norteamericano, lo que genera una
fuerte dependencia en el consumo productivo y un fuerte vínculo fi-
nanciero debido a los grandes préstamos. En el Anexo 5 se presentó
un resumen de los principales sucesos ocurridos en la historia del
distrito de Espinar con el enfoque del ciclo adaptativo, al ayudar a
comprender el sistema y el uso de los recursos naturales, así como
también a identificar la fase del ciclo adaptativo en el que se encuen-
tra en la actualidad el distrito de Espinar en aras de proponer algu-
nos futuros escenarios posibles.
La Figura 1 mostró la evolución histórica del distrito de Espinar a
meso escala, al tomar en cuenta los eventos sociopolíticos, siendo una
representación que forma parte de un ciclo anidado en el que la macro
escala es determinada tanto por los procesos socio-políticos que tuvie-
ron y tienen lugar en la zona como por los cambios climáticos.
51
Anael Pilares Valdivia. Nación K'ana: Paisajes, Cultura, Historia y Turismo, Cusco, Edito-
rial Gráfica Bartolomé de las Casas, 2010.
52
Mario Samamé Boggio. El Perú Minero: Historia, t. i, Lima, Editora Perú, 1979.
60
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
Figura 1
Reconstrucción histórica de las etapas
del ciclo adaptativo del distrito de Espinar
Como se observó en la Figura 1, a meso escala, el distrito de Espinar
ha pasado al menos tres veces por el ciclo adaptativo, en donde los
grandes eventos históricos de conquistas han significado el paso rá-
pido de estructuras socioeconómicas organizadas a estructuras en las
que el capital acumulado del ecosistema y la conectividad de sus com-
ponentes baja de manera drástica para adaptarse a nuevos modelos de
gestión. El distrito de Espinar resulta interesante, pues se encontró en
una etapa de explotación de los recursos naturales, en principio en la
minería a gran escala (disminución del capital natural), pues este se va
haciendo cada vez más vulnerable a cualquier práctica a gran escala y
los impactos socioambientales afectan parte del ecosistema debido a
la alta conectividad que existe entre todos los elementos. Una de estas
prácticas inadecuadas que podría llegar a poner en riesgo la integridad
del sistema es la extracción de mayores volúmenes de minerales a cielo
abierto que, según la evaluación integral, en los últimos años de for-
ma aparente está reduciendo la calidad del sistema, además de que los
61
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
efectos globales pueden repercutir de forma negativa en los elementos
del sistema.
A. Inicio de los denuncios y exploraciones mineras
En 1917, la zona de Tintaya fue explorada por primera vez por la em-
presa norteamericana Andes Explotation of Mine, la cual era contro-
lada por The Anaconda Company, mediante cuatro perforaciones a
percusión y la apertura de 11 túneles de corta longitud53-54. A pesar
de que los habitantes de la zona conocían el yacimiento desde mucho
antes, fue en esta época donde se determinó la existencia del mineral
en la comunidad campesina de Antaycama, destacándose la calidad de
la reserva.
En Perú aparecen los primeros inversionistas mineros extranjeros,
pues con el aval del Gobierno de Leguía, se permitió realizar una serie
de exploraciones, lo que favoreció el capital norteamericano. Al res-
pecto, Alvarado Merino refiere que “para los inicios del siglo xx, la
minería peruana se vio muy influenciada por la llegada de capitales
norteamericanos, al presentar un nuevo auge y una producción desti-
nada casi enteramente al mercado externo”55. Además, a inicios del si-
glo hubo una incrementación de la explotación de minerales metálicos
por lo que las inversiones se hacían mayores y crecía la demanda in-
ternacional crecía. En el caso del cobre, la industrialización implicó la
llegada de las inversiones norteamericanas a la zona andina de Perú,
en parte de la sierra central, como la compañía Cerro de Pasco Mining
Co. que se estableció en 1902 y marcó el inicio de la minería peruana
contemporánea56.
En la Figura 2 se observó que el precio del cobre registró 27,202
centavos de dólar en 1916, lo que indica un incremento por la utili-
53
Vector Perú S. A. C. Plan de Cierre - Unidad Minera Tintaya. Cusco, Perú, Lima, 2006,
disponible en [http://intranet2.minem.gob.pe/web/archivos/dgaam/inicio/resumen/
RE_1626390.PDF ].
54
Julia Cuadros Falla. Impacto de la Minería en la Vida de Hombres y Mujeres en el Sur
Andino, Lima, Ediciones Nova Print, 2010, disponible en [http://cooperaccion.org.pe/
centrodocumentacion/00108.pdf ].
55
Ibíd., p. 70.
56
Samamé Boggio. El Perú Minero: Historia, cit.
62
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
zación en la industria bélica, pero los precios del cobre descienden a
finales de la i Guerra Mundial57. De modo esencial, la tendencia a la
suba de corto plazo del metal explica el inicio de las exploraciones en la
zona de Tintaya. El cobre es una materia prima de consumo exclusivo
de los países industrializados, los cuales tienen un mercado seguro y
creciente porque incorporan nuevas y mejores aplicaciones de cobre
en la industria automotriz, aire acondicionado, bienes de consumo,
construcción, electro-mecánica, electrónica, industrial, entre otras58.
Figura 2
Promedio Anual de precio del cobre durante
la Primera Guerra Mundial (1913-1921)
En 1940, se realizaron varias exploraciones por parte de impor-
tantes corporaciones mineras como: American Smelting, Anaconda
Copper Mining, Hochschild, Kennecott Copper Corporation, Cerro
de Pasco Copper Corporation, entre otras59. En 1952, la compañía
Cerro de Pasco Corporation adquirió los derechos oficiales para
continuar las exploraciones, las cuales fueron cumplidas con diver-
57
Ibíd.
58
Lovón Zavala, Díaz Correo y Echegaray Adrían. Tintaya, El desarrollo minero del Cusco,
cit.
59
Mario Samamé Boggio. El Perú Minero: Yacimientos, t. iv, Lima, Editora Perú, 1980.
63
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
sas interrupciones hasta los inicios de 1970. Respecto al ámbito so-
cial, a inicios del siglo la población estaba estructurada por campe-
sinos, dedicados a la actividad agrícola/pecuaria y condicionados a
una situación de subordinación dentro del sistema de “gamonales”
y a las injusticias de las autoridades60. Al respecto, Marco Jiménez
establece que:
La provincia de Espinar políticamente fue creada sobre la base de no más
de una docena de haciendas -es posible que no sobrepasaran las 20- pero
lo cierto es que éstas condicionaron fuertemente todos los niveles de la vida.
El subprefecto, el alcalde, el cura, el juez, hasta los gobernadores fueron o
estuvieron allegados a los hacendados61.
B. Análisis de los actores y factores
existentes a inicios de las exploraciones
En el mercado internacional, el precio del cobre tenía tendencia al
alza. En 1898, con el aliciente de los mejores precios, se despertó
una febril actividad denominada “boya del cobre”62. Existían favora-
bles condiciones en el mercado en donde hubo una mayor demanda
y mejores precios, así como también existía una riqueza del cobre
en el suelo peruano que había permanecido relegada a un lugar muy
secundario y que, de repente, adquiría rango de básico producto in-
dustrial. Por consiguiente, en 1913 la producción del cobre a escala
nacional aumentó de un promedio anual de 10.000 toneladas a más
de 27.000 toneladas63, cifras que influyeron en las decisiones del
Gobierno central sobre la búsqueda de nuevos yacimientos; tam-
bién, durante este periodo hubo una marcada presencia de empre-
sas norteamericanas en Perú que realizaron las primeras explora-
ciones en la zona de Tintaya64. De esta manera, en 1900 se inicia un
impulso de transformación y crecimiento para la minería peruana
60
Lovón Zavala, Díaz Correo y Echegaray Adrían. Tintaya, El desarrollo minero del Cusco,
cit.
61
Marco Jiménez. Historia general de Espinar, Cusco, S. E., 1994, p. 35.
62
Samamé Boggio. El Perú Minero: Historia, cit.
63
Ídem.
64
De Echave, Keenan, Romero y Tapia. Los Procesos de Diálogo y la Administración de Con-
flictos en Territorios de Comunidades: El Caso de la Mina de Tintaya en el Perú, cit.
64
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
con el Código de Minería, promulgado por el presidente López de
Romaña65.
Por otra parte, en el sistema se pueden describir centros mineros
aledaños a la zona de Tintaya como el caso de Atalaya (yacimiento sub-
terráneo de cobre tipo skarn); al mismo tiempo que, en otros distri-
tos, se desarrollaban actividades dispersas de pequeña minería (palla-
queo), lavaderos, entre otros, realizados algunas veces para aprovechar
los meses de sequía y los meses que permitía el calendario agrícola y
ganadero66. De igual modo, respecto a la generación de empleo, estos
eran del todo mínimos o reducidos, así como también lo era el uso de
la tecnología.
C. Inicio de explotación minera por socavón y exploraciones
de la empresa estatal Minero Perú hasta los años 1980
En 1952, Cerro de Pasco Corporation adquirió los derechos y continuó
las exploraciones en la comunidad de Antaycama, al llegar a estimar
entre 1953 y 1970 la existencia de cuatro millones de toneladas de
mineral oxidado con más de 3% de cobre. El estudio consistió en levan-
tamientos geológicos a escala 1:1000 de la zona de Chabuca, muestras
sistemáticas de superficie y galería principal, pruebas metalúrgicas y
la perforación de alrededor de 99 taladros diamantinas con 3.200 m,
pero esto fue insuficiente para iniciar la explotación al quedar inactivo
durante mucho tiempo67. En forma análoga, en 1970 los derechos mi-
neros de este yacimiento se revirtieron al Estado y en 1971 se constitu-
ye el derecho especial del Estado sobre Tintaya por Decreto Supremo
n.º 014-EM/dgm, otorgándole derechos de explotación del yacimiento
a la empresa Minero Perúlos, al iniciar las exploraciones con perfora-
ción diamantina de 366 taladros con un total de 43.300 m que corro-
boraron la existencia de 35.676.072 TM de sulfuros de cobre con una
ley de 2.11% y 9.105.000 TM de óxidos de cobre con una ley de 2.27%
65
Samamé Boggio. El Perú Minero: Historia, cit.
66
ipa. Conflicto y Campesinado en la Minería Andina, 1985, disponible en [https://ira.pucp.
edu.pe/biblioteca/wp-content/uploads/sites/4/2015/06/Allpanchis.pdf ].
67
pama. Compañía Minera bhp Tintaya S. A., Lima, Rescan Perú S. A., 1996.
65
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
ubicados en la zona de Inflexión68-69. Entre 1968 y 1975, la minería fue
nacionalizada por el régimen militar del general Velasco en donde la
empresa estatal siguió una política de expropiación de las tierras de las
comunidades campesinas, con compensación insuficiente y ofreciendo
alternativas del todo inadecuadas70.
En 1971, Velasco promulgó la Ley n.º 18.880, Ley General de Mine-
ría71, en donde justificaba de manera legal el papel mayor del Estado
en la actividad minera, al declarar la propiedad estatal de los yacimien-
tos mineros como inalienables e imprescriptibles; además establecía
que las concesiones con reservas minerales que no estuvieran siendo
trabajadas serían declaradas caducas72. De esta manera, la compañía
Cerro de Pasco no presentó un programa de explotación para el yaci-
miento de Tintaya y fue declarada la caducidad de la concesión al pasar
a manos del Estado y, después, en 1971 se otorgó a Minero Perú los
derechos para los nuevos trabajos de exploración de dicho yacimiento.
De igual modo, Minero Perú encargó la elaboración de los Estudios de
Factibilidad e Ingeniería Básica a la firma H. A. Simons International
de Canadá, que determinó la explotación rentable del yacimiento de
sulfuros a un ritmo de 8.000 TM/día de mineral por el sistema de cielo
abierto73.
Por otra parte, en Espinar existían empresas de mediana minería per-
tenecientes a capitales privados como: Atalaya, Compañía Minera min-
sur S. A., El Altiplano, entre otros74 y el resto correspondía al rubro de
la pequeña minería. En términos generales, para comprender la produc-
ción minera mediante socavones durante la década del setenta se enfoca
al caso de Atalaya (ahora Antapaccay). El 22 de mayo de 1970 se consti-
tuyó la compañía Minera Atalaya S. A. con todos los derechos y acciones
del Dr. J. Mariano Velasco, y con la ayuda crediticia del Banco Minero
68
Cuadros Falla. Impacto de la Minería en la Vida de Hombres y Mujeres en el Sur Andino,
cit.
69
pama. Compañía Minera bhp Tintaya S. A., cit.
70
Cuadros Falla. Impacto de la Minería en la Vida de Hombres y Mujeres en el Sur Andino,
cit.
71
Dammert Lira y Molinelli Aristondo. Panorama de la minería en el Perú, cit.
72
Samamé Boggio. El Perú Minero: Historia, cit.
73
pama. Compañía Minera bhp Tintaya S. A., cit.
74
ipa. Conflicto y Campesinado en la Minería Andina, cit.
66
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
del Perú se instaló una planta de tratamiento de minerales de cobre por
flotación con capacidad de 150 toneladas por día, la cual elevó la capaci-
dad a 450 toneladas por día en 1971. Esta mina explotaba concentrados
de cobre que fluctuaban entre 30 y 38%75. En la Tabla 3 se observó que
el récord histórico de producción desde que se iniciaron las operaciones,
en el año 1971, ascendía a 1.280.000 tms de mineral con ley promedio
de cobre de 2.43%.
Tabla 3
Producción de la Mina de Atalaya i76
Concentrado
Grado del
Grado del
(toneladas
Mes/año
Mineral
mineral
concentrado
métricas)
4/71
400
3.23
27
32.60
5/71
2.300
2.72
188
26.80
6/71
3.400
1.75
172
25.91
7/71
4.000
1.16
108
25.28
8/71
3.900
2.47
227
33.32
9/71
5.300
2.81
384
35.35
10/71 (2)
11/71
5.100
2.80
370
35.35
12/71
7.100
2.68
441
37.24
1/72
5.400
2.70
351
35.58
2/72
6.300
2.93
472
35.07
3/72
2.500 (3)
2.38
156
33.84
4/72
7.700
2.58
548
32.08
5/72
7.800
2.69
638
30.28
6/72
8.300
2.51
547
34.05
7/72
8.100
2.94
630
34.99
10/72
9.000
2.88
721
32.75
75
Ídem.
76
Ídem.
67
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
Entre las principales razones de estancamiento que encaminó el
cierre de estas compañías se puede manifestar: la compleja formación
geológica de la mina que hacía que el grado del mineral variara de so-
bra: de un máximo de 6.0% a un mínimo de 0.3% de cobre77; la caída
de los precios del cobre hizo que esta compañía trabajara a pérdidas,
al causar la paralización de la producción a inicios de los ochenta; el
volumen de agua a desaguar de la mina era de 125 m3, el tiempo nece-
sario que debe desaguarse la mina es 90 días y su costo total fue US$
15.292.700; no hubo un equipamiento adecuado para su proceso pro-
ductivo continuo por lo que no se realizó expansión de exploraciones;
conflictos casi permanentes con los trabajadores mineros a través de
sindicatos y otras condiciones adversas.
Julián Álvarez, en comunicación personal con el investigador de
este estudio, sostuvo que los norteamericanos hicieron las primeras
exploraciones en la zona de Tintaya. En el periodo de Minero Perú, se
conoce la explotación a pequeña escala mediante dos socavones, sin
embargo, por constantes accidentes que ocurrían por el deslizamien-
to de tierra y piedra se han interrumpido en varias oportunidades al
igual que en la mina de Atalaya que se trabajaba desde 1935 en forma
artesanal con plantas de quimbaletes de capacidad de diez toneladas
por día. La escasez de materiales como madera que no hay en la zona,
por las frecuentes interrupciones del tránsito terrestre causadas por
derrumbes en periodo de lluvias, por las huelgas en la época del Go-
bierno militar de Velasco no se continúa con la explotación mediante
socavones.
Además, durante el Gobierno de Velasco se empezó la recuperación
de las tierras a favor de los habitantes, donde la acción organizativa
de sectores progresistas de la Iglesia Católica y de ong de izquierda,
apoyaron el reclamo campesino para recuperar sus tierras. Además, en
este periodo se originaron dos importantes organizaciones de la socie-
dad civil: la Federación Intercomunal de Campesinos de la Provincia de
Espinar -ficae-, en la actualidad Federación Unificada de Campesinos
de Espinar -fucae- y la Liga Agraria de la Provincia de Espinar.
77
Ibíd.
68
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
Esteban Peralta, en comunicación personal con el investigador de
este estudio, sostuvo que en la etapa de Reforma Agraria en Espinar
hubo conflictos por el tema de expropiaciones de las propiedades pri-
vadas; el objetivo claro era la tierra para quien trabaja. Los conflictos
sociales eran fuertes; había muchos hacendados que nunca tenían títu-
los de propiedad, pero tenían dominio económico, poder de raza, que
han expulsado a los campesinos de sus tierras. En caso de Antaycama
(actual zona de Tintaya) era bastante grande, existían haciendas de la
familia “Álvarez” y otra propiedad que viene desde la colonia es el fun-
do “Huini”; esta era propiedad de la Iglesia y en las últimas décadas
han ido transfiriendo como usufructo a otros arrendatarios; después
ha habido pequeños propietarios cuando Tintaya expropia han vendi-
do casi todo”.
D. Análisis de las causas y principales actores
a finales de la explotación minera por socavón
El uso de los recursos naturales como el suelo, agua y minerales (zonas
de Tintaya, Atalayay, otros) y el uso de recursos económicos y produc-
tivos se mantenían constantes por la mínima presión antropogénica.
Aunque las condiciones de la zona eran agrestes en principio, los re-
cursos naturales de los que se disponía eran muy ricos para la sub-
sistencia de los habitantes (saber, conocimiento y técnica ancestral)78.
Además de contar con abundante agua (solo existían algunos socavo-
nes que no generaban impactos ambientales marcados), el Kn se man-
tenía sin disminución marcada.
78
Anael Pilares Valdivia. Nación K'ana: Paisajes, Cultura, Historia y Turismo, Cusco, Edito-
rial Gráfica Bartolomé de las Casas, 2010.
69
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
Figura 3
Principales actores a finales de la minería por socavón
En la Figura 3 se percibieron los actores existentes cuando Minero Perú
fue propietario de Tintaya a finales de la etapa. La demanda internacional
por el cobre era latente, aunque con tendencia al descenso crítico des-
pués de 1980, que termina al paralizar a la pequeña minería. El régimen
militar de Velasco, bajo la influencia del socialismo de Estado, que pre-
dominaba en muchos países (Ex Unión Soviética, Cuba y otros), destinó
a Minero Perú los derechos especiales del Estado mediante un Decreto
Supremo y se asignaron entre otras las propiedades de Tintaya. Minero
Perú, con apoyo de la Consultora Simons Internacional de Canadá, evi-
denció una vez más la presencia de óxidos y sulfuros de cobre. En princi-
pio, los mineros locales que realizaban explotación mediante socavones
fueron favorecidos por el Banco Minero del Perú, mientras que en el pro-
ceso se toparon con problemas como los conflictos con los trabajadores
mineros “sindicatos”, la infraestructura, la falta de capital y caída de los
precios del cobre, lo que llevó a su posterior cierre definitivo.
II. Minería a cielo abierto e inicio del
conflicto socioambiental en Espinar (1980-2013)
En este trabajo de investigación se determinaron a propósito los con-
flictos socioambientales surgidos a partir de la existencia de la gran
70
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
minería. Aquellos momentos que cambiaron la dinámica del sistema
y los cambios estructurales fueron: el inicio de la explotación minera
por socavón y exploraciones de Minero Perú hasta 1980, y el desplaza-
miento de poblaciones y expropiación de los terrenos comunales para
dar inicio a la explotación minera a cielo abierto de la gran minería.
Al comienzo, la minería Tintaya fue ejecutada por la Empresa Estatal
Minera Asociada Tintaya S. A. -ematinsa- y la Empresa Estatal Minera
Especial Tintaya S. A. -emetinsa-. En 1994 fue vendida a Magma
Copper Company/Global Magma Ltda.; en 1996, Magma fue absorbida
por el grupo australiano Broken Hill Proprietary -bhp- y en el 2001
se fusionó con la empresa Billiton plc de Inglaterra79, lo que origina
el segundo grupo mundial productor de minerales. En la actualidad,
GlencoreXstrata Copper Tintaya continúa con la explotación y amplia-
ción de Antapaccay, al ejecutar otros futuros proyectos mineros.
Por otra parte, desde la llegada de Minero Perú que ocasionó el ini-
cio de las sucesivas exploraciones y explotación por socavón hasta la
actualidad, el caso de Espinar ha sido testigo de un ciclo parcial en el
conflicto socioambiental, la cual está compuesto por:
-
La fase α: coincide con la configuración en la que está intentado
pasar a la expansión sin precedentes de la gran minería en todo
el territorio distrital.
-
La fase r: coincide con la demostración de explotación a cielo
abierto y con la de la organización.
-
La fase K: coincide con la consolidación de la gran minería.
-
La fase Ω: coincide con la expropiación de terrenos comunales y
la agudización de esta en el futuro.
En consecuencia, los posibles ciclos adaptativos durante la Evolución
de Espinar (1980-2013) fueron: Primera etapa 0 - Minería por socavón
(antes de 1980) y Segunda etapa i - Desde el inicio de la explotación
minera a cielo abierto hasta la actualidad (2013).
79
Walsh Perú. Informe - evaluación ambiental de las operaciones de Xstrata Tintaya S. A.,
2007, disponible en [http://www.walshp.com.pe/sector/mineria/ ].
71
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
Figura 4
Ciclos adaptativos durante la evolución
del distrito de Espinar (1980-2013)
Antes de 1980, se consideró que el sistema tuvo su propia dinámica
(no considerado en este estudio). En la Figura 4 se pudo observar que,
desde el inicio de la explotación por socavón y exploraciones mineras
hasta la actualidad, se cumplió un ciclo parcial planteado desde la óp-
tica de los ciclos adaptativos. El ciclo parcial se subdividió en eventos
pequeños y/o miniciclos que tenían su propia dinámica y nuevos acto-
res entraron en el sistema (ver Figura 8).
A. Primera etapa 0 - Minería por socavón (antes de 1980)
Esta etapa comprende un proceso largo y lento de concesiones, explo-
raciones y explotación por socavón por parte de varias corporaciones
de pequeña y mediana minería, entre ellas Minero Perú. Sin embargo,
termina debido a los siguientes factores: caída de los precios del cobre,
disminución sustantiva de los costos de producción por aumento de
costos, conflictos permanentes con trabajadores mineros y compleja
formación geológica.
B. Segunda etapa i: Desde el inicio de la explotación
minera a cielo abierto hasta la actualidad (2013)
Los hechos nacionales e internacionales influyeron en el comporta-
miento del periodo, así como también los cambios internacionales
72
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
en el precio del cobre, las crisis internacionales, la necesidad de revi-
sión de procesos para obtener mayor productividad y rentabilidad, el
mantener niveles de producción y el aumento de márgenes de utili-
dad (ver Anexo 7). De igual modo, Minero Perú encargó la elaboración
de Estudios de Factibilidad e Ingeniería Básica a la firma H. A. Simons
International de Canadá que determinó la explotación rentable del ya-
cimiento de sulfuros a un ritmo de 8.000 TM/día de mineral por el sis-
tema de cielo abierto80. Después de hacer una serie de estudios para
determinar su explotación, la consultora Simons International estable-
ció que la explotación del yacimiento de Tintaya debe operar a Cielo
Abierto81 porque este tipo de explotación era económico y de manera
técnica posible. El 2 de mayo de 1980 el Directorio de Minero Perú
aprobó la constitución de ematinsa, la cual se transforma en Empresa
Minera Especial Tintaya S. A. -emetinsa- el 26 de octubre de 198182-83.
Por encargo de ematinsa, Simons International continuó con la re-
visión y actualización del proyecto, al mismo tiempo, que se ejecutaron
4.600 m de perforaciones adicionales, lo que permitió concluir que la
explotación minera puede realizarse por completo a cielo abierto por
ser en lo económico y de técnico posible84. El 4 de diciembre de 1981,
la Empresa contrató los servicios de la firma Surveyer Menninger And
Chenevert inc -snc- de Canadá para la Gerencia de Construcción del
Proyecto en la parte industrial y el financiamiento con la firma Al Ex-
port Development Corporation de Canadá y el Sindicato de Bancos
Canadienses, en lo respectivo; reservándose para ejecutar de primera
mano los trabajos de desarrollo de la mina y la construcción de campa-
mentos e infraestructura85. Además, uno de los factores para viabilizar
su explotación fue el gran interés económico por tener alto volumen de
reservas minerales. Minero Perú lo estimó en 10 millones de Tm con
80
pama. Compañía Minera bhp Tintaya S. A., cit.
81
Lovón Zavala, Díaz Correo y Echegaray Adrían. Tintaya, El desarrollo minero del Cusco,
cit.
82
pama. Compañía Minera bhp Tintaya S. A., cit.
83
Lovón Zavala, Díaz Correo y Echegaray Adrían. Tintaya, El desarrollo minero del Cusco,
cit.
84
Ídem.
85
Ídem.
73
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
2.5% Cu en Óxidos y 41 millones de Tm con 2.0% Cu en Sulfuros (ver
Tabla 4).
Tabla 4
Reservas de cobre en el proyecto Tintaya. Ley de corte: 0.80% Cu.86
Óxidos (Mineral)
Sulfuros (Mineral)
Probado
Probable
Prospectiva
Probado
Probable
Prospectiva
Zona
Ley
Ley
Tonelaje
Ley % Cu
Tonelaje
Tonelaje
Ley % Cu
Tonelaje
% Cu
% Cu
Chabuca
4’835,365
2.25
-
-
1’520,840
2.44
-
-
Chabuca
1’161,350
2.45
93,000
2.5
4’340,000
2.87
304,028
2.71
Este
Inflexión y
Zona
5’048,500
2.74
-
-
35’000,000
1.97
2’061,400
1.65
nueva
Total
1’045,215
2.49
93,000
2.5
40’860,840
2.08
2’365,428
1.78
Para posibilitar la ejecución del proyecto Tintaya desde el aspecto eco-
nómico se fundó emetinsa en base a las aportaciones de la Empresa
Minera del Centro del Perú -centromin-, Minero Perú y la Corporación
Financiera de Desarrollo -cofide-. El presupuesto había alcanzado los
210,2 millones de dólares para 1980, pero no se logró ningún finan-
ciamiento. En consecuencia, las empresas estatales tenían que aportar
100 millones de dólares para encaminar este proyecto, sin embargo,
no se pudo conseguir el resto del financiamiento debido a las difíciles
circunstancias para obtener algún préstamo destinado a las minas de
cobre porque ni los bancos del país ni el propio Estado se arriesgaban
a realizar préstamos.
Durante 1990 y 1993, el Plan Empresarial de emetinsa S. A. para la
construcción de Tintaya demandó 181 millones de dólares, el cual fue
86
Ibíd.
74
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
otorgado por el Export Development Corporation de Canadá -edc- y
un sindicato de bancos liderado por el Toronto Dominion Bank. Ade-
más, antes de 1980 Tintaya sufría un retraso debido al declive o depre-
sivo precio internacional del cobre, cuyas cotizaciones descendieron a
niveles inferiores a 0.56 centavos $US por libra de cobre fino, lo cual
no era rentable87; mientras que los expertos predecían la recuperación
de los precios del cobre en los próximos diez meses (ver Figura 5). Por
otro lado, las circunstancias redujeron la posibilidad de conseguir el
dinero necesario para estructurar una planta concentradora moder-
na haciendo uso de los últimos avances tecnológicos por la exigencia
del mercado internacional, lo que pudo repercutir en la eficiencia de la
empresa en el periodo estatal.
Figura 5
Evolución de precios del cobre, 1980-1987
Al realizar el análisis del Ke de la zona por la explotación del recurso
mineral en lo posible permitiría la viabilidad en el desarrollo de las
poblaciones de Espinar, hasta entonces aisladas por el “centralismo”;
sin embargo, la realidad fue otra. En teoría, la provincia no se benefi-
ciaba del canon porque aún eran propuestas desde centros académicos
como la unsaac y Centro de estudios rurales andinos “Bartolomé de las
87
Ídem.
75
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
Casas”, con lo cual no se pudo implementar ninguna obra de infraes-
tructura o proyectos estratégicos. Por otro lado, fue difícil conseguir
financiamiento para el proyecto debido al bajo precio internacional del
cobre, reduciendo la posibilidad de implementar con alta tecnología.
Con esta valoración, el Ke no incrementó ninguna posibilidad de de-
sarrollo y los parámetros antes desarrollados indicaron que el Ke fue
bajo.
El Estado, a través de la Resolución Directoral n.º 41/81/EM/dgm en
1981, decidió la expropiación de 2.368 hectáreas de tierras de propiedad
de la comunidad de Antaycama Para el desarrollo de la actividad minera lo
que afecta a cerca de ochenta familias en el sector de Tintaya Marquiri (ver
Tabla 5), al generar un conjunto de problemas sociales con los campesi-
nos88-89. Esta aseveración también fue compartida por Azpur et al90, quie-
nes determinaron que los yacimientos a cielo abierto alteran seriamente
la geomorfología de la zona, su ecosistema y estructura social.
Tabla 5
Expropiación de tierras comunales para
inicio del proyecto Tintaya, 198291
N.º
Comunidad campesina
Anexos
Has
1
Tintaya Marquiri
2,019.86
96 unidades catastrales
2
Huancané Bajo
151.77
afectadas- Antaycama
3
Alto Huancané
196.37
Total
2,368.00
88
De Echave, Keenan, Romero y Tapia. Los Procesos de Diálogo y la Administración de Con-
flictos en Territorios de Comunidades: El Caso de la Mina de Tintaya en el Perú, cit.
89
Lovón Zavala, Díaz Correo y Echegaray Adrían. Tintaya, El desarrollo minero del Cusco,
cit.
90
Azpur et al. “Extractivismo y transiciones hacia el postextractivismo en el Perú”, cit.
91
Lovón Zavala, Díaz Correo y Echegaray Adrían. Tintaya, El desarrollo minero del Cusco,
cit.
76
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
Se recurrió a la expropiación debido a que la legislación vigente en ese
momento consideraba a las tierras comunales como inalienables, in-
embargables e imprescriptibles, sin considerar que una expropiación
también contravenía esta disposición, al vulnerar el concepto de pro-
piedad de las comunidades campesinas92. En abril de 1985 se inició de
manera propia la operación minera93.
En 1980 se creó Tintaya Marquiri como resultado de la división de
la comunidad “madre” de Antaycama, lo que da lugar a la conformación
de 17 nuevas comunidades94. Esta comunidad contaba con un territo-
rio cerca de las 5.000 hectáreas permitiendo realizar actividades agro-
pecuarias en mejores condiciones. Sin embargo, en 1982 perdió 3.318
hectáreas95, lo que conlleva a la baja del Ks porque la cohesión social se
debilitó a causa del desplazamiento de las familias por las crisis econó-
micas, lo cual repercutió en el Kh.
Después de las expropiaciones que ocasionó sucesivos conflictos, en
este escenario se continúa con desbroce que concluyó en septiembre
de 1984, al dejar habilitado para iniciar el trabajo de minería y explo-
tación del yacimiento96. La explotación a cielo abierto significó el des-
broce de grandes extensiones de la topografía de la zona porque esta
modalidad se realiza en la superficie del terreno e implica mover miles
de toneladas de material con maquinarias y equipos de gran capaci-
dad al generar enormes desmontes97. De la misma manera, se removió
alrededor de 22 millones de toneladas de desmonte para el proyecto
Tintaya con la finalidad de dejar al descubierto al mineral para su ex-
plotación (cielo abierto), lo que totaliza 8.950.866 Tm de producción
de desbroce para 1983, lo que significó un 34.93% del avance total (ver
Tabla 6).
92
Luis Antonio Camacho y Aldo Panfichi (ed.). Participación ciudadana en el Perú: Dis-
putas, confluencias y tensiones, Lima, Fondo Editorial Pontificia Universidad Católica del
Perú, 2007.
93
Cuadros Falla. Impacto de la Minería en la Vida de Hombres y Mujeres en el Sur Andino,
cit.
94
De Echave, Keenan, Romero y Tapia. Los Procesos de Diálogo y la Administración de Con-
flictos en Territorios de Comunidades: El Caso de la Mina de Tintaya en el Perú, cit.
95
Ídem.
96
pama. Compañía Minera bhp Tintaya S. A., cit.
97
Azpur, Baca, Viale y Monge. “Extractivismo y transiciones hacia el postextractivismo en
el Perú”, cit.
77
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
Tabla 6
Proyecto Tintaya, movimiento de material al 31 de diciembre de 198398
Acumulado
Total Tm.
Acumulado
Saldo a
Ítem
al mes
Diciembre
por mover
a la fecha
moverse
anterior
3’838,475
Óxidos
4’923,967
857,812
222,680
1’085,492
Tm
Sulfuros
353,115
-
-
-
353,115 Tm
10’761,189
Desmonte
17’712,055
6’179,057
771,829
6’950,866
Tm
8’950,866
14’952,779
Total
22’989,137
7’036,869
999,509
(34.93 %)
Tm
El Kf de Antaycama y su anexo Tintaya Marquiri fueron afectados
porque perdieron los bañaderos de ovinos, cercos, cementerios, un
templo católico, un templo evangélico, canales de riego, una escue-
la, cercos de terrenos reivindicados, entre otros. Además, se rea-
lizó desbroce de mina antes de la explotación, consistente en la
remoción de 22 millones de toneladas de desmonte para su explota-
ción mediante el sistema de cielo abierto (Open Pit). A pesar de ha-
ber afectado la capacidad productiva agropecuaria de un sector de
los pobladores rurales a raíz de la expropiación y la compra de tie-
rras, la operación minera dinamizó de manera temporal la eco-
nomía distrital concibiendo nuevas oportunidades económicas
. La zona contaba con infraestructura de riego, casas, entre otros, cons-
truidas en principio por los campesinos (saberes ancestrales adap-
tados) y, solo en algunos casos, se efectuó explotaciones a socavón y
exploraciones. Además, se necesitaba inversiones fuertes para encami-
nar dicho proyecto, las cuales no fueron fáciles de obtener.
Otro aspecto importante fue la reconfiguración del espacio territo-
rial a raíz de las expropiaciones y compraventa de tierras por parte
de la minera. Desde la llegada de la gran minería a Espinar, en las tres
últimas décadas ha habido un exponencial crecimiento demográfico de
98
Lovón Zavala, Díaz Correo y Echegaray Adrían. Tintaya, El desarrollo minero del Cusco,
cit.
78
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
la ciudad de Yauri, en tanto las comunidades rurales del distrito tenían
tendencia negativa (ver Figura 6). Esto se podría explicar por la mag-
nitud de expectativa económica y laboral que generó la mina en los
años 1980 y por la ubicación estratégica de la ciudad de Yauri para las
actividades comerciales. Los migrantes son provenientes de todas las
comunidades campesinas de la provincia y de provincias vecinas como
Ayaviri, Canas, Canchis, Caylloma, Chumbivilcas, entre otros, quienes
poblaron y constituyeron nuevas asociaciones barriales en los contor-
nos de la ciudad de manera acelerada y poco planificada haciendo visi-
ble la tasa de migraciones.
Figura 6
Evolución de la población del distrito y provincia de Espinar (1940-2012)
En 1980, se visualizó un potencial social importante orientado a la
recuperación de tierras con la Reforma Agraria (organizaciones con
objetivo común), pero con una débil y fragmentada articulación entre
ellos y demás actores porque los dueños de las haciendas no accedían
de manera fácil a las demandas de los campesinos. Por otra parte, la
cohesión de la estructura de la comunidad se rompió con la expropia-
ción de los terrenos comunales, al resultar el desplazamiento de las
actividades productivas agropecuarias por extractivas. Haciendo una
valoración, el Ks fue muy bajo mientras que el Kh se mantuvo constan-
te. La población no tuvo directa participación en el aspecto político,
desconocía sobre los impactos del proyecto y había muchos vacíos del
79
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
involucramiento y articulación de los actores debido a que las decisio-
nes eran a nivel del Gobierno central, es decir, muchas decisiones para
la explotación de la gran minería no se hicieron en cooperación sino
de manera política cerrada por lo que Kp empezó a bajar después de
haber sido fortalecido en la etapa de Reforma Agraria.
Los factores climáticos como las heladas y sequías prolongadas tu-
vieron gran impacto sobre la salud de las poblaciones (enfermedades
respiratorias), la agricultura y la ganadería (principales medios de sub-
sistencia). La provincia y el distrito más afectado fue Espinar, al igual
que otras provincias. Un hecho que la mayoría de los pobladores adul-
tos recuerdan es la sequía en 1982 y 1983, que coincide con el inicio
de la explotación de Tintaya. La entrevista que se realizó al encargado
de la Agencia Agraria de Espinar ratificó dicha información brindada
por los pobladores.
Oscar Lovón, en comunicación personal con el investigador de este
estudio, sostuvo que “en el siglo pasado (siglo xx), respecto a los fenó-
menos climatológicos en la provincia de Espinar, los eventos grandes
como la presencia de El Niño que ha ocasionado mayor impacto es la
sequía de los años 1982 y 1983. En el norte ha ocurrido inundaciones
y el sur fue la sequía; para aliviar se ha recibido apoyo de la Comunidad
Económica Europea”.
Figura 7
Principales actores durante el inicio de la etapa i
80
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
En la Figura 7 se observaron los principales actores y factores en la evo-
lución del conflicto a inicios de la década de 1980 (inicio de la Segunda
Etapa i). Con la intervención de Simons International de Canadá se esta-
bleció la explotación a cielo abierto (Open Pit), la cual fue canalizada por
el Gobierno central a través del D. L. n.º 019 al posibilitar el acceso a los
capitales privados nacionales y extranjeros. El Estado otorgó las tierras de
la comunidad de Antaycama (sector de Tintaya Marquiri) a emetinsa S. A.
y reubicaron a los campesinos afectados en cuatro hectáreas, destinadas
a área urbana donde debían vivir99. Los habitantes presentaron un escrito
ante el Ministerio de Energía y Minas -minem- según la R. D. n.º 41/81/
EM/dgm por considerar que el justiprecio o monto de la valorización era
exiguo y, además, no se consideró la indemnización por daños y perjui-
cios según la Ley n.º 18.880; lo que significó un problema social y cambio
abrupto en el modo de vida de los habitantes, ya que tenían que dedicarse
a actividades nuevas para ellos tales como el comercio y el expendio de
mercancías, aunque parte de ellos continuaron con la agricultura y la ga-
nadería100. En reiteradas ocasiones, la sociedad civil de la capital provincial
rechazó el inicio de la operación por temores al impacto social, económi-
co y cultural que causaría la minería en el futuro. En esta etapa, la expro-
piación provocó un proceso traumático, no solo por la reducción drástica
de sus tierras, sino por el desplazamiento, patrones de vida y costumbres
diferentes, lo que resulta en un proceso forzado y violento de adaptabili-
dad y transformabilidad a nuevas formas de vida y subsistencia. De igual
modo, el inicio de las operaciones mineras para otro sector de la población
generó mucha expectativa de desarrollo, como resultado se tuvo la alta
tasa de migración de campo a ciudad.
C. Análisis de las causas a través
de los distintos capitales en la Etapa i
A inicios de esta etapa empezó la explotación a cielo abierto; Tintaya
constituyó un nuevo atractor de la dinámica del sistema del distrito
99
De Echave, Keenan, Romero y Tapia. Los Procesos de Diálogo y la Administración de Con-
flictos en Territorios de Comunidades: El Caso de la Mina de Tintaya en el Perú, cit.
100 Ídem.
81
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
de Espinar. La explotación a cielo abierto significó la expropiación de
los terrenos comunales por las características de despojo que estos te-
nían101, al originar la ruptura de las comunidades en cuanto a su terri-
torio, cultura, economía y medio social. La mayoría de los habitantes se
vio obligada a dejar el campo, a trabajar en la mina, migrar o dedicarse
a otras actividades (tasas de migración campo-ciudad), lo que ocasiona
la disminución del Ks. En 1981, el Estado a través de la R. D. n.º 41/81/
EM/dgm expropió 2.368 hectáreas de tierras de propiedad de la comu-
nidad de Antaycama para el desarrollo de la actividad minera, lo que
afectó al sector de Tintaya Marquiri; además consideró el precio de la
tierra por 6.010.144 soles que contemplaba los daños y perjuicios por
el monto de 11.804.000 soles. Dicho monto fue depositado por la em-
presa minera a nombre de la comunidad en el Banco de la Nación para
que la directiva comunal de Antaycama recogiera el dinero y lo admi-
nistrara, invirtiéndolo en obras comunales y a beneficio personal102.
La actividad agropecuaria era el único sustento de las familias de
Tintaya Marquiri y de los campesinos de la provincia, asentada y de
manera vital en el usufructo de sus terrenos de pastos naturales103, lo
que desplaza las actividades en mención por la minería. No existían
industrias y las posibilidades de trabajo en la propia provincia y en los
lugares vecinos eran muy limitadas, motivo por el cual los habitantes
se oponían sin reservas. Con la pérdida de los recursos (tierras y pas-
tos) las oportunidades, los derechos y las capacidades productivas de
aquellas comunidades habían empezado a reducirse a cada instante.
Con la expropiación minera, el entorno comunal se vio alterado y fue
cambiado por uno urbano, las comunidades tenían problemas internos
debido al descontento por el pago de sus tierras, por la gran descon-
fianza hacia sus Gobiernos subnacionales y central, y desadaptación
al nuevo entorno, inequidad en las negociaciones por el nivel educati-
vo104. Esta situación agudizó la condición quechua hablante de los re-
101 Cuadros Falla. Impacto de la Minería en la Vida de Hombres y Mujeres en el Sur Andino,
cit.
102 De Echave, Keenan, Romero y Tapia. Los Procesos de Diálogo y la Administración de Con-
flictos en Territorios de Comunidades: El Caso de la Mina de Tintaya en el Perú, cit.
103 Ídem.
104 Ídem.
82
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
presentantes de las comunidades y su grado de instrucción. Por otro
lado, en 1980 el terrorismo también se hizo presente en las comuni-
dades, muchos habitantes migraron por temor hacia otras ciudades,
en principio Cusco y Arequipa105. Es importante resaltar que, en esta
etapa, el grado de cohesión se rompió porque algunas organizaciones
de la sociedad civil se habían organizado en torno a la recuperación
de sus tierras con la Reforma Agraria y por el inicio de procesos de
expropiación por parte del Gobierno central. Por otro lado, las comu-
nidades en todo momento fueron mantenidas al margen e ignoradas
en sus opiniones por el Gobierno central, con excepción de la etapa
de instalación de la mina cuando hubo demanda de mano de obra no
calificada (ver Tabla 7) para algunas obras civiles y a cargo de terceros
(Graña Montero, Cosapi, etc.), que no estaban relacionados en forma
directa con la empresa minera.
Tabla 7
Proyecto Tintaya. Consolidado de trabajadores
de emetinsa y contratistas al 30.12.83106
Empresas
Total
emetinsa
484(*)
cosapi
289
Graña y Montero
251
Otros (Contratistas menores)
100
Total
1,124
Nota: (*) Se incluye 80 trabajadores procedentes de los 3 anexos afectados de la co-
munidad de Antaycama.
105 Cuadros Falla. Impacto de la Minería en la Vida de Hombres y Mujeres en el Sur Andino,
cit.
106 Lovón Zavala, Díaz Correo y Echegaray Adrían. Tintaya, El desarrollo minero del Cusco,
cit.
83
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
El proceso sucesivo fue el desbroce de grandes extensiones de la topo-
grafía de la zona porque esta modalidad se realizó en la superficie del
terreno e implicaba mover miles de toneladas de material con maqui-
narias y equipos de gran capacidad, al generar enormes desmontes,
lo que conlleva a la disminución del Kf al interior de la comunidad de
Antaycama (sector Tintaya Marquiri). Cabe destacar la acción promo-
tora y decisiva del Gobierno central en el desarrollo de este proyecto
pues se invirtió capital de riesgo a través de Minero Perú que alcanzó
a US $11 millones, permitiendo establecer las reservas y potencial de
cobre señalados antes. Del mismo modo posibilitó el financiamiento
en circunstancias muy difíciles de obtener préstamos para minas de
cobre107. En Tintaya, por la cantidad y calidad de las reservas proba-
das de cobre, no se pudo conseguir financiamiento para el proyecto
debido al precio internacional bajo del cobre reduciendo la posibili-
dad de implementar con tecnología moderna. Con esta valoración, el
Ke fue bajo.
En 1985 se inició de manera formal la producción de concentrados
de cobre en la planta, al procesar minerales a un ritmo de 4.000 TM/
día en promedio. Respecto al Kn en términos de minerales explota-
dos bajo una determinada tecnología, ipa108 sostuvo que la Empresa
Minera Especial Tintaya S.A. explotaba a cielo abierto y a un ritmo de
8.000 toneladas métricas de mineral bruto por día, lo que resulta en
una producción anual de 146.000 T. M. de concentrados, con 30 a 35%
de cobre, equivalente a 50.000 T.M. de cobre fino. Bajo la óptica feno-
menológica en esta etapa, es cierto que se dio un evento grande, acom-
pañado de eventos pequeños y/o miniciclos, los cuales presentaron
sus propias dinámicas (ver Figura 8).
107 Ídem.
108 ipa. Conflicto y Campesinado en la Minería Andina, cit.
84
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
Figura 8
Miniciclos durante la evolución del distrito de Espinar (1985-2013)
a. Miniciclo 1: Explotación a cargo de la empresa Minera Especial
Tintaya S. A. hasta la privatización de la empresa en 1994.
emetinsa explotaba los yacimientos de Tintaya, la cual era estable-
cida por Minero Perú (45% de acciones), Centromin-Perú (45% de ac-
ciones) y Cofide (10% de acciones), dicha explotación era a cielo abier-
to y a un ritmo de 8.000 toneladas métricas de mineral bruto por día, lo
que resulta en una producción anual de 146.000 T.M. de concentrados,
con 30 a 35% de cobre, equivalentes a 50.000 T. M. de cobre fino109.
Las reservas probadas alcanzaron a diez millones de T. M. de óxidos
con una ley promedio de 2.2% de cobre y hubo 40 millones de T. M. de
sulfuros con una ley de 2.0% en el yacimiento, cuya vida se calculaba
en 15 años, trabajaban alrededor de 2.000 trabajadores entre estables
y contratados110.
La presencia de la gran minería tipo enclave111. Los insumos, equi-
pos, instrumentos y tecnología se importaban al igual que la mano de
obra especializada sin contribución a las comunidades campesinas.
109 Lovón Zavala, Díaz Correo y Echegaray Adrían. Tintaya, El desarrollo minero del Cusco,
cit.
110 ipa. Conflicto y Campesinado en la Minería Andina, cit.
111 Lovón Zavala, Díaz Correo y Echegaray Adrían. Tintaya, El desarrollo minero del Cusco,
cit.
85
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
Para explicar la migración como un indicador social se pudo ilustrar
que, a nivel regional entre 1988 y 1993, solo las provincias de Cusco
y La Convención registraban tasas positivas de migración neta, fueron
receptoras de población por ofrecer ante todo perspectivas de traba-
jo y oportunidades económicas; mientras que las provincias altas, en
especial Espinar y Chumbivilcas entre 1988 y 1993, registraron tasas
negativas de migración neta, es decir, fueron expulsoras de población
a nivel interno a favor de la ciudad de Yauri, a nivel externo, a favor
de Cusco y Arequipa fundamentalmente (ver Tabla 8). Por otro lado,
Espinar también fue zona expulsora de población, el saldo migratorio
entre 1976 y 1981 fue de 1.148, incrementándose a 2.308 entre 1988
y 1993, los cuales se dirigieron en principio a Arequipa a razón de 3,5
veces más que el resto de los otros destinos: Cusco, Tacna y Lima112.
Tabla 8
Migraciones por provincias altas y Cusco (1988-1993)113
Migración 1988 -1993
Tasas
(en miles)
Provincia de
residencia
habitual en
1998
Cusco
1.3
41.9
40.6
1.1
35.6
34.5
Espinar
-3.7
3.4
7.1
-15.2
14.0
29.2
Canas
-2.0
1.4
3.4
-12.4
8.2
20.6
Chumbivilcas
-5.2
2.3
7.5
-18.1
7.9
26.0
112 Walsh Perú. Informe - evaluación ambiental de las operaciones de Xstrata Tintaya S. A.,
cit.
113 inei. Censos Nacionales 2007: xi de Población y vi de Vivienda, disponible en [http://cen-
sos.inei.gob.pe/cpv2007/tabulados/ ].
86
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
Esta etapa, se caracteriza en lo social por el desplazamiento forzado
de las poblaciones, en lo económico la poca articulación de la empresa
minera con la actividad económica de Espinar. Todos estos hechos, des-
de la expropiación, hasta las posteriores compras de tierras, a lo que se
agrega preocupaciones ambientales, entre otros, crearon un creciente
malestar de las comunidades vecinas con respecto a las operaciones
de la mina Tintaya; pero no solo las comunidades vecinas -también
ocurre lo propio con la capital de la provincia-.
En 1990, se produce un primer conflicto social a gran escala entre
las comunidades aledañas y la sociedad civil de toda la provincia de
Espinar. Esta movilización social, se encaminó para demandar a la em-
presa minera -entonces propiedad del Estado-, sobre asuntos de te-
rrenos, mayor participación en el desarrollo local y otros114. El conflic-
to consistía en movilizaciones (paro indefinido) y todo el pueblo rodeó
el campamento minero, lo que obligó al gerente de operaciones Hugo
Zamalloa, a salir y caminar junto con el pueblo desde el lugar denomi-
nado Cruzcunca hasta Yauri. Esta fecha se convirtió en referencia para
futuras movilizaciones según el ex alcalde profesor Mario Ccorachua
y el ex presidente de fudie Sr. Lorenzo Ccapa.
El conflicto que marcó historia es la lucha histórica emprendida el
21 de mayo de 1990 por la sociedad civil; al respecto, Camacho y Pan-
fichi115 establecen que uno de los acontecimientos más importantes en
las relaciones entre la empresa y Espinar, durante el periodo de la ope-
ración estatal, fue la toma de las instalaciones de la minera por parte de
unas 25.000 a 30.000 personas provenientes, sobre todo, de Yauri. Esta
toma se produjo el 21 de mayo de 1990, la cual es conmemorada todos
los años como el Día de la Dignidad de los espinarenses. Con la moviliza-
ción se logró que la empresa en el periodo estatal aportara una significa-
tiva cantidad de fondos para la provincia -US$ 1.7 millones-, la cual fue
114 José De Echave, Raphael Hoetmer y Mario Palacios Panéz (coords.). Minería y Terri-
torio en el Perú: Conflictos, Resistencias y Propuestas en Tiempos de Globalización, Lima,
Programa Democracia y Transformación Global, CooperAcción y conacami, 2009, dispo-
nible en
[https://centroderecursos.cultura.pe/sites/default/files/rb/pdf/mineria%20
y%20territorio%20en%20el%20Peru.pdf ].
115 Camacho y Panfichi (ed.). Participación ciudadana en el Perú: Disputas, confluencias y
tensiones, cit.
87
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
destinada a la electrificación de Yauri y a otras obras de infraestructura
y de desarrollo116.
La autoridad municipal Oscar Mollohuanca, en comunicación
personal con el investigador de este estudio, sostuvo que las reivindi-
caciones eran ante todo económicas y que consideraban: la irrigación
de Chisicata, Sutunta, carreteras, instalación de Parrarayos, hospital y
problemáticas concretas para el campo y la ciudad como la titulación
de las comunidades, camal municipal, talleres artesanales para clubes
de madres, entre otros”.
Hasta entonces, en el sistema, el desarrollo de la gran minería era
naciente en términos de producción con alta tecnología, limitándose
a la explotación de solo concentrados de cobre con baja tecnología, es
decir, productor mono metálico y por consiguiente era muy vulnerable
a las variaciones de cotizaciones del cobre en el mercado internacio-
nal; además de esto, el traslado de concentrados para su refinación ha-
cia las fundiciones era costoso. El mineral extraído era concentrado y
transportado por camiones hasta la localidad de Cañahua (Arequipa),
donde se les transborda a vagones de ferrocarril para su envío a Mata-
rani, donde es reembarcado a diferentes puertos de destino o enviado
a la Fundición de Ilo en Moquegua.
D. Análisis de las causas a través de los
distintos capitales a finales del Miniciclo 1
En primer lugar, las reservas de mineral a cielo abierto solo alcanza-
ban para seis años y se trabajaría hasta el año 1996, implicaba hasta
que las reservas se agoten; en segundo lugar, Tintaya hasta entonces
era productora monometálica y, por consiguiente, dependiente de las
variaciones de precios en el mercado internacional. Frente a esta situa-
ción, se debía implementar un programa de exploraciones para alargar
la vida útil de la empresa y encaminar un proyecto de óxidos, lo cual
era difícil, debido a que, por un lado, existía inflación, y por otro, Perú
no contaba con una línea de crédito que le permitiese financiar nuevos
proyectos. De acuerdo con este análisis, el Kn estaba disminuyendo por
116 Ibíd.
88
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
la baja cotización del cobre, recién desde 1993 tiende al alza. Por otro
lado, el mineral explotado no era considerable: Tintaya, comercializa-
ba sus productos mineros de concentrado de cobre a través de minpe-
co S. A. entre 1985 y 1991 (ver Tabla 9).
Tabla 9
Comisión minpeco S. A. periodo 1985-1991 (miles de US$)117
Comisión minpeco 2%
tmlíquidas
Valor fob
Años
0.4%
(miles)
en US$
0.6% fob
1985
41.8
17,548.35
350.96
1986
145.83
51,206.38
1,024.10
1987
176.81
90,449.38
1,809.00
1988
113.47
80,358.65
1,607.20
1989
141.51
100,890.30
1,495.90
1990
119.82
76,960.38
1,539.20
1991
138.49
81,174.35
1,623.50
TOTAL
877.73
498,588
9,449.80
El Ke en el periodo estatal, durante el Gobierno de Fujimori: la acti-
vidad empresarial no había arrojado en conjunto resultados econó-
micos satisfactorios, lo que, de un lado, ha impedido la generación
de recursos destinados a mejorar sus sistemas productivos y admi-
nistrativos, reflejándose en los inadecuados precios de sus bienes y
servicios a la población; de otro lado, ha contribuido a la generación
del déficit fiscal, con el consiguiente impacto inflacionario. Esta infor-
mación se puede corroborar con el Plan Empresarial (1990-1993) de
117 Benedicta Soledad Urrutia Mellado, Freddy Baca Huamán y Yasminy Flores Ugar-
te. Impacto de la actividad minera de la Empresa Xstrata Tintaya S.A. en la generación de
empleo en la comunidad campesina de Tintaya Marquiri-distrito de Yauri-provincia de Es-
pinar años 2009-2012, 2016, disponible en [http://repositorio.uandina.edu.pe/handle/
UAC/570 ].
89
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
emetinsa S. A. La empresa no logró generar recursos suficientes du-
rante el periodo 1985-1988 para atender en su totalidad los compro-
misos financieros, entre otros factores, como la baja cotización del
cobre en los mercados internacionales, atraso cambiario y deficiente
estructura de endeudamiento de fundación. Al 15/12/1988, las cuo-
tas vencidas e intereses ascendían a la suma de 122 millones; mien-
tras que la parte por vencer era de 108 millones, lo que ilustra el mal
manejo de los recursos, todo ello la llevó al abismo, convirtiéndose en
una carga más que en un apoyo al desarrollo regional y local. Frente
a la inminente caída del precio del cobre en el mercado internacional,
la empresa se limitaba a dar solución de costos para los elementos
de labor y servicios del personal y una reducción significativa en los
programas de inversiones118.
Por otro lado, era determinante el programa económico del Go-
bierno central, en cumplir con sus objetivos (control de la inflación);
el impacto resultante (caída del pbi) determinará que los insumos y
suministros adquiridos en el mercado local para las operaciones ten-
drían una participación mayor en la medida que el comportamiento
del dólar se mantenga debajo de la paridad teórica119.
Tintaya fue un proyecto que los cusqueños apostaron y creyeron
como la “palanca” de desarrollo, pero se equivocaron; además, el au-
toritarismo del Gobierno de Fujimori encontró en su modelo econó-
mico el medio “más efectivo” para arrebatarles Tintaya, por lo que los
habitantes contemplaron la pérdida de aquella empresa. La Comisión
Especial de Privatización remató al precio base de US $60 millones,
pero los mismos postores se escandalizaron y se hicieron con la mina
con un monto que superó el 263.3% al “precio base”, planteado por los
técnicos de Fujimori (ver Tabla 10).
118 Ibíd.
119 Ídem.
90
Tabla 10
Precio Base señalado por cepri: US $60 millones120
% sobre el
Oferta
Postores
precio
(millones)
1. Magma Copper Company
263.3
218
- EE. UU.
2. Metal Mining Corporation
256.7
214
- Canadá
3. rtz Limited - Inglaterra
219.3
191
4. Antofagasta Holding - bhp
166.7
160
Minerals
5. Empresas Frisco - México
118.3
131
6. Rio Algodón Limited-Milpo
51.7
91
- Canadá
7. Phelps DodgeMining - EE.
21.7
73
UU.
El Ks, desde inicios del año 1990, se ilustra cuando los pobladores de
la provincia y comunidades afectadas realizan paralización y suspen-
sión total de las actividades de la empresa encabezada por el alcalde de
Espinar, Profesor Mario Ccorahua Salcedo (vinculado al partido de
Izquierda Unida); las demandas planteadas eran económicas porque
hasta entonces el distrito y la provincia no habían recibido ninguna
contribución económica; en tanto, la empresa realizaba una millonaria
campaña que el desarrollo de Espinar se debía al apoyo que brindaba
la mina. Se caracteriza la actividad extractiva tipo enclave, tuvo poca
articulación con la actividad económica local. Ésta y otras fueron las
causas de la explosión social; las relaciones con la población local du-
rante la gestión estatal de la empresa fueron bastante conflictivas121.
En 1990, a raíz de las expropiaciones iniciadas en los ochenta, la
comunidad campesina de Antaycama aprueba el desmembramiento
de sus 17 anexos entre ellos Tintaya Marquiri, Alto Huancané, Huano
120 Rocío Delibes Mateos y Juan Marchena Fernández. Mundos Indígenas, Sevilla, Publidi-
sa, 2006.
121 Camacho y Panfichi (ed.). Participación ciudadana en el Perú: Disputas, confluencias y
tensiones, cit.
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
Huano y entre otros122. En 1991, Tintaya Marquiri inscribe su propie-
dad en los Registros Públicos, correspondiente a 1621 ha, terrenos que
le son transferidos por la comunidad “madre” Antaycama como conse-
cuencia del desmembramiento.
Los factores político-partidarias influyeron en el desempeño em-
presarial, donde el régimen de turno -Partido Aprista (1985-1990)-,
por subordinación política y clientelismo, se dedicó a colocar en
puestos clave de la empresa a autoridades y trabajadores de su par-
tido como favor político; y existiendo la “estabilidad laboral” la em-
presa se copa de muchos trabajadores y se convierte en un ente poco
eficiente. El Sr. Arturo Espinoza Enríquez ex alcalde de la Municipa-
lidad de Espinar (1987-1989) llegó a ser parte de la gerencia de eme-
tinsa S. A. Por otro, lado existía un resquebrajamiento del principio
de autoridad, de modo esencial al manejo proselitista del ambiente
laboral en forma ascendente desde 1985 y esto motiva la formación
del sindicato único y luego su división en sindicatos separados, de
obreros y empleados. Entre otros problemas de transcendencia en
esta etapa, tenemos: i) exceso en trámites burocráticos en las instan-
cias empresariales y gubernamentales, ii) congestión en la atención
de servicios médicos en el Hospital de Tintaya S. A. y iii) congestión
en los centros educativos de la Empresa por sobrecarga de la fuerza
laboral y la emigración de escolares de las comunidades afectadas y
de Yauri debido a la desatención de los mismos por el Ministerio de
Educación.
El personal, según su ubicación geográfica, provenía en gran parte
del interior de la región, lo que ha generado menor absorción de mano
de obra local; además es notoria la sobrecarga de la fuerza laboral, al
contar antes del año de 1990 con 1955 trabajadores y con ligera reduc-
ción a 1786 hacia fines del año 1990 (ver Tabla 11).
122 CooperAcción. Actualidad Minera del Perú, cit.
92
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
Tabla 11
Personal a cargo de emetinsa S. A.123
Antes del 28.07.90
Al 31.12.90
E
C
LS
CC
T
E
C
LS
CC
T
Sede principal
(Regional C y/o
13
_
_
_
13
16
_
_
_
16
cdrs)
Interior de la
1.177
89
9
459
1.734
1.194
121
10
269
1.594
Región y/o cdrs
Otras sedes
193
10
5
_
166
166
10
_
_
176
TOTAL
1.383
99
14
459
1.955
1.376
131
10
269
1.786
E = Estables, C = Contratados, LS = Locación de Servicios, CC = Comunidades
La privatización (D. L. n.º 674) ha ocasionado consecuencias negati-
vas, la cual conllevó el despido masivo de los trabajadores. Del mismo
modo, casi desapareció la organización sindical de los trabajadores mi-
neros, lo que debilitó de manera severa los mecanismos directos de re-
lación y negociación con la empresa minera, lo que nos indica la caída
del Ks y también el mismo comportamiento del Kp. Durante la privati-
zación, la masa laboral había sido muy reducida por la racionalización
de personal: de 1.413 trabajadores en el año de 1989 se pasó a 770 en
1994; la reducción fue en especial drástica en el caso de los obreros,
cuyo número se redujo de 743 a 309124.
Las actividades mineras que generaron un impacto inmediato en la
topografía fueron construcción de caminos, cielo abierto, canchas de
relave, pilas de desmonte, canales, entre otros. Se puso en marcha la pri-
mera presa de relaves Ccamacmayo-cuerpo receptor río Salado (cons-
123 emetinsa S. A. Secretaría Regional de Planificación Presupuesto y Hacienda, Región Inka,
1990.
124 Camacho y Panfichi (ed.). Participación ciudadana en el Perú: Disputas, confluencias y
tensiones, cit.
93
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
truida en 1985 cuando la planta de sulfuro inició sus operaciones)125.
Durante su funcionamiento la presa de relave descargaba sus aguas
en el río Salado y en muchas oportunidades han ocasionado filtracio-
nes que repercutían en forma negativa en la salud humana y animal de
las comunidades aledañas, por lo que el Kh en lo posible tenga efectos
en el futuro. La presa Ccamacmayo es una presa de gravedad de eje
central hasta los 3.990 msnm, y por el método de aguas arriba hasta
los 4.005 msnm, conformada por material proveniente de estériles de
mina (monzonita), cuenta con un filtro interior de 2 m de ancho que
se eleva hasta 1 m. del borde superior del talud aguas arriba126. Por
último, el Kf () considera toda la infraestructura que apoya las activi-
dades productivas dentro de una comunidad ha disminuido, porque a
medida que extendía el cielo abierto, se destruía la totalidad de los ba-
ñaderos de ovinos, cercos, canales de riego, un centro educativo, cercos
de terrenos reivindicados, entre otros127. Tintaya Marquiri ha sido la
más afectada por la destrucción y el desbroce del material.
a. Miniciclo 2: Explotación a cargo de la empresa Magma Copper
Company hasta la actualidad (2013).
La búsqueda de un modelo más estable -abierto y liberalizado- en
particular orientado a los países de América Latina, nace en 1989 en
el llamado Washington Consensus, basado en principio en la liberali-
zación externa (la participación plena en el comercio internacional) e
interna (el Estado solo debe intervenir para corregir imperfecciones),
además de formular un listado de medidas de política económica para
orientar a los Gobiernos de países en desarrollo128. En cumplimento de
estas medidas, el Gobierno de Fujimori pone en marcha el proceso de
privatización en el sector minero, como parte del programa de estabi-
lización de la economía y las reformas estructurales que se implemen-
tan a partir de 1990, que comprende un ambicioso proceso de priva-
tización de las empresas mineras estatales (D. L. n.º 674). En 1990, el
125 Walsh Perú. Informe - evaluación ambiental de las operaciones de Xstrata Tintaya S. A.,
cit.
126 Ídem.
127 Lovón Zavala, Díaz Correo y Echegaray Adrían. Tintaya, El desarrollo minero del Cusco,
cit.
128 Cuadros Falla. Impacto de la Minería en la Vida de Hombres y Mujeres en el Sur Andino,
cit.
94
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
Estado controlaba el 50% de la producción minera. A fines de 1997, su
participación se había reducido al 15% y en julio de 1998, al 1.5%129.
Mediante los Decretos Legislativos n.º 674 y 708, conforme a lo es-
tablecido en sus considerandos, se declaró de interés nacional la pro-
moción de la inversión privada en el ámbito de las empresas que con-
forman la actividad empresarial del Estado, según lo definido en la Ley
n.º 24948, con el propósito de crear las condiciones necesarias para
el desarrollo y crecimiento de la inversión privada en el ámbito de las
empresas del Estado, y se estableció las modalidades bajo las cuales se
promueve dicha inversión130.
Con la Resolución Suprema n.º 044/93-pcm del 12 defebrero de
1993, se ratificó el acuerdo de la Comisión de Promoción de la Inver-
sión Privada -copri-, que incluyó a Tintaya dentro de las empresas
que conforman la actividad empresarial del Estado y se constituyó el
Comité Especial de Promoción de la Inversión Privada en Tintaya. Me-
diante Resolución Suprema n.º 499/93-pcm del 29 de octubre de 1993,
se consideró que a Tintaya se le aplicara como modalidad de promo-
ción de la inversión privada la señalada en el artículo 2.º, inciso a, del
D. L. n.º 674.
De acuerdo con lo preceptuado en los artículos 24 y 26 del D. L. n.º
674, los trabajadores de Tintaya tuvieron el derecho preferencial para
adquirir hasta el 10% de las acciones representativas del capital social
de Tintaya. En el ejercicio de este derecho han adquirido 3,273,245
acciones, que representan el 1.57% del capital social.
El 29 de noviembre de 1994, se subastó el 100% de las acciones de
emetinsa S. A.131. La empresa fue vendida al consorcio norteamericano
Magma Copper Company por 215.7 millones de dólares y se entregó
55 millones de dólares en títulos de la deuda externa peruana. Luego
de la venta, la empresa cambió su razón social a “Magma Tintaya S.
129 Alberto Pascó Font. El impacto del programa de estabilización y las reformas estruc-
turales sobre el desempeño ambiental de la minería de cobre en el Perú: 1990-1997, San-
tiago de Chile, cepal, 2000, disponible en [http://repositorio.cepal.org/bitstream/hand-
le/11362/5727/1/S005377_es.pdf ].
130 Aste, De Echave y Glave. Procesos de Concertación y Desarrollo Local en Zonas Mineras,
cit.
131 pama. Compañía Minera bhp Tintaya S. A., cit.
95
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
A.”132 y en la misma línea De Echave et al133 refieren que, en 1994 se pri-
vatizó la mina como parte del programa de ajuste estructural de Perú,
adquiriendo tierras comunales.
Oscar Mollohuanca, en comunicación personal con el investigador
de este estudio, sostuvo que “en esta etapa, cuando asume Magma Cop-
per, se promociona la política de buenos vecinos, que consistía en respeto
mutuo y sin conflictos para que la empresa pueda aportar al desarrollo. La
empresa, por iniciativa propia y por sus conveniencias, remodela el aero-
puerto en Chisicata y construye la carretera Yauri-aeropuerto y supuesta-
mente como obras sociales, cuando la provincia tenía otras prioridades”.
Desde los 90, la crisis en la minería se había generalizado debido a
los desequilibrios macroeconómicos que disminuían la rentabilidad del
sector, pero a partir de 1993 las cotizaciones internaciones del cobre se
eleva de forma notoria (ver Figura 9), a esto se suma la modernización y
la implementación del proyecto óxidos en Tintaya en el periodo privado.
Figura 9
Evolución de precios del cobre, 1988-1997134-135
132 Aste, De Echave y Glave. Procesos de Concertación y Desarrollo Local en Zonas Mineras,
cit.
133 José De Echave, Alejandro Diez, Ludwing Huber, Bruno Revesz, Xavier Ricard Lana-
ta y Martín Tanaka. Minería y Conflicto Social, Lima, cbc, cipca, cies, iep, 2009, disponi-
ble en [http://biblioteca.clacso.edu.ar/Peru/iep/20170328023709/pdf_177.pdf ].
134 Eduardo Zegarra Méndez, José Carlos Orihuela y Maritza Paredes. Minería y econo-
mía de los hogares en la sierra peruana, Lima, grade, 2007, disponible en [https://www.
grade.org.pe/wp-content/uploads/ddt51.pdf ].
135 Ministerio de Energía y Minas del Perú. Anuario minero, 2008.
96
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
En la Figura 10 se observaron los principales actores y factores en la
evolución del conflicto socioambiental durante el inicio de la etapa pri-
vada (1994), lo que corresponde a la privatización de Tintaya (D. L.
n.º 674 y 708). En la escala internacional existe un importante acuer-
do denominado Washington Consensus, el cual permite en realidad el
cambio de rumbo económico de América Latina, en particular de Perú,
donde el Estado implementa dicha medida en el sector minero. En esta
etapa, Tintaya es vendida al consorcio norteamericano Magma Copper
Company. El Gobierno influye de forma negativa sobre las comunida-
des adyacentes (Tintaya Marquiri) con las continuas expropiaciones,
por su parte Magma Tintaya hace conocer la necesidad de una mayor
extensión de tierras para la explotación de la mina y denuncia y abre
proceso penal contra 23 comuneros por el delito de usurpación136. En
forma análoga, la empresa privada reduce de manera drástica el nú-
mero de trabajadores, que por cierto no ha sido objeto de consulta la
escasa cultura de convivencia de la población rural con las actividades
de gran minería y de la misma forma las organizaciones de la sociedad
civil han sido obviadas en todo el proceso. En esta etapa existe la pre-
sencia de corecami-Cusco, la cual asesora y encamina las demandas
de las comunidades mientras que el Gobierno local asume una actitud
pasiva. En conclusión, las cotizaciones internacionales del cobre a par-
tir de 1993 se elevan de manera notoria, los indicadores económicos
muestran que dicha recuperación es consistente que marcaría un rum-
bo diferente en la producción de la empresa en la etapa privada.
136 De Echave, Keenan, Romero y Tapia. Los Procesos de Diálogo y la Administración de Con-
flictos en Territorios de Comunidades: El Caso de la Mina de Tintaya en el Perú, cit.
97
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
Figura 10
Principales actores durante el inicio del Miniciclo 2 (1994-2013)
La empresa Magma Copper como dueño no ha durado más de dos años,
de inmediato ha sido vendida a una multinacional que asume los pasi-
vos y activos. A principios de 1996. la empresa Magma Tintaya S. A. fue
absorbida por la empresa australiana Broken Hill Proprietary -bhp-,
quien después se asoció con la británica Billiton y pasa a ser uno de
los tres grupos más importantes de la minería en el mundo, para luego
denominarse bhp Billiton Tintaya S. A.137-138.
Más adelante, bhp Billiton realiza la compra de tierras de las comu-
nidades de Tintaya Marquiri, Alto y Bajo Huancané, Huano Huano y
Alto Huarca; para su ampliación, aumenta la capacidad de la mina y
construye una planta de óxidos de cobre y un nuevo depósito de rela-
ves139. En esa misma línea, Aste, De Echave y Glave140 refieren la ex-
tensión de las actividades de la empresa bhp Billiton y la construcción
y puesta en marcha de una nueva cancha de relaves en otra subcuenca:
la de Cañipia, han provocado la reacción de las comunidades de dicha
137 De Echave y Glave. Procesos de Concertación y Desarrollo Local en Zonas Mineras, cit.
138 De Echave, Keenan, Romero y Tapia. Los Procesos de Diálogo y la Administración de Con-
flictos en Territorios de Comunidades: El Caso de la Mina de Tintaya en el Perú, cit.
139 Brooke Barton. “Conflict Resolution in the Mining Sector The caso of the Tintaya Dia-
logue Table”, Master of Arts in Law and Diplomacy Thesis, Medford, The Fletcher School
Tufts University,
2005, disponible en
[https://dl.tufts.edu/pdfviewer/s1784z073/
c247f3984 ].
140 Ídem.
98
zona, oponiéndose a que la nueva cancha entre en operación debido a
los posibles riesgos e impactos ambientales que ocasionaría. Al igual,
existen demandas de las zonas urbanas de la provincia, las cuales han
sido canalizadas por el Gobierno local, habiéndose llegado al acuerdo
de Convenio Marco en 2003.
Cuando Tintaya estaba en manos privadas, se agudizaron los cues-
tionamientos y las protestas de las comunidades con relación a la va-
lidez de las transacciones de tierras y al impacto ambiental generado
por las operaciones mineras. Demandaban, en primer lugar, por la
forma en que habían perdido sus tierras por la expropiación del Esta-
do, ocurrida 20 años atrás, y la servidumbre minera (compensación
por el uso del predio superficial) en la década de 1990141. Ésta era
una preocupación de especial importancia para Tintaya Marquiri, la
cual había perdido casi la totalidad de sus tierras (3.274 hectáreas)
y había sido desplazada a un centro poblado junto a la mina. Existían
también reclamos con relación a los sedimentos dejados por los re-
laves mineros y por la forma en que el agua contaminada afectaba su
producción agropecuaria.
Según De Echave et al142, las cinco comunidades campesinas (cuadro
16) habían perdido 4754,85 hectáreas desde la llegada del proyecto en
su etapa inicial y las posteriores ventas de tierra. La expansión territo-
rial como otro indicador que genera conflictos en torno al recurso suelo,
pero también es determinante por el recurso agua y los abusos cometi-
dos por la empresa en contra de los derechos comunales143-144. En 1995
se funda la Asociación de Comuneros Sin Tierra -costi-, conformada
por comuneros de Tintaya Marquiri que demandaría soluciones.
141 Maritza Paredes. Discurso indígena y conflicto minero en el Perú, 2005, disponible en
[https://sepia.org.pe/publicaciones/peru-el-problema-agrario-en-debate-sepia-xi-tru-
jillo-2005/ ].
142 De Echave et al. Minería y Conflicto Social, cit.
143 Ídem.
144 Azpur et al. “Extractivismo y transiciones hacia el postextractivismo en el Perú”, cit.
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
Tabla 12
Hectáreas afectadas por expropiación o procesos
de compraventa en las comunidades145
Comunidad campesina
Hectáreas afectadas
Tintaya Marquiri
3.274.50
Alto Huancané
204.74
Sector Húnumayo (Alto Huancané)
246.00
Huano Huano
400.85
Alto Huarca
477.00
Bajo Huancané
151.77
Panfichi146 revela que en el contexto en el que nace la Mesa de Diálogo,
hay dos factores que merecen destacarse. El primero tiene que ver con
la oportunidad política que significó en el fin del Gobierno de Fujimori
y el inicio de la etapa de transición. Como se expuso, durante este pe-
riodo, las organizaciones de la sociedad civil tuvieron la oportunidad
de recuperar el protagonismo que había sido reprimido durante los
años 1990. En Espinar, esta situación se conjugó con el apoyo decidido
del Gobierno local a las reclamaciones de las comunidades afectadas.
El Centro Bartolomé de las Casas147 refiere que, en el primer se-
mestre del 2005, se presentaron conflictos en la provincia de Espinar,
vinculados a la explotación de los recursos mineros a cargo de la em-
presa bhp Billiton Tintaya, en los que han estado involucrados muchos
actores. De igual modo, las movilizaciones y hechos violentos giraban
en torno a las demandas locales que buscaban la reformulación del
Convenio Marco firmado en 2003, el mismo que fue promocionado
como el “ejemplo” a seguir en escenarios de conflictos relacionados
con la minería por parte de la empresa; sin embargo, los resultados
145 De Echave et al. Minería y Conflicto Social, cit.
146 Ibíd.
147 Centro Bartolomé de las Casas. Reporte Regional Cusco n.º 2. Vigilancia de las Indus-
trias Extractivas, Cusco, Centro Bartolomé de las Casas, 2005.
100
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
de la Comisión de Alto Nivel del 2005 no fueron productivos a falta de
funcionarios del Gobierno central con capacidad de toma de decisiones
en asuntos mineroambientales; en su lugar, se trata de “un saludo a
la bandera” tal y como refieren muchos dirigentes que lideraron estas
gestas148.
La bhp Billiton a cargo de Tintaya fue una corporación global y líder
en el extractivismo en el mundo; durante su existencia ha moderni-
zado la empresa, al encaminar proyecto de óxidos, aumentó de forma
considerable -volumen de producción de la empresa (óxidos y sulfu-
ros)- y la nueva presa de relaves de Huinipampa en la cabecera del río
Cañipia, a cambio ha llegado a importantes acuerdos entre la sociedad
civil y la empresa. Estos acuerdos son:
E. Convenio Marco y Mesa de Diálogo (2003-2004)
El Convenio Marco, suscrito por la entonces empresa bhp Billiton
Tintaya, significó un hito muy importante como logro de un sinuoso y
complejo proceso de confrontación y conflictos entre las sucesivas em-
presas dueñas del yacimiento y los Gobiernos locales y organizaciones
sociales de Espinar. El 3 de septiembre de 2003, bhp Billiton Tintaya
suscribió un acuerdo formal de inversión con las autoridades y la so-
ciedad civil de la provincia de Espinar, con la participación de garantes,
tales como el minem, congresistas de la República y Oxfam América.
El acuerdo “Convenio Marco por el Desarrollo de Espinar y Tinta-
ya” significó una alianza estratégica en las relaciones pueblo, empresa
y Gobierno local; que consiste, entre otras cosas, en la contribución
anual de hasta el 3% de utilidades antes de impuestos para financiar
proyectos de inversión social. Esto significó el aporte de US$ 66.8 mi-
llones de dólares comprometidos en ocho aportes entre el 2004 al
2011, en tanto 2012 y 2013 se instaló la Mesa de Diálogo a raíz de los
conflictos de 2012, donde se demanda el incremento al 30% del aporte
voluntario a Xstrata Tintaya (ver Figura 11). Los aportes del Convenio
al estar basados en un porcentaje de las utilidades antes de impuestos
son susceptibles y se ven afectados por las variaciones de los precios
148 De Echave, Diez, Huber, et al. Minería y Conflicto Social, cit.
101
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
internacionales del cobre y los costos operativos de la empresa y otros
factores. Después de 24 años de funcionamiento de la gran minería, la
empresa hace aporte significativo a Espinar, compromiso que se cana-
lizó para financiar proyectos de inversión social, que sin duda dinami-
zó la economía local, entre los proyectos resaltantes se tiene: Centro
de Recursos Educativos de Espinar -cree-, Programa de Capacidades
Humanas, Mecanización Agrícola en comunidades, Planta de Fibra de
Alpaca y Lana de Ovino, entre otros.
Figura 11
Evolución del Aporte del Convenio Marco, 2004-2013
El acuerdo del Convenio Marco se convirtió en el vínculo formal de co-
municación, consulta y participación de la sociedad civil y la empresa
privada para impulsar el desarrollo sostenible. Mediante el acuerdo en
mención, se negoció y celebró con la provincia de Espinar, cuando aún
no se había propuesto ni promulgado la Ley n.º 28.258 Ley de Regalías
Mineras, la empresa se comprometió a aportar hasta el 3% de sus uti-
lidades antes de impuestos para contribuir con el desarrollo local149.
En una entrevista realizada al congresista de la República por el
Cusco, Oswaldo Luizar sostuvo que “El Convenio Marco es una expe-
149 Xstrata Copper. Involucramiento comunitario para la gestión de Conflictos Socio ambien-
tales, cit.
102
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
riencia de Espinar que ha servido para que se imponga la propuesta de
aporte voluntario, que consiste en el impuesto a las sobre-ganancias
mineras; el ejecutivo no ha accedido y muchas empresas no han cum-
plido, pero en caso de Espinar, el Convenio Marco es algo más obligado
-el 3% por encima de lo que dan en otras partes-”.
Otro acuerdo formal se dio el 21 de diciembre de 2004 (ver Figura
12) entre bhp Billiton y las cinco comunidades adyacentes a la mina.
El acuerdo, que había sido aprobado y ratificado por la Asamblea Ge-
neral de cada comunidad, representaba más de una consolidación de
tres años de trabajo de la Mesa de Diálogo y un año de negociación150.
Fue un acuerdo sin precedentes sobre tierras, desarrollo sostenible,
medioambiente y derechos humanos, que puso fin a casi dos décadas
de reclamos y diferencias151. El cinturón adyacente, conocido también
como las comunidades de primera mano afectadas, está ubicado en
torno a dos subcuencas importantes: las de los ríos Cañipia y Salado,
siendo ellas: Huisa Ccollana, Tintaya Marquiri, Huanu Huanu, Bajo
Huancané, Alto Huancané, Anta Ccollana, Huarca, Alto Huarca y Suero
y Cama. Con estas comunidades, la empresa ha implementado un pro-
ceso de aportes y convenios de manera directa y preferente, en virtud
de un proceso de diálogo con la instalación de mesas temáticas, en las
cuales participan las comunidades, sus organizaciones sociales más
importantes y la empresa minera.
150 Barton. “Conflict Resolution in the Mining Sector The caso of the Tintaya Dialogue Ta-
ble”, cit.
151 Cooperacción. Actualidad Minera del Perú, n.º 219, 2008, disponible en [http://coope-
raccion.org.pe/wp-content/uploads/2017/11/BOLETINAMP219-1.pdf ].
103
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
Figura 12
Proceso de Diálogo y Concertación
En cuanto a los actores, los sucesos en torno a la expropiación o expul-
sión violenta de las poblaciones locales, marcaron a fondo la imagen
que éstas habían construido sobre el Estado: un actor distante, que
lejos de ser un representante legítimo de los intereses comunales, se
constituía en un agresor. Esta expropiación constituyó la “semilla” del
conflicto entre bhp Billiton Tintaya y las cinco comunidades de la Mesa
de Diálogo y fue determinante para que las propias comunidades plan-
tearan excluir al Estado de este espacio152. El Estado tiene un papel se-
cundario y por lo general brinda protección a las inversiones de la gran
minería153.
152 Camacho y Panfichi (ed.). Participación ciudadana en el Perú: Disputas, confluencias y
tensiones, cit.
153 Azpur, Baca, Viale y Monge. “Extractivismo y transiciones hacia el postextractivismo en
el Perú”, cit.
104
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
Figura 13
Principales actores durante las operaciones de bhp Billiton Tintaya
En la Figura 13 se observaron los principales actores y factores en la
evolución del conflicto socio-ambiental, durante la etapa de opera-
ciones de bhp Billiton Tintaya. La corporación multinacional bajo el
amparo del Gobierno central ha ampliado su infraestructura y ope-
raciones para aumentar su producción (proyecto óxidos) por la co-
yuntura favorable en los precios de los metales. En tanto, las cinco
comunidades campesinas adyacentes a la mina habían llevado pro-
testas debido al proceso de adquisición de sus tierras por la mina,
la contaminación de sus fuentes de agua y los abusos cometidos por
la empresa en contra de sus derechos humanos sin lograr que sus
demandas fueran atendidas. Con la formación de la corecami-Cusco,
como base de conacami, con el apoyo de CooperAcción y el Gobierno
local se preparó dos informes que sustentaban los reclamos de las
comunidades. Antes de recurrir a la oficina de Ombudsman de oxfam
Australia, las comunidades tuvieron contacto con el caso de la mina
de diamantes Ekati de bhp, al norte de la ciudad de Yellowknife del
Noreste de Canadá y hogar de cuatro pueblos indígenas, porque se
trataba de un caso interesante desde la perspectiva de “mejores
prácticas” por la implementación de un acuerdo ambiental154. Fue
154 José de Echave. Construyendo un proceso de toma de decisiones frente a operaciones mine-
ras, Lima, CooperAcción, 2001.
105
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
importante el intercambio de experiencias entre las comunidades de
Espinar y de Canadá, afectadas por la misma empresa bhp Billiton
en dos lugares distantes, pero con una problemática similar. Así mis-
mo, según los campesinos, es menester resaltar las acciones cumpli-
das desde el Frente de Defensa de Regantes de la Subcuenca del Río
Cañipia -fredermice-, para encaminar procesos de diálogo.
Oxfam América tradujo dichos documentos y los envió a la Ombuds-
man de la Minería de Oxfam Australia, quien los puso en conocimiento
de la alta gerencia de la empresa bhp Billiton en Melbourne, la que
informó que había decidido investigar el caso. Al terminar su primera
visita de investigación, la Ombudsman logró que la empresa bhp Billi-
ton participara en una Mesa de Diálogo con las cinco comunidades, co-
recami, conacami, la Municipalidad de Espinar, CooperAcción, Oxfam
América y la Ombudsman, en calidad de garantes del proceso. Después
de cuatro años de negociaciones, a finales de 2004 se llegó a un acuer-
do que sigue vigente y se encuentra en implementación.
De la misma manera, para llegar a importantes acuerdos, no solo
bastó la presión social a escala local, ejercida por la sociedad civil,
sino que ha sido determinante tener sucesos a escala internacional y
el desarrollo de conectividad. Las poblaciones vecinas al río Ok Tedi,
en Papúa Nueva Guinea, desde el año 1984 explican que dicho río ha
recibido la descarga de más de 80 mil toneladas de relaves por día,
por una mina de la compañía australiana bhp. En 1994, plantearon un
juicio en las cortes de Australia, el cual creó las condiciones para llegar
a un acuerdo, que concluyó con la construcción de una “represa” de
relaves y una compensación de US $500 millones155. El suceso en men-
ción ha sido difundido en Australia y se ha cuestionado seriamente la
política de responsabilidad social y de reputación internacional de la
empresa australiana, esto, por un lado; por el otro, la señora Ingrid
McDonald llegó a la mina de Tintaya a verificar las denuncias y quejas
de los afectados, las mismas que fueron incluidas en los informes de
Oxfam. Frente a este hecho, la multinacional bhp Tintaya no tuvo otra
opción que aceptar la negociación con las comunidades, lo que terminó
en acuerdos importantes.
155 Ibíd.
106
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
El Estado peruano ha implementado políticas proteccionistas a fa-
vor de empresas multinacionales al desarrollar un marco legal, y po-
líticas públicas por las cuales deja bastante libertad a las empresas.
En el periodo de la bhp Billiton, con la respuesta negativa podemos
apreciar que la Superintendencia Nacional de Administración Tributa-
ria -sunat- envía, el 27 de junio de 2005, al quinto vicepresidente del
Congreso de la República Sr. Michael Martínez, cuando éste solicita
información relacionada con los ingresos económicos tributarios de
dicha empresa-contribuyente registrado con ruc n.º 20.114.915.026
(ubicación en Anexo 4). Al respecto, Centro Bartolomé de las Ca-
sas156 establece que la información relativa a los ingresos tributarios
es difícil de conseguir porque las empresas no la colocan en sus res-
pectivos portales de transparencia. A su vez, la entidad pública sunat
indica que no está disponible esta información. Esta situación refleja
que el propio Estado influye a favor a las empresas extractivas, además
de tener en vigencia los Contratos de Estabilidad Tributaria (D. L. 662).
F. Análisis de las causas a través de los distintos
capitales durante las operaciones de bhp Billiton Tintaya
El Kn está conformado por los recursos naturales; así mismo, por los
servicios ecosistémicos que estos generan para el bienestar de las per-
sonas157. En Espinar se vive conflictos que giran alrededor de la afecta-
ción, posesión y calidad de recursos naturales, de forma fundamental
como el suelo y el agua; estás disminuyeron en cuanto a su calidad,
en las comunidades adyacentes a la mina; además, se hace visible los
indicios de contaminación ambiental, así como un desplazamiento y
reubicación de las comunidades. A partir de la privatización, se enca-
156 Centro Bartolomé de las Casas. Reporte Regional Cusco n.º 3. Vigilancia de las Indus-
trias Extractivas, Cusco, Centro Bartolomé de las Casas, 2006, disponible en [https://
www.yumpu.com/es/document/read/37789406/regian-cusco-vigilancia-de-las-indus-
trias-extractivas-03-grupo- ].
157 Cornelia Flora y Aron Thiboumery. “Community Capitals: Poverty Reduction and Ru-
ral Development in Dry Areas. Iowa State University”, en Annals of Arid Zone, vol. 45, n.º
3, 2005, pp. 239 a 253, disponible en [http://crsps.net/wp-content/downloads/SAN-
REM%20VT/Documents%20from%20SKB%20for%20Archive%20Purposes/4-%20
Scholarly%20Articles/10-2006-4-954.pdf ].
107
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
mina la modernización de la empresa y la ampliación de la capacidad
productiva. Por otra parte, el cobre estaba en ascenso debido a los pre-
cios internacionales y al incremento del volumen de producción en la
etapa privada, por lo que el Kn se mantiene.
En términos de salud, el Kh de seguro empiece a descender porque
los impactos se hacen más visibles y los primeros indicios de contami-
nación se evidencian a partir de las evaluaciones ambientales. Las ope-
raciones de Tintaya en esta etapa con enfoque empresarial han aumen-
tado su capacidad de producción y al mismo tiempo de modernización;
éstas, debido a la magnitud de las instalaciones de la empresa y la esca-
la de producción, son fuentes con altos impactos sociales y ambienta-
les. Entre éstas tenemos: las de cielo abierto, el depósito de desmontes
de mina, la planta concentradora por flotación de sulfuros primarios,
la presa de relaves Ccamacmayo, el transporte de materiales e insu-
mos, el inicio del funcionamiento de la planta de óxidos -la lixiviación
de minerales de pilas, y la nueva presa de relaves Huinipampa-.
Es importante mencionar que la presa de relaves de Huinipampa
se pone en operación en el periodo de bhp. El Centro Bartolomé de las
Casas158 refiere que, en los últimos meses del año 2003, bhp Billiton
pone en funcionamiento la Presa de Relaves de Huinipampa, autoriza-
da con la firma del Convenio Marco, con serias dificultades en conte-
ner las aguas de relave que se filtraron al suelo con suma facilidad. La
presa ha sido diseñada para contener 56.500.000 toneladas de relaves
provenientes de la planta de sulfuros, ubicada detrás de un dique de
46 metros de altura (más de ocho años de capacidad a las velocidades
de producción actuales). El dique se encuentra en un valle en forma
de “U” que conforma la parte superior de la quebrada Ccoluyomayo,
sector Huinipampa159. La planta de óxidos, que opera desde abril de
2002, produce cobre metálico (cátodo) en cerca de 38.000 toneladas
de cátodo/año160; ésta planta ha suscrito un contrato de estabilidad
tributaria hasta el año 2018.
158 Ibíd.
159 Walsh Perú. Informe - evaluación ambiental de las operaciones de Xstrata Tintaya S. A.,
cit.
160 Ídem.
108
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
Las reclamaciones a la empresa se centran en la presencia de conta-
minación en el agua, suelo y aire, lo cual fue agravado por la construc-
ción de la nueva presa de relaves en la cabecera del río Cañipia y de la
planta de óxidos161, además de las denuncias públicas que hacen las
mujeres sobre la contaminación, casi permanentes en los medios de
comunicación locales (radios).
Por estos hechos y otros, se realizaron monitoreos y vigilancia am-
biental sobre la operación minera. En el segundo Monitoreo Ambiental,
realizado en 2005, en la evaluación de las aguas en el sector Antapac-
cay, quebradas Minasmayo, Aguana y Chillareta, según los valores de
referencia de la Ley General de Aguas (Decreto Ley n.º 17.752), los valo-
res guía para agua potable de la Organización Mundial de la Salud y los
valores criterio establecidos en el i Monitoreo Ambiental Conjunto, se
reporta que uno o más parámetros exceden los niveles máximos de los
valores de referencia y que no se cumple en sulfatos con los criterios
Monitoreo 2002 (ver Figura 14), siendo estas zonas áreas de explora-
ción del proyecto Antapaccay y de la antigua mina Atalaya, localizada a
la cabecera de los ríos Cañipia y Salado, a 15 km del poblado de Yauri y
a 12 km al suroeste de la mina Tintaya.
161 Camacho y Panfichi (ed.). Participación ciudadana en el Perú: Disputas, confluencias y
tensiones, cit.
109
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
Figura 14
Variación de los Sulfatos en la zona de Antapaccay, 2005
Nota: 2.do Monitoreo Ambiental Conjunto (2005).
En el 1.er, 2.do y 3.er Monitoreo Ambiental, realizado en los años 2002,
2005 y 2010 se evaluó el suelo en el sector Huinipampa (suelo agrí-
cola), propiedad de la Sra. Florentina Merma Katacancha. A 300
m al Noreste del depósito de relaves y Ccancayllo-Sora Aucacancha,
predio de Joselo Meza, según los valores de referencia de la Guía
para limpieza de suelos en los Países Bajos, Holanda y la Guía de
Calidad Ambiental Canadiense -Suelos de uso agrícola-, siendo los
parámetros analizados: pH, capacidad de intercambio catiónico,
sulfatos y siete metales -arsénico, cobre, cadmio, hierro, mangane-
so, plomo y zinc-. Se reporta que las muestras de suelo sobrepasan
los niveles de arsénico en los tres monitoreos al comparar en la mis-
ma estación de muestreo (ver Figura 15). Siendo esta zona área de
la presa de relaves Huinipampa, ubicada en el distrito de Espinar,
cerca de las instalaciones de la mina Tintaya, la presa se localiza a 6
km hacia el oeste de Chabuca Sur y a 5 km hacia el norte del área de
las exploraciones de Antapaccay.
110
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
Figura 15
Calidad del suelo en el Sector Huinipampa
Nota: 2.do Monitoreo Ambiental Conjunto (2002, 2005 y 2010).
En esta etapa, a pesar de la ejecución de importantes proyectos con
los aportes voluntarios de la mina, dirigido a la ejecución de proyectos
sociales, al parecer no ha reflejado en resultados positivos (indicado-
res como la mortalidad post infantil, mortalidad en edad adolescente,
entre otros). La Mortalidad en Edad Post Infantil (muerte entre 1 y 4
años) y la Tasa de Mortalidad Post Infantil -tmpi- a nivel regional es de
1,3/1000 y las provincias de mayor riesgo son Espinar, Quispicanchi,
Canchis, Chumbivilcas y Anta. Las primeras causas de mortalidad de
población en etapa post infantil en la región Cusco corresponden a
traumatismos, envenenamientos y algunas otras de causa externa, en-
fermedades infecciosas-parasitarias y enfermedades del sistema respi-
ratorio. Respecto a la mortalidad en adolescentes en las provincias del
Cusco, esta es de 0,6/1000, aunque se considera que hay subregistro.
Un aspecto a destacar es que en relación al incremento de embarazos
adolescentes se ha evidenciado el problema de mortalidad materna y
aborto en condiciones inseguras. Las provincias afectadas con mayor
número absoluto de muertes en edad adolescente son: Cusco (38), La
Convención (24), Espinar (23) y Canchis (16). En términos relativos,
las provincias de mayor riesgo para mortalidad en edad adolescente
son: Espinar, Paruro, Calca y Canchis.
111
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
La empresa intensifica la compra de tierras para ampliar su capa-
cidad de explotación; y por consiguiente incrementar sus activos y
recuperar sus inversiones. Por otro lado, contaba y cuenta con una
normatividad legal favorable. La Ley n.º 18.880 (D. L. n.º 109) y el D.
S. n.º 017-96-AG, favorecían al propietario de la actividad minera, per-
mitiéndole recurrir sin rodeos ante el minem y solicitar la servidumbre
de los terrenos del propietario de tierras. Con el desplazamiento de
los campesinos se agudizaron los escenarios conflictivos; como indica
CooperAcción, la empresa, al usar la fuerza, recurrió a policías y trac-
tores que destruyeron cercos y viviendas.
Los dirigentes que lideraron conflictos del 2005 fueron denunciados
por protestar y por haber tomado la mina de Tintaya; 74 campesinos
de Espinar corrieron la misma suerte. La mina de Tintaya era entonces
propiedad del grupo bhp Billiton. Los comuneros fueron procesados
por delitos de peligro común, coacción, resistencia a la autoridad y
apología del delito. La acusación del fiscal superior de Canchis implica-
ba ante todo a los dirigentes del Frente de Defensa de los Intereses de
Espinar -fudie- y a los de fucae, entre los que se encuentran también
miembros de las rondas campesinas y dirigentes de varias comunida-
des162. Los pobladores de Espinar han brindado su apoyo en todo mo-
mento y se hicieron presente, cuando los absolvieron en el año 2008
en la ciudad de Sicuani (Cusco), para respaldar a sus compañeros, por
lo que al conocer el resultado del proceso y la absolución de los proce-
sados, celebraron y propusieron que el 9 de diciembre fuera declarado
como el “Día de la Solidaridad en toda la provincia de Espinar”163.
Respecto a la información laboral, la compañía bhp Billiton Tintaya
S. A. contaba con 900 trabajadores distribuidos de la siguiente manera:
646 trabajadores con contrato a plazo indeterminado, cuatro trabaja-
dores con contrato sujeto a modalidad, y 250 trabajadores terceriza-
dos. Además, el 72% de los trabajadores se encuentran bajo régimen
laboral. En cuanto a la afiliación sindical, el 71% de los trabajadores
162 CooperAcción. Actualidad Minera del Perú, cit.
163 Ídem.
112
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
ejerce su derecho de libertad sindical, más el 29% de los trabajadores
no goza del mencionado derecho164.
Por el lado del Ke, es determinante analizar la mejora de produc-
ción de la empresa privada y al mismo tiempo la mejora económica.
La minera Tintaya es el tercer productor de cobre del país y, de mane-
ra marginal, también extrae oro y plata165. En 2004, su producción de
toneladas de cobre de concentrados equivalentes en fino fue de 118
mil TM, al superar de lejos el promedio de 81 mil TM de los últimos
años, periodo 1998-2001. En los años 2002 y 2003, casi la produc-
ción es mínima como producto de un cierre temporal de operaciones
de casi 18 meses. La producción de concentrados de cobre, expresada
en fino, fue de 1.015 toneladas en 2002 y de 51.644 en 2003, recu-
perándose en 2003 con más de 118.527 toneladas de cobre, lo cual
constituye el ingreso principal. En el mismo sentido, en el caso de la
plata, en 2001 se obtuvo 31.100 kilos, cantidad que disminuyó a 440
en 2002; subiendo a 7.040 en 2003; y llega a recuperarse en 2004 con
31.620 kilos o su equivalente en 31 toneladas (ver Figura 16). De allí,
es paradójico el posible cierre de operaciones en 2005 como parte de
la falta de garantías y la agudización de los conflictos sociales, frente
al cierre de operaciones del año 2002, como parte de una estrategia
empresarial frente a los deprimidos precios del cobre166.
164 Johan Otoya. Informe Anual sobre Responsabilidad Social Empresarial en Perú, Lima, Pro-
grama laboral de Desarrollo-plades, 2003.
165 Jorge Manco Zaconetti. “Minería y Conflictos Sociales: El Caso de Minera Tintaya S. A.”,
Revista de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional Mayor de San
Marcos, vol. 10, n.º 25, 2005, pp. 7 a 32, disponible en [https://sisbib.unmsm.edu.pe/
bibvirtualdata/publicaciones/economia/26/a02.pdf ].
166 Ibíd.
113
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
Figura 16
Producción anual de cobre, plata y oro
En cuanto al Kf, éste ha disminuido debido al crecimiento del cielo;
además, el suelo minero comprometía 4.754,85 hectáreas de las seis
comunidades de Tintaya Marquiri, Alto Huancané, Sector Huinumayo,
Huano Huano, Alto Huarca y Bajo Huancané, que implicó la pérdida de
infraestructura física (bañaderos, corrales, galpones, caminos, cercos,
casas, sistemas de riego, entre otros) y los modos de vida de los campe-
sinos. El Kp del sistema ha incrementado debido a la conectividad que
ha desarrollado la sociedad civil con otras entidades internacionales y
así negociar con la empresa; además de esto, unifica sus demandas y
canaliza con la presión social hacia la empresa, lo cual conllevó a acuer-
dos muy importantes.
F. Explotación a cargo de la empresa Xstrata Copper Tintaya
- Finales de la Primera Etapa i hasta la actualidad
El año 2006 se transfirió la unidad de producción de bhp Billiton al
grupo económico Suizo Xstrata Copper, al cambiar su denominación
social a Xstrata Tintaya S. A. Xstrata continúa con la explotación al lle-
gar a procesar en la planta concentradora 8.000 Toneladas Métricas
Diarias -tmd-. En 1998 se alcanzó una producción diaria promedio de
13.246 tmd y en la actualidad procesa 18.500 tmd en promedio men-
114
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
sual. La explotación corresponde sobre todo a la extracción de reservas
de sulfuros y óxidos de cobre, con tenores de oro y plata demasiado
pequeños como para ser determinantes en la valoración del mineral167.
La mina ocupaba un área superficial de 4.971,67 hectáreas, com-
prometiendo sobre todo la subcuenca del río Salado y del Cañipia, las
cuales pertenecen a la cuenca del río Apurímac. El río Salado está con-
formado por las microcuencas de la quebrada Ccamacmayo y la del río
Tintaya; ambos cauces nacen dentro de la propiedad de Tintaya y tie-
nen una dirección de flujo de sur a norte168. En relación a los recursos
humanos, Tintaya constituye una importante fuente de empleo para el
personal especializado. Según la Tabla 13, correspondiente al informe
de sostenibilidad, en Xstrata Tintaya el número total de trabajadores
es ascendente desde 2006 con 743 hasta alcanzar 1.546 en 2012. En
el caso del año 2010*, la fuerza laboral en Tintaya, Antapaccay, en fase
de construcción, se incrementó de manera significativa, con 1.018 em-
pleados y los años posteriores cada uno.
Tabla 13
Trabajadores de la empresa Xstrata Tintaya
por tipo de contratación y procedencia
Tipo de contratación
2006
2007
2008
2009
2010*
2011
2012
Plazo indeterminado
671
708
686
582
661
660
734
Plazo determinado
76
131
173
210
357
593
812
Tiempo parcial
-
-
4
-
-
-
-
Arequipa
-
-
248
-
512
597
811
Procedencia
Cusco
-
-
363
-
319
406
418
Lima
-
-
60
-
97
128
183
Total
743
839
863
792
1.018
1.253
1.546
167 Walsh Perú. Informe - evaluación ambiental de las operaciones de Xstrata Tintaya S. A.,
cit.
168 Ídem.
115
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
Según inei169 en Espinar se emplea 7.30% de la Población Económi-
camente Activa -pea- en el rubro de obreros y operarios de minas, can-
teras, manufacturas y otros, comparado con los resultados del cuadro
17, refleja generación de empleo nada significativo para la población
local. La gran minería no genera muchos empleos170. Además, el em-
pleo ofrecido en la zona, por lo general es de mala calidad. Los puestos
de especialistas y trabajadores calificados son ocupados por personas
que no provienen de las zonas mineras; incluso en ocasiones provie-
nen del extranjero. En Perú, la gran minería emplea alrededor de 0.9
% de la población económicamente activa -pea-; en Chile se emplea
1.4% de la pea; en Brasil, alrededor de 0.1% de la pea171.
G. Análisis de las causas a través de los
distintos capitales al final de Etapa i
Se caracteriza por el crecimiento de concesiones que involucra a la
dimensión territorial y megaproyectos, y explotación a gran escala.
No existen intentos visibles de restauración y/o recuperación de las
áreas degradadas por parte de las autoridades y/o instituciones, que
emprendan políticas de ese tipo, siendo el agua, suelo y pastizales los
recursos más afectados.
- Capital humano
El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, define al Índice
de Desarrollo Humano -idh- como un indicador social estadístico
compuesto por tres parámetros: vida larga y saludable, educación y
nivel de vida digno. El idh en el distrito de Espinar desde 1975 al 2002
no registra datos. Desde 2002 hay una mejora a nivel provincial y dis-
trital en el idh hasta 2012. La tendencia se mantiene constante hasta la
actualidad, donde se aprecia una mejora en el índice y en la ubicación
aventaja el distrito de Espinar sobre la provincia y una posesión resal-
tante a nivel departamental y nacional (ver Figura 17).
169 Ibíd.
170 Acosta. La Maldición de la Abundancia, cit.
171 Ídem.
116
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
Buena parte de la población de Espinar es campesina, con bajos ni-
veles de productividad, baja escolaridad y gran aislamiento territorial
en muchos casos; sin embargo, es notoria la mejoría en el distrito de
Espinar, la que podría derivarse del efecto del Convenio Marco, del ca-
non minero y gasífero, entre otros; lo que dinamiza la economía de la
provincia, pero se requiere análisis más específicos al respecto.
Figura 17
Índice de Desarrollo Humano -1975, 1980,
1993, 2000, 2002, 2003, 2007, 2010 y 2012-
Si bien, ha mejorado el capital humano como demuestra las cifras del
pnud, de seguro influenciado por las actividades económicas extrac-
tivas (global); es posible que en el futuro disminuya por efectos en el
capital natural.
El Centro Nacional de Salud Ocupacional y Protección del Ambien-
te para la Salud -censopas-, órgano de línea del Instituto Nacional
de Salud, desarrolló el estudio “Riesgos a la Salud por Exposición a
Metales Pesados en Espinar-Cusco” en los meses de agosto, septiem-
bre y octubre de 2010, donde se tomó una muestra de 506 personas
-en su mayoría mujeres-, provenientes de los distritos de Espinar,
Pallpata, Occoruro y Pichigua. Los puntos de muestreo de calidad del
agua y suelo corresponden al área de influencia del proyecto mine-
ro quechua, que se encuentra en la etapa de exploración, así como
también al área de influencia de la minera Xstrata Tintaya, que se
117
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
encuentra en la etapa de operación: Espinar/Yauri, Pallpata, C. C.
Huarca, Huisa Ccollana, Huisa, Huisa Cjuluyo, Hancollahua, Huano
Huano, Paccopata y Jattarana. Concluye que el 2.2% de la población
está contaminada con Cadmio por encima del valor referencial; un
5.5% lo está con mercurio; y un 4.7%, con arsénico, en cantidades
que superan el valor referencial. Éste es un indicador -como también
lo demuestran otros estudios- de la probable disminución del Kh; las
comunidades mencionadas se ubican cerca de la explotación minera;
de seguro son influenciadas por los relaves o por los drenajes ácidos
generados por la explotación minera. Sin duda, éstas requieren más
estudios especializados.
Dammert Lira y Molinelli Aristondo172 realizaron siete moni-
toreos ambientales, tres en el año 2008 y cuatro en 2009. En las zo-
nas de Ccamacmayo, Huinipampa y otros. En varias conclusiones los
resultados de muestreo no cumplen con los valores límites referen-
ciales en cuanto a arsénico, níquel y otros metales. Las aguas super-
ficiales solo están aptas para riego de vegetales de consumo crudo y
bebida de animales, mas no para el consumo humano (Ley General de
Aguas Clase iii). Al realizar la comparación de la Media Geométrica
de los niveles de parámetros analizados para la población de Espi-
nar y la población general de los Estados Unidos 2003-2004. Donde
los metales con mayor exposición relativa son talio y plomo, en ese
orden. No habría un nivel de exposición importante para arsénico,
mercurio y cadmio en la población dosada en las comunidades de
Huisa y Alto Huancané en comparación con la población de Estados
Unidos (ver Figura 18).
172 Dammert Lira y Molinelli Aristondo. Panorama de la minería en el Perú, cit.
118
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
Figura 18
Niveles de Metales en Orina en Alto Huancané y Huisa (Espinar)
En la planta de tratamiento de agua potable Virgen de Chapi, ubi-
cada en la provincia de Espinar, los valores de mercurio superan el
límite máximo permisible, tanto en la salida (0.0059 mg/L) como
en su ingreso (0.0034 mg/L), lo cual indicaría que la planta no es
eficiente en la remoción de contaminantes, por lo que sería nece-
sario realizar monitoreos adicionales. Otro estudio realizado en el
año 2011, desde luego, alarmó a la población debido a los resulta-
dos obtenidos; por su parte, la minera y el Estado han restado cre-
dibilidad por ser un estudio no vinculante; sin embargo, estos re-
portan situaciones que deben ser confrontadas con otros estudios.
Se encontraron concentraciones de metales pesados -en este caso
arsénico- que sobrepasan los límites permisibles definidos en los
Estándares de Calidad Ambiental para el Agua -eca-, no pudiendo
ser potabilizada con simple desinfección Clase i, Categoría 1: A1 del
D. S. n.º 002- 2008 -minam- y la Ley de Recursos Hídricos n.º 29.338
del 23 de marzo del 2009, que incorpora estos eca (ver Figura 39).
En los lugares donde se tomaron las muestras, se evidenció que las
aguas están siendo utilizadas para el consumo humano, animal y
también la agricultura.
119
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
Figura 19
Resultados Evaluación Ambiental de concentración de arsénico en las aguas
Nota: http://www.multiwatch.ch/cm_data/NewInternationalist_ XstrataMai2012.pdf.
El informe elaborado “Monitoreo Sanitario Ambiental” del año 2013,
por entidades del Estado minan, ana, oefa, digesa, censopas, ingem-
met y senasa, refiere que de los 313 puntos de monitoreo de agua
superficial, agua subterránea, agua de consumo humano, suelo, aire y
sedimento analizados, 165 de ellos (52.71%) muestran al menos un
parámetro que no cumple con los estándares, por lo que se consideran
puntos críticos. Respecto del agua de consumo humano el 70.6% de
puntos exceden el estándar que se refiere al capital humano- buena
salud (ver Tabla 14). El análisis de los mapas temáticos en función a
la subcuenca se observa que existe una concentración de puntos en
los cuales tienen al menos un parámetro que supera la normatividad.
Las aguas superficiales y subterráneas, en algunos lugares cercanos a
las actividades mineras de Xstrata Tintaya, muestran concentraciones
de metales y otros elementos físicos y químicos superiores a los eca
(agua para riego de vegetales y bebida de animales). Eso se observa en
Tintaya, Tintaya Marquiri, Alto Huancané, bajo Huancané, Alto Huarca,
Huinipampa, Quetara i, Huisa.
120
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
Tabla 14
Puntos de muestreo y determinaciones
analíticas que superan los estándares
Agua
163
92
56.44
7,940
137
1.72
superficial
Agua
2
0
0
144
0
0
subterránea
Agua de
consumo
58
41
70.6
2,668
83
3.11
humano
Aire
22
1
4.54
558
1
0.17
Sedimento
41
23
56.09
35
Suelo
27
8
29.62
759
10
0.13
Total
313
165
52.71
12,069
266
2.2
Nota: Informe Final Integrado de Monitoreo Sanitario Ambiental Participativo de
Espinar (2013).
El informe de Walsh Perú S. A.173, referido a la evaluación ambiental
de las operaciones de Xstrata Tintaya, la existencia de contaminación
del agua a nivel de percepción es preponderante entre las poblaciones
que habitan el entorno de la mina. Veamos cómo se expresaban éstas
en 2002; conforme la Tabla 15, la contaminación del recurso hídrico
era sin reservas percibida como efecto de la actividad minera.
173 Ibíd.
121
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
Tabla 15
Percepción de existencia de contaminación174
Si
96.9
98.3
96.0
86.5
89.7
79.5
92.4
No
3.1
1.7
-
5.4
8.6
11.4
3.9
Ns/Nr
-
-
4.0
8.1
1.7
9.1
3.7
Total
100.0
100.0
100.0
100.0
100.0
100.0
100.0
Frecuencia
97
120
126
148
58
44
593
En lo referente a la población de adolescentes y jóvenes, quienes repre-
sentan un gran sector de la población del distrito de Espinar, pocos se
encuentran afiliados a seguros de salud. Según el inei175 (2007), el 69%
de la población de adolescentes y jóvenes entre 12 y 24 años de edad
del distrito de Espinar no acceden a ningún tipo de afiliación a seguros
de salud en la zona (ver Tabla 16).
174 Walsh Perú. Informe - evaluación ambiental de las operaciones de Xstrata Tintaya S. A.,
cit.
175 inei. Censos Nacionales 2007: xi de Población y vi de Vivienda, cit.
122
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
Tabla 16
Diagnóstico en salud sexual y reproductiva en adolescentes y jóvenes.
Distrito de Espinar, 2009-2010
Varones de
Mujeres de
Tipo de seguros
Total
%
12 a 24 años
12 a 24 años
Solo en sis
588
613
1201
14.8
sis, essalud y otro
1
0
1
0.01
sis y essalud
2
0
2
0.02
sis y otro
1
1
2
0.02
essalud y otro
17
4
21
0.25
Solo essalud
483
486
969
11.9
Solo en otro
143
96
239
2.9
Ningún seguro
2.855
2.790
5.645
69.8
Total
4.090
3.990
8.080
100
– Capital social
Las condiciones sociales se caracterizan por la presencia de problemas
ligados al incremento del desorden social y prostitución, así como la frag-
mentación de las comunidades que dan paso a propiedades privadas fami-
liares a raíz de la compra de tierras por parte de la mina176. Por otro lado,
en cuanto a riesgos sociales, se debe considerar las violaciones a los dere-
chos humanos, las cuales sobran en las zonas mineras. Según De Echave
et al177 en el caso de Tintaya un total de 34 casos potenciales fueron regis-
trados y reportados, de los cuales en cuatro casos se produjo violación,
seis de seguro sucedió una violación, 19 casos no ocurrió violación y cinco
no se pudo establecer, según el informe del Instituto de Defensa Legal. Se
reconoció la muerte de cuatro comuneros, y hubo actos de violencia se-
xual contras las mujeres de las comunidades adyacente a la mina178.
176 Acosta. La Maldición de la Abundancia, cit.
177 Ibíd.
178 Cuadros Falla. Impacto de la Minería en la Vida de Hombres y Mujeres en el Sur Andino,
cit.
123
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
Los conflictos sociales adquirieron un componente político, entre
otras demandas la reformulación del Convenio Marco (aporte de 3%
al 30% de las utilidades). La reacción tardía y poco efectiva del Gobier-
no central en la prevención de conflictos ha desencadenado una crisis
social, al dejar tres muertos y una decena de heridos. El diario La Re-
pública (1 de junio del 2012) muestra al alcalde de Espinar retenido en
una carceleta por promover una “huelga indefinida” de ocho días. Estas
crisis sociales generan un futuro incierto y rompen el grado de cohe-
sión de los pobladores, por lo que el Ks se encuentra en decadencia.
Por otro lado, el Ks también disminuye en términos de comerciali-
zación de productos locales de algunos sectores (Cañipia); la presen-
cia de la mina ha creado condiciones de percepción de contamina-
ción ambiental en las principales zonas productoras, es decir, en las
subcuencas de Cañipia y Salado -productoras de carne, leche, queso,
etc.-, repercutiendo en la pérdida de algunos mercados claves para
productos procedentes de Espinar -en este caso, Cusco ciudad y Are-
quipa-. Además, en los últimos años se promociona productos ecoló-
gicos, los cuales se limitan al acceso de mercados extra-regionales y
nacionales.
Acosta179 se refiere a la prostitución en zonas mineras con el tér-
mino night club o centros de diversión. Estos no solo constituyen
sitios de entretenimiento y diversión, sino que han sido representa-
dos desde la ciudadanía como espacios asociados al comercio sexual
y consumo abusivo de bebidas alcohólicas. Tintaya con tres décadas
de presencia en Espinar y precedentes negativos con trabajadores
en su gran mayoría de otras ciudades, acceden a los centros de di-
versión atendidos por las mujeres que trabajan allí, satisfaciendo
sus necesidades afectivas, pero sobre todo sus fantasías eróticas y
sexuales.
La población organizada demandaba el cierre definitivo de los night
clubs, bares y cantinas 15 años atrás; sin embargo, ahora no lo hacen;
al parecer, han incorporado al sistema (desarticulación del acervo cul-
tural). Por el lado del capital social, la inmensa capacidad económica
de la mina, frente a la economía de subsistencia de las comunidades, es
179 Ibíd.
124
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
uno de los mayores focos de desconfianza y conflicto hacia adentro de
la comunidad; se ha vuelto parte de la vida cotidiana el caracterizarse
unos a otros como “pro-minero” o “anti- minero”. Los pro-mineros son
llamados “vendidos” por los anti-mineros180. Además de esta situación,
los casos de corrupción generan desconfianza generalizada. Esto debi-
lita a las instituciones y organizaciones de la sociedad civil e impide el
desarrollo económico, social y político.
En la región del Cusco, La Convención y Espinar son privilegiados
por la explotación de gas y minerales, en el caso de Espinar, además
tiene los aportes del Convenio Marco. Por la extracción de estos re-
cursos han recibido millones de soles por concepto de canon y sobre
canon, así como regalías, por lo que el ingreso familiar per cápita de
la región Cusco es de S/. 305,3 mensuales, al ocupar el lugar 17 a
nivel nacional en el ranking elaborado por pnud. De acuerdo a un es-
tudio hecho por Ciudadanos Al Día. La Convención y Espinar tienen el
más alto nivel de ingreso per cápita de la región. Espinar de manera
específica recibe 556 mil soles por poblador. El distrito de Espinar en
el año 2012 el ingreso familiar per cápita es de 657.7 nuevos soles
(ver Figura 20). En el distrito de Condoroma es de 3 mil 94 soles, sin
embargo, este balance no siempre se refleja a nivel de la población,
continúa los conflictos, la desconfianza, la pobreza y otros problemas
sociales. En La Convención, el 47.8% de sus 179 mil habitantes viven
en la pobreza y la mortalidad infantil llega la escandalosa cifra de
18.1%. Espinar posee una población de 68 mil 390 habitantes, pero
el 64.4% están en condición de pobreza y la mortalidad infantil su-
pera el 30%.
180 Cuadros Falla. Impacto de la Minería en la Vida de Hombres y Mujeres en el Sur Andino,
cit.
125
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
Figura 20
Ingreso per cápita en nuevos soles al mes
del distrito y provincia de Espinar-Cusco
El año 2012 como parte del equipo del Proyecto de Sistematización
y Recolección de Denuncias sobre conflictos socioambientales de-
sarrollado para la Municipalidad de Espinar, se sistematizaron 205
denuncias de afectados contra la ocupación minera, en número de
expedientes por comunidad; en Huancané Bajo, Antacollana, Alto
Huancané, Suero y Cama y Tintaya Marquiri (28%, 18%, 15%, 11%
y 6% cada uno) (ver Figura 21). Según el análisis, los problemas en
relación a la minería parten de dos ejes centrales: la contaminación y
la desigualdad socio-económica, a partir de estos ejes centrales se ge-
neran conflictos de tierras y comunidades, salud humana, salud ani-
mal, derechos humanos, exclusión y daños a la propiedad. Las denun-
cias presentadas en expedientes físicos, mediante Mesa de Partes de
la Municipalidad de Espinar, en su mayoría se refieren a la contami-
nación del agua y a la escasez de la misma. Esto produce problemas
en la salud de los pobladores y de sus animales, además la pérdida
de la productividad de los terrenos de cultivo, la escasez de pastos
para los animales y todo esto genera a su vez problemas económicos,
y por último conduce a la población a una situación constante de in-
satisfacción, de inseguridad en la salud, en la economía y en general,
en todos los aspectos.
126
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
Figura 21
Denuncias por comunidades del Distrito de Espinar, 2012
A nivel de la institucionalidad, la provincia de Espinar (ver Figura 22)
registrados al 2012 están centradas más a nivel de comunidades cam-
pesinas con 72, organizaciones de base con 26, instituciones públicas
con 14, Gobiernos locales con ocho y ong con cinco y los demás están
muy dispersas, mientras que los espacios tradicionales de centraliza-
ción se han debilitado. La mayor parte de las organizaciones tienen
influencia en el espacio distrital y muy pocas en la provincial.
Figura 22
Institucionalidad en la Provincia de Espinar al 2012
127
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
-
Capital natural
El Kn en términos de stock está disminuyendo, porque Tintaya está en
fase de cierre. En cuanto a la producción, en el primer semestre de 2010,
experimenta variaciones negativas respecto al mismo periodo del 2009:
la producción de cobre presenta una caída del 6%; el oro cae 17%; y la
plata, 2%. La producción de cobre presenta una tendencia decreciente;
esta situación obedece en principio a la disminución de la ley mineral,
es decir, al agotamiento del mineral, lo cual se explica dada la mayor
distancia en el traslado del mineral a la planta de concentración. Este
hecho tendrá como efecto directo en la generación de los recursos del
canon para los años 2012 y 2013, tal como sucedió en el 2009, año en
que se generó menos canon que en el 2008 (ver Figura 23). En tanto,
por una parte, Tintaya está en su fase final de explotación; sin embargo,
Antapaccay se encuentra en plena explotación y triplicará el promedio
de producción de Tintaya181. Esto implica remover tierras ganaderas
para la extracción del mineral a cielo abierto en dos zonas.
Figura 23
Comportamiento del volumen de producción minera metálica
Nota: Reporte Regional del Cusco n.º 12 (2010).
181 Walsh Perú. Informe - evaluación ambiental de las operaciones de Xstrata Tintaya S. A.,
cit.
128
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
El Kn natural en términos de calidad ambiental, tiene altos impactos
porque no existe inversión en el capital natural y se hace una presión
superior a su biocapacidad. Los recursos económicos provenientes del
Kn no se invierten para crear nuevos recursos en el largo plazo y me-
nos en la rehabilitación de las áreas ambientalmente degradadas182;
además de esto se suma uno de los factores como el cambio climático,
que afectará el sistema con la disminución paulatina del agua en sus
fuentes y con los procesos de agudización global de la sequía. Otros
problemas son causados por la minería con relación al uso del recurso
agua: ésta utiliza grandes cantidades para obtener los metales. Para
producir una tonelada de cobre se contamina entre 10.000 y 30.000
litros de agua y otras fuentes afirman que se llega a superar los 70.000
litros de agua183.
La minería a cielo abierto por lo general seca las vertientes alrede-
dor de la mina; mientras más profunda sea la mina, existirá un mayor
secamiento y habrá mayores impactos en la agricultura, ganadería y
clima local. La producción total de Xstrata Tintaya en el año 2007 alcan-
zó 251.094 toneladas de concentrados de cobre, que contienen 83.800
toneladas de cobre metálico184. Para obtener este nivel de producción
se procesan 6,8 millones de toneladas de mineral en la planta de sulfu-
ros y 3,7 millones de toneladas de mineral en la planta de óxidos y fue
necesario minar 76,5 millones de toneladas de roca. A esto, es preciso
sumar los numerosos proyectos mineros que están en la fase de explo-
ración, próximos a ser explotados, hecho que hace alta presión sobre
los recursos naturales del sistema. La explotación a cielo abierto, tal y
como se decidió en 1980, en la actualidad sobrepasa 31.000 hectáreas,
lo que modifica de forma severa la morfología del terreno, al apilar y al
dejar al descubierto grandes cantidades de material estéril185.
En cuanto a la disponibilidad hídrica, la provincia de Espinar cuenta
con 1.334 fuentes de agua, que corresponden a ocho ríos grandes, 245
182 Flora y Thiboumery. “Community Capitals: Poverty Reduction and Rural Development
in Dry Areas. Iowa State University”, cit.
183 Acosta. La Maldición de la Abundancia, cit.
184 Walsh Perú. Informe - evaluación ambiental de las operaciones de Xstrata Tintaya S. A.,
cit.
185 Ídem.
129
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
ríos y quebradas y 1.082 manantes, que en total generan una oferta
hídrica de 28.028,26 lts/s, que, en términos porcentuales, el que más
aporta con el 61.4% son los ríos menores y quebradas, los ríos grandes
con el 34.7% y los manantes solo aportan el 3.9% en el total de la dis-
ponibilidad hídrica.
Las aguas de los ríos de Cañipia y Salado son fuentes de abasteci-
miento de las poblaciones de Huisa, Alto Huancané, Huano Huano, Bajo
Huancané, Mamanocca, Huarca y Tintaya Marquiri, todos ellos ubica-
dos en el distrito de Espinar; las cuales están contaminadas con me-
tales pesados (arsénico, manganeso, hierro y aluminio) e incluso sus
niveles rebasan los límites permitidos. A esto se suma las descargas de
aguas servidas y acumulación de residuos sólidos. Otro indicador de
la disminución del Kn, es la contaminación del recurso hídrico de los
principales ríos del distrito. El río Salado y Cañipia se asocia a la conta-
minación con los relaves provenientes de Ccamacmayo y Huinipampa.
Además, Cañipia recibe 36 descargas de aguas servidas y Tucsamayo
con 200 desagües familiares (ver Tabla 17).
Tabla 17
Principales ríos contaminados de la provincia de Espinar
Descargas de
Acumulación de
Ríos
aguas
Basura
Precisiones
Superficiales
(botaderos)
Contaminación
Evaluar
Salado
minera de las
Cero
contaminación
relaveras
minera
36 descargas de
aguas servidas
Contaminación
Acumulación de
Cañipia
Contaminación
minera y de la
basura (botadero)
minera de las
población
relaveras
200 desagües
Botadero de
Río Muerto, Cloaca de
Tucsamayo
familiares
basura
Yauri Ciudad
Es probable que la salud humana se vea afectada en el área de influen-
cia y subcuenca abajo, y que se generen enfermedades debido a las
operaciones de Tintaya. En los dos últimos años oefa ha multado dos
130
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
veces a la empresa Xstrata Tintaya. Mediante R. n.º 249-2012-oefa/
tfa la multa de 24 Unidades Impositivas Tributarias -uit-, equivalente
a S/. 87.600,00 por la presentación tardía de reportes de monitoreos
ambientales y de 62 uit por infracciones ambientales, mediante R. n.º
203-2013-oefa/tfa de fecha 30/set. 2013. La sanción se impuso debi-
do a que se acreditó la responsabilidad de la empresa por la presencia
de sedimentos con alta concentración de cobre en un área aproximada
de 1000 m2 de pastos naturales.
- Capital político
Espinar es una de las provincias tradicionales en cuanto a las organi-
zaciones sociales. Data desde inicios de 1920 y cuenta con la presen-
cia activa de líderes campesinos, uno de los más conocidos es Domingo
Huarca Cruz. Después el sistema social se consolidó con la Reforma
Agraria, donde muchos campesinos organizados recuperaron tierras
para su aprovechamiento y manejo comunitario (Cecilia Méndez G.186).
En la actualidad los dirigentes son actores en la medida de su ejer-
cicio de poder; en cuanto a las falencias que puedan tener durante su
ejercicio dirigencial, la población procede a efectuar un cambio; de esta
manera, las organizaciones sociales no pueden caer en equivocacio-
nes o en acefalia. Para asumir la dirigencia se debe pasar por una serie
de mecanismos que dan legitimidad. Esta afirmación se sostiene por
el hecho de que el proceso de elección de los dirigentes es realizado
por votación de la población en congresos realizados para este fin. Al
Congreso asisten delegados de cada comunidad o de las asociaciones
según sea el caso; delegados que a su vez son elegidos por voto para tal
fin. Así mismo, se vota en asambleas la posición de las comunidades o
barrios ante diversos temas a tratar o de interés.
En cuanto a las autoridades locales el partido de Izquierda Unida
-iu- obtuvo victorias en tres de las cuatro elecciones municipales cele-
bradas durante los años 1980. En la Tabla 18 se presentaron los alcal-
186 Cecilia Méndez G. “The paradoxes of authoritarianism: army, peasants, and ethnic-
ity in Peru, from xix to xx centuries”, en Iconos. Journal of Social Sciences, n.º 26, Quito,
Flacso, 2006, pp. 17 a 34, disponible en [https://repositorio.flacsoandes.edu.ec/bit-
stream/10469/637/4/RFLACSO-I26-02-Mendez.pdf ].
131
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
des desde 1978. Como se puede observar, iu relegó a Acción Popular
en las dos elecciones municipales celebradas durante el Gobierno de
Fernando Belaúnde. Sin embargo, el Partido Aprista Peruano, logró
romper esta hegemonía en la elección de 1986, celebrada durante el
periodo de mayor popularidad de Alan García (1.er Gobierno). En la
siguiente elección, los resultados se devolvieron e iu volvió a ocupar la
alcaldía de Espinar. En la siguiente década, el mapa político de la pro-
vincia sufrió importantes modificaciones.
Tabla 18
Alcaldes de la provincia de Espinar desde 1978 a 2014
Alcalde
Periodo
Partido/ mov. Políticos
Sr. M. Eladio Castelo Santos
1978
-
Dr. Felipe Bustamante Flores
1979
-
Sr. Edmundo Álvarez Lazarte
1980
-
Sr. Víctor Torres Chuctaya
1981-1983
Izquierda Unida
Sr. Franco G. Andía Lazarte
1984-1986
Izquierda Unida
Sr. Arturo Espinoza Enríquez
1987-1989
Partido Aprista Peruano
Prof. Mario Ccorahua Salcedo
1990-1993
Izquierda Unida
Sr. Manuel Infantas Ccapatinta
1994-1995
frenatraca
Abog. Prudencio Aimituma Quispe
1996-1997
frenatraca
Bach. Pedro V. Caballero Tacar
1997-1999
Acción Popular
Movimiento de Integración
Econ. Óscar Mollohuanca Cruz
2000-2002
K´ana
Dr. Luis A. Álvarez Salcedo
2003-2006
Partido Aprista Peruano
Sr. Alfredo L. Salinas Pérez
2007-2008
Renacimiento Andino
Prof. Eloy Chancayauri Pezo
2008-2010
Renacimiento Andino
Movimiento Tierra y
Econ. Óscar Mollohuanca Cruz
2011-2014
Libertad
132
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
La historia de Espinar durante el siglo xx estuvo marcada por dos
grandes procesos. En primer lugar, se tuvo la recurrente contradicción
entre las haciendas y las comunidades por la posesión de la tierra has-
ta los años 1970, que desembocó en la Reforma Agraria y fue funda-
mental en la organización de las sociedades civil y política de la provin-
cia. Sin embargo, como se ha mencionado, dicha reforma no resolvió
el problema de la tierra; ahora existe una trampa de pobreza conocida
como la “minifundización”. En segundo término, durante las últimas
dos décadas del siglo xx, y sobre la base de una sociedad civil local mo-
vilizada, la dinámica social y política gira direccionado a la actividad
extractiva187.
En la década de 1970 la Reforma Agraria afectó en la provincia de
Espinar 94.482 hectáreas, con lo que se procedió a la eliminación de
la hacienda como forma de propiedad y sistema de producción. Con
este proceso, unas 30 mil hectáreas fueron entregadas a comunidades
campesinas que ahora ocupan el 75% del territorio provincial. Duran-
te 1983 fueron reconocidas 53 comunidades y varias más se hallan en
proceso de reconocimiento al llegar hasta la actualidad a 80 comuni-
dades reconocidas. La explotación de la tierra se realizaba en forma
individual. El usufructo y posesión de pequeñas parcelas de tierras co-
munales son parte de la institución comunal. De ahí puede sugerirse
que el minifundio es extendido en Espinar188.
El siguiente escenario de las organizaciones estaba relacionado a la
explotación de la gran minería por la recuperación de las tierras expro-
piadas; dicha preocupación era de especial importancia para Tintaya
Marquiri. En tanto los pobladores de Yauri demandaban que la mina
aporte al desarrollo de Espinar. En el escenario actual, Espinar tiene
particularidades, en principio marcadas por la presencia de las empre-
sas transnacionales.
Ahora bien, el Gobierno local en zonas rurales enfrenta grandes re-
tos; por un lado, la debilidad en administración de mega presupuestos
y por otro la abrumadora demanda de la población en la ejecución de
187 Camacho y Panfichi (ed.). Participación ciudadana en el Perú: Disputas, confluencias y
tensiones, cit.
188 Lovón Zavala, Díaz Correo y Echegaray Adrían. Tintaya, El desarrollo minero del Cusco,
cit.
133
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
sus proyectos que no por fuerza son prioritarias189. Esta situación per-
mite ganar a la minera espacios que no le compete, a esto se suma el
problema es que el Estado, comunidades y la empresa como actores
no convergen, debido a: problemas de comunicación, falta de objetivos
comunes y la desinformación190.
La iniciativa social expuesta en la Acción de Amparo (10/abr. 2012,
Juzgado de Espinar), interpuesta por la Municipalidad de Espinar a la
empresa Xstrata Tintaya en 2012, refiere que, pese a la existencia de un
convenio entre la sociedad de Espinar y la empresa Xstrata, se realizan
acciones de exclusión, al privilegiar la contratación de personal a sus
intereses. Ahora bien, en el documento hace referencia a la intromisión
de Fundación Tintaya en las decisiones autónomas de la provincia. Es-
tos hechos atentan contra el normal desarrollo, al alterar la paz y ar-
monía social, pues provoca divisionismos a nivel de las distintas orga-
nizaciones sociales y personas; así mismo, tal y como estas iniciativas
son puestas en práctica por la empresa demandada, conllevan a una
transgresión de lo dispuesto por el inciso 22, artículo 2.º de la Consti-
tución del Perú. Esta situación rompe la institucionalidad local, ya que
limita el ejercicio democrático de la sociedad civil por la intromisión
de la mina e impide el desarrollo económico, social y político191. Estas
acciones de la población organizada que ejerce influencia con ayuda de
las ong o Gobiernos locales hacen que el Kp suba.
- Capital económico
El Ke hace referencia a los recursos financieros disponibles para la in-
versión, que las poblaciones utilizan para lograr sus objetivos en ma-
teria de medios de vida192. Durante la presencia de la megaminería, se
189 Azpur, Baca, Viale y Monge. “Extractivismo y transiciones hacia el postextractivismo en
el Perú”, cit.
190 De Echave et al. Minería y Conflicto Social, cit.
191 Cuadros Falla. Impacto de la Minería en la Vida de Hombres y Mujeres en el Sur Andino,
cit.
192 Mary Emery y Cornelia Flora. “Spiraling-Up: Mapping Community Transformation
with Community Capitals Framework”, en Community Development: Journal of the Com-
munity Development Society, vol. 37, n.º 1, s/p, 2006, disponible en [https://www.uvm.
edu/rsenr/rm230/costarica/Emery-Flora-2006.pdf ].
134
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
puede decir que las capacidades para la generación de valor agregado
no han mejorado mucho, aún existe una deficiente e inadecuada activi-
dad comercial en la provincia. Por otro lado, los productos de primera
necesidad que se consumen en la capital de Espinar y en las comuni-
dades adyacentes a la mina, indican el precio superior en comparación
con otras provincias y la región; es decir el “costo de vida” es muy caro
en comparación con otras provincias.
En apariencia, el Ke tiene un comportamiento constante con tenden-
cia creciente por la dinamización económica de la actividad minera, co-
mercial y de los Gobiernos locales; sin embargo, en los últimos meses
el escenario social ha cambiado de manera drástica, lo que llevaría en
ciertos momentos a la caída del Ke debido a los continuos conflictos de
actores locales en contra de la empresa, en esencia por la demanda de
la Reformulación del Convenio Marco.
La historia nos demuestra que las épocas de bonanza excepciona-
les, así como llegaron también se fueron; en esa lógica en el futuro
existe la posibilidad de largos periodos de “vacas flacas” por efíme-
ros periodos de “florecimiento” gracias a los precios ostentosos de
los metales. En contextos como el caso Espinar, cuya economía local
o economías de enclave en las últimas décadas han sido dinamiza-
das por las actividades extractivas, es en extremo dependiente al
comportamiento de los precios internacionales de los metales. Las
economías de transnacionales, que externalizan los costos sociales
y ambientales al llevar en un futuro no muy lejano, al decremento
del Ke193.
Las transferencias más significativas comprenden al año 2007,
hasta mediados del 2013, al dar paso en los últimos meses a la re-
ducción del canon minero por caída de los precios de los metales.
China, el principal importador de nuestras materias primas, se des-
aceleró como un contagio de la crisis mundial. En suma, el Ke sus-
tentado en idh, ingreso per cápita del sistema en los últimos años
se ha incrementado.
193 Azpur et al. “Extractivismo y transiciones hacia el postextractivismo en el Perú”, cit.
135
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
- Capital físico
El Kf comprende las infraestructuras básicas y los bienes de produc-
ción que respaldan los medios de vida194-195. Sin embargo, tal y como se
mencionó antes, es evidente el impacto sobre el ambiente físico, es de-
cir las consecuencias de la actividad minera sobre los recursos: suelo,
agua, aire y ambiente biológico; en suma, sobre el ecosistema y la sa-
lud humana. Los impactos sobre las condiciones habitacionales están
referidos a las consecuencias de la actividad minera sobre la vivienda
y la infraestructura de los servicios de las comunidades adyacentes y
sectores urbanos.
Se restringe el acceso de las poblaciones campesinas a los recursos
naturales y económicos básicos, tales como el agua, para la ganadería
o el consumo humano -debido al uso intensivo por parte de la activi-
dad minera-; la calidad de dichos recursos comienza a degradarse. A
su vez, existen restricciones en cuanto al acceso a la propiedad y uso
de las tierras por parte de los campesinos -que pueden tener no solo
una significación económica sino también cultural-, al llegar incluso
a la destrucción o degradación de los sitios (arqueológicos o de culto
y/o sacralidad) con la consecuente pérdida o degradación de la infor-
mación cultural. En tanto, el Kf tiende a la disminución drástica debido
al proceso acelerado de numerosos proyectos de actividades extracti-
vas en Espinar, y el ámbito provincial. La infraestructura física (casas,
caminos, sistemas y canales de irrigación entre otros) utilizada como
herramienta para la producción de otros capitales se destruirán por
la expansión minera. Sin embargo, en términos globales, es decir en
zonas de exclusión minera, desde los aportes económicos del canon
que reciben los Gobiernos locales han mejorado de forma considerable
si hacemos una valoración a nivel distrital y provincial. El Kf referidos
al abastecimiento de agua, aún el número de usuarios es muy redu-
cido, saneamiento básico sin servicio representa (82%) y vivienda
194 Emery y Flora. “Spiraling-Up: Mapping Community Transformation with Community
Capitals Framework”, cit.
195 Flora y Thiboumery. “Community Capitals: Poverty Reduction and Rural Development
in Dry Areas. Iowa State University”, cit.
136
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
con adobe tapia (70%) siendo estos indicadores del capital físico de
Espinar (ver Tabla 19).
Tabla 19
Indicadores clave del capital físico de Espinar
N.º
Indicadores del Capital Físico
Tarifa plana
S/. 3.50
01
Abastecimiento de agua
Número de usuarios
5,339
Reservorios
4
Con servicio
18%
Saneamiento Básico (Por-
02
centaje de la
población)
Sin servicio
82%
Piedra y barro
13%
Adobe tapia
79%
Vivienda (En porcentaje
03
por material de construc-
ción)
Ladrillo
5%
otros
3%
H. Uso del agua por la empresa minera y sus efectos
Las fuentes de contaminación del agua son diversas: filtraciones de los
relaves, agua ácida de los relaves y desmontes, contaminación por las
aguas de los campamentos, filtraciones y derrames del proceso de li-
xiviación, etc. A continuación, se revisan estudios referidos en el caso
Tintaya.
La empresa Xstrata Tintaya S. A. utiliza un total de 548 lts/s, para
realizar sus operaciones minero-metalúrgicas: la planta de sulfuros re-
quiere 1.735 m3/hora (482 lts/s). Es posible que se esté abasteciendo
con 97 lts/s del río Salado, y el resto, con aguas recuperadas del proce-
so. La planta de óxidos requiere 200 m3/hora (55 lts/s) y se abastece
del río Tintaya; en operaciones, la mina utiliza 38 m3/hora (11 lts/s)
-al utilizar aguas provenientes de los cielos abiertos-. Los campamen-
137
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
tos mineros se abastecen de las aguas del río Salado, con anticipación
tratadas; también captan aguas de manantiales. Las aguas residuales
son descargadas hacia el depósito de relaves Ccamacmayo (166 hec-
táreas).
En zonas con actividad minera, los cursos de agua con potenciales
impactos por las operaciones minero-metalúrgicas son el río Tintaya,
las quebradas Yanamayo y Shanío Tintaya, las quebradas de Shangrilla
en la microcuenca del río Tintaya, y las quebradas de Chullumayo y
Paccpaco en la subcuenca del río Cañipia. La presencia de los aflora-
mientos de agua alrededor de los depósitos de relave de Ccamacmayo
y Huinipampa también constituye un riesgo ambiental en las fuentes
de agua cercanas por la manera en que están ubicados.
Así mismo, en octubre de 2010, el Ministerio de Salud -minsa- den-
tro del marco de la evaluación integral de salud, realizó una evalua-
ción de la calidad del agua de consumo de las poblaciones adyacentes.
Los puntos de muestreo se ubicaron en los lugares de captación de
las aguas superficiales y subterráneas que son conducidas hasta los
principales reservorios, así como piletas domiciliarias donde captan el
agua de consumo. Se tomó un total de 33 muestras en puntos que in-
volucraban a las comunidades: Huisa, Huano Huano, Huarca, Pallpata,
entre otras. Las conclusiones de la evaluación determinaron el hallaz-
go de concentraciones de arsénico (2 muestras) y mercurio (33 mues-
tras) en agua de consumo humano, las cuales superaron los valores
máximos establecidos por el DS 002-2008-minam y DS 031-2010-SA,
así como los valores guías referenciales de la oms.
En la entrevista realizada a uno de los políticos del Cusco, Wilbert
Rozas enfatizó que
los conflictos socioambientales en la Sierra, en especial de la zona rural,
provienen del agua, porque ésta se ha convertido en un elemento principal con
el cambio climático (escasez de agua). Se ha empeorado este problema cuando
la gran minería entra sin consideración en zonas que son mineras y en algunas
zonas que son esponjas de agua (origen de agua para las comunidades). Este
conflicto se presenta cada vez creciente, cada vez mayor; el problema no es
anti minero -el problema es pro-agua-. Nadie está en contra de la inversión,
sino el problema tiene que ver con la opinión de la gente -cuando no se respeta
la opinión de la gente, entonces se termina en conflicto-.
138
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
En las entrevistas realizadas a los stake holders -de gran importancia
en el escenario político de la región y del país-, corrobora su percep-
ción o molde mental que el impacto causado por la actividad minera
es espantoso para las comunidades locales y sectores urbanos aleda-
ños; afecta y altera de manera profunda sus vidas en todos los niveles,
desde lo ambiental, hasta lo económico, político y cultural. Por estas
razones, en los últimos años, los conflictos se presentan casi a diario.
La gran minería genera externalidades ambientales a veces irreversi-
bles, al contaminar el agua, los suelos y el aire con metales pesados
y substancias químicas196. Las consecuencias directas de los impactos
repercuten en las fuentes de ingreso de los comuneros, por la muerte
de sus animales, la pérdida de pastizales y la aparición de enfermeda-
des muy graves, hasta mortales. Además de ver su derecho a la salud
afectado, las poblaciones locales ven comprometidas sus actividades
económicas, en particular la ganadería, por la falta de agua y por la
contaminación.
El congresista cusqueño, en la comisión de Energía y Minas del Con-
greso de la República, solicitó atención urgente a la contaminación am-
biental por parte de la minera Xstrata Tintaya el 23 de agosto de 2006;
además, se acordó solicitar a los ministerios de Energía y Minas, de
Salud y de Agricultura, que adopten acciones inmediatas y de urgen-
cia para contrarrestar la contaminación originada por los relaves de la
empresa.
Oswaldo Luizar, en comunicación personal con el investigador de
este estudio, sostuvo que
el recurso más contaminado en la zona (se refiere a Espinar) es el agua, de
seguro porque está en la cabecera de la cuenca con presencia del mineral; al
respecto se debe realizar monitoreo independiente (imparcial); cada empresa
debe ser responsable de remediar. En caso de Las Bambas, por ejemplo,
¿qué va a ocurrir con las aguas mezcladas? (licuado). Eso también depende
de los estándares tecnológicos; al respecto, es preciso poner condiciones a
todos los proyectos que se vienen. Ha habido denuncias en el congreso en
la Comisión de Energía y Minas y de Medioambiente: se han constituido en
diversas oportunidades en la zona de explotación de Tintaya, en la presa de
relaves y en el campo, y el problema que se tiene es que no hay legislación
196 Acosta. La Maldición de la Abundancia, cit.
139
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
que permita el monitoreo en pastizales. Se han tomado muestras; entonces
no existe normatividad sobre el pasto y, por ende, no se puede sancionar nada
con referencia a la muerte de ganados, entre otros.
Respecto a la contaminación del agua, a continuación, se revisan las
medidas que ha tomado la empresa bhp-Tintaya. Según Pascó Font197
la compañía bhp-Tintaya invirtió más de siete millones de dólares en
su Programa de Adecuación y Manejo Ambiental -pama- entre julio de
1996 y la primera mitad de 1998. Los principales proyectos desarro-
llados durante este periodo abarcaron el estudio en la generación de
agua ácida de los desmontes y relaves, la implementación de equipos
de monitoreo, el control de sedimentos de aguas de mina y balance de
agua y la mejora del tratamiento de desagües domésticos y de la poza
de relaves.
La problemática ambiental sigue siendo un asunto preocupante
para la población -hasta hace muy pocos años-, la preocupación am-
biental era muy pobre. Los conflictos entre la empresa y las comuni-
dades, por los problemas ambientales y productivos que se generan
por la presencia de relaves y su disposición en la cabecera de cuenca,
siguen siendo frecuentes en algunos medios de comunicación local (ra-
dios). A nivel regional y nacional, los medios son parametrados y no
difunden problemas de contaminación referidos a la mina.
II. Actores y factores: Influencias
en el conflicto socio-ambiental
A. Locales o Actores Internos
1. Minera Xstrata Copper Tintaya
El 18 de mayo del 2006, Xstrata adquiere la minera Tintaya del grupo
bhp Billiton. Xstrata hasta entonces tenía presencia en Perú desde el
2004, cuando se adjudica el proyecto minero de Las Bambas. Xstrata
197 Ibíd.
140
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
como importante grupo minero diversificado, cuyas acciones se tran-
san en las bolsas de valores de Londres y Suiza y cuya casa matriz se
encuentra ubicada en Zug, Suiza, ocupa una posición relevante en siete
grandes mercados internacionales de los siguientes commodities: co-
bre, carbón metalúrgico, carbón térmico, ferrocromo, níquel, vanadio,
zinc y una creciente presencia en el sector de los metales del grupo del
platino198.
El 2007, Xstrata Copper anunció la creación de la División Sur del
Perú con sede en Arequipa. La nueva división es responsable del ma-
nejo de la operación minera Tintaya, de los proyectos de desarrollo Las
Bambas, Antapaccay y Coroccohuayco, de la exploración regional, así
como del desarrollo e implementación de la estrategia de crecimiento
de la compañía al sur de Perú.
Hoy poy hoy, tiene compromisos derivados del Convenio Marco y
de la Mesa de Diálogo con las comunidades vecinas a sus operaciones.
Dentro de sus prioridades actuales y futuras se encuentra el desarrollo
del proyecto Antapaccay. Para ello, ha iniciado una estrategia indivi-
dualizada de compra de tierras. El relacionamiento con la comunidad
es básicamente con el área de “responsabilidad social”, la empresa tra-
ta de conseguir y mantener buenas relaciones, resolver las diferencias
con los dirigentes, acallar a los detractores, evitar eventuales oposicio-
nes a los proyectos mineros. El problema es cuando el conflicto se des-
encadena y escala hasta inmanejable. La empresa considera que esto
se debe a la acción de agentes con intereses políticos o ideológicos que
consiguen manipular a la población, es cuando recurre al Estado, el
mismo que no tiene efectividad en solucionar199.
2. Gobierno local
La dinámica centralista de Cusco ciudad y Sicuani a nivel de la región ha
debilitado a los Gobiernos locales en el contexto nacional. Siguiendo esta
198 Xstrata Copper. Involucramiento comunitario para la gestión de Conflictos Socio ambien-
tales, cit.
199 Cuadros Falla. Impacto de la Minería en la Vida de Hombres y Mujeres en el Sur Andino,
cit.
141
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
misma línea, codepe200 refiere que la centralización del poder político
en el ejecutivo con preponderancia en Lima, la verticalidad en la toma
de decisiones, la desestabilización de los Gobiernos locales de diferente
línea política al del partido gobernante, la persecución política a los líde-
res surgidos de la lucha por la descentralización y la democracia.
Este escenario no es ajeno a las relaciones comunitarias entre la
minera y el Gobierno local, teniendo la empresa el poder económico,
social, político, ahora con más acentuación desde el Convenio Marco.
En dicho convenio la empresa aporta el 3% de las utilidades para la
ejecución de proyectos y estas obras son aprobadas e inauguradas por
ong allegadas a la minera, situación que resta autoridad a los Gobier-
nos locales.
Siendo la minería una actividad que genera cambios de gran magni-
tud e intensidad en los ecosistemas al limitar su biocapacidad, los Go-
biernos locales ante esta situación parecen tener limitadas iniciativas
legislativas o solo por desconocimiento del marco legal. Exdirigentes
de las organizaciones de base asumieron la alcaldía, estos, desde el Go-
bierno local han promovido y encabezado movilizaciones sociales, al
exigir el cumplimiento de las promesas de la empresa. En la actualidad,
el Gobierno local trabaja en un “paquete” de obras para la provincia
con los ingresos del canon, mientras que el Convenio Marco está para-
lizado por posiciones antagónicas y por la reformulación de este, ade-
más se ha implementado la Gerencia de Gestión Ambiental y Recursos
Naturales.
Entre otros actores el Gobierno local tiene una ubicación variable
dentro del conflicto, al parecer depende de la posición política y par-
tidaria; en muchos casos es ausente y en tanto en la coyuntura actual
tiene una posición de actor primario antagónico a la minera. Al parecer
la limitación está referida a las capacidades de negociación, Mesa de
Diálogo efectivas y sus roles y funciones de liderazgo, muestra de for-
ma clara precariedad en la capacidad instalada de recursos humanos
calificados y en el manejo de instrumentos de gestión municipal.
200 codepe. Plan Maestro y Estrategias de Desarrollo Provincial, Espinar, Servicio Alemán de
Cooperación Técnica y la Asociación de Servicios Rurales, 2000.
142
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
3. Comité de Gestión del Convenio Marco
Está presidido por el alcalde provincial y compuesto por los represen-
tantes de la minera, fudie, fucae, aupe y de las comunidades adya-
centes a la minera. Este espacio no tiene mucha simpatía dentro de
la población, porque se tiene la percepción de estar de manera diplo-
mática manejado por el representante de la empresa. Algunas veces,
demandan retiro o cambio del representante de la minera, que termina
en la suspensión de las reuniones mensuales acostumbradas, frente a
esta situación, la mina hace reuniones con organizaciones aliadas para
distribuir los presupuestos del Convenio Marco.
4. Organizaciones de base de la sociedad civil
Uno de los aspectos a resaltar de las organizaciones sociales es su
adaptabilidad y legitimidad en la representación ante la población. Con
la presencia de la megaminería y el crecimiento urbano de Yauri, las
organizaciones, sobre todo de barrios, asentamientos humanos, de co-
merciantes, mujeres y docentes, entre otros, empiezan a tener cada vez
mayor protagonismo y relevancia en el escenario local. Como instancia
centralizadora y única representante gremial que articula y organiza a
todas las organizaciones de base y en general a toda la sociedad civil
está el fudie, institución de presencia relevante en el proceso social de
Espinar. En la actualidad representa a 143 organizaciones e institucio-
nes de la sociedad civil provincial.
La fudie, fundada en marzo de 1988 con el fin de agrupar al con-
junto de organizaciones sociales de Espinar, tales como el Sindicato
Único de Trabajadores de Educación -sute Espinar-, Asociación de
Urbanizaciones y Pueblos Jóvenes de Espinar -aupe-, Organización de
Mujeres Campesinas de Espinar -somuc-, fucae, etc., con una agenda
de trabajo amplía que respalda las demandas provenientes de las zo-
nas tanto rurales como urbanas. El primer presidente de la fudie fue
el profesor Mario Ccorahua Salcedo vinculado de manera política al
partido de Izquierda Unida y quien en noviembre de 1989 fue elegido
143
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
alcalde de la Municipalidad de Espinar201. La fudie tiene un fuerte rol
coordinador y de representación de la población; es la cara visible que
se relaciona (para negociar, informar, convocar, etc.) con los actores ex-
ternos a la comunidad, como la empresa minera, las autoridades, entre
otros.
La fucae, desde finales de la década de 1970, en Espinar, había de-
sarrollado un importante trabajo de agrupamiento de las comunidades
alrededor de la actividad minera. En esta organización los dirigentes
son elegidos cada dos años por representantes de las comunidades. La
elección se realiza durante los congresos; a los cuales asisten un pro-
medio de diez representantes de cada comunidad. Este proceso otorga
una amplia legitimidad a la fucae para actuar en representación de las
comunidades.
Oscar Mollohuanca, en comunicación personal con el investiga-
dor de este estudio, sostuvo que
hasta 1988, el pueblo no estaba organizado centralizadamente; cada uno
actuaba con sus plataformas propias. Cuando se forma en 1988 fucae y fudie,
se centralizaron las plataformas y fueron más fuertes las demandas, donde
se priorizó la lucha contra el Gobierno local, pero hasta entonces no había
una propuesta concreta ante la mina. En el año 1990 entra un alcalde con una
visión distinta; en ese momento las condiciones organizativas estaban dadas
y se canalizó el descontento social, al buscar reivindicaciones meramente
económicas, tanto para el campo como para la ciudad. Se produce la toma de
Tintaya el 21 de mayo. Lo que ocasionó la explosión social fue la millonaria
propaganda que hacía la mina, y de hecho el alcalde canalizó la propuesta,
porque las organizaciones estaban sólidas porque venían de haber luchado
contra el anterior alcalde -Alcalde Aprista-.
5. Fundación Tintaya
Entidad privada sin fines de lucro ligada a la empresa que promueve el
desarrollo de las capacidades, habilidades y destrezas de los sectores
menos favorecidos de Espinar. La fundación ha ejecutado los proyectos
aprobados por el comité de gestión del Convenio Marco, así como pro-
201 De Echave et al. Minería y Conflicto Social, cit.
144
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
yectos de la comisión de desarrollo sostenible de la Mesa de Diálogo
y proyectos directos asignados por Xstrata Tintaya a favor de las co-
munidades. Para tener una idea en 2011, desarrolló más de 140 pro-
yectos pertenecientes al Convenio Marco, Mesa de Desarrollo, Proceso
Bilateral Cañipía y otros encargados de forma directa por la empresa,
que superaron los usd 15 millones.
6. Las comunidades adyacentes a la mina
Están en la zona adyacente de la empresa desde sus inicios (1979-
1980), estas comunidades han convivido con temas relativos al impac-
to de las actividades mineras sobre el ambiente, diversidad biológica,
salud humana, cultivos y crianzas. Situación de los Derechos Humanos-
en las relaciones entre empresas y familias de comuneros, que marcan
diferencias con la población. Constitucionalmente es la persona jurídi-
ca propietaria de las tierras que han sido concesionadas a la empresa.
En su mayoría las familias tienen una cultura ancestral, que practican
una economía de subsistencia a partir de la explotación agropecuaria
de la tierra, que tienen una lógica distinta al mercado202.
Como ha sido mencionado, desde las primeras exploraciones, las
comunidades vecinas a la mina de Tintaya sufrieron un conjunto de
impactos directos. Los principales temas de disputa fueron las expro-
piaciones de tierras del sector de Tintaya Marquiri, los problemas am-
bientales, el uso de los recursos hídricos de la zona y los posteriores
procesos de ventas de tierras. Las comunidades más afectadas fueron
las de la subcuenca del río Salado: Tintaya Marquiri, Alto Huarca, Alto
Huancané, Bajo Huancané y Huano Huano.
Por otra parte, la organización de los trabajadores de la mina, se
resalta su organización en la etapa estatal de la empresa, en tanto en
el periodo privado no han tenido incidencia social. Sin embargo, en
la actualidad los proveedores de bienes y servicios están en conflicto
abierto con la empresa, nos referimos al servicio de transporte de per-
202 Lovón Zavala, Díaz Correo y Echegaray Adrían. Tintaya, El desarrollo minero del Cusco,
cit.
145
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
sonal y de carga, en esencia por intereses económicos, aducen que no
reciben trato en igualdad de condiciones con las empresas foráneas.
Moisés Ccamerccoa, en comunicación personal con el investigador
de este estudio, sostuvo que
la organización de trabajadores en la etapa estatal básicamente giraba en
torno al aumento de remuneraciones, en tanto con la presencia de la empresa
privada estas han cambiado drásticamente, actualmente se conoce como
asotrame, organización sin fines de lucro, entre sus intereses es velar la
repartija de las utilidades, en tanto no han tenido incidencia social a favor de
la provincia, más al contrario crea imagen a favor de la mina.
B. Actores externos: regionales o nacionales
1. Estado
En el caso Tintaya, permite comprobar que la falta de una presencia
activa del Estado a nivel local en un contexto de gran asimetría de po-
der termina al dar poder de facto, casi absoluto en algunos casos, a la
empresa. El Estado no estuvo presente para mediar entre los intereses
contrapuestos de la sociedad civil local y de la empresa minera, ni para
garantizar los derechos de la población y, por lo tanto, la decisión del
más fuerte prevalece por décadas.
Si bien, el Estado cuenta con organismos especializados como osi-
nergmin, minem, minam, oefa y otros, que deberían velar por el bien-
estar de la población; estos terminan haciendo poco o nada, a pesar de
haber mejorado el marco normativo y la gestión socio- ambiental, más
al contrario genera vacío de poder que es llenado por las empresas
mineras. Esta situación convierte al Estado en una institución en lo re-
lativo débil y muy centralizada en la capital departamental y nacional.
Hay una percepción extendida de que el Estado es el gran ausente y se
cuestiona la imparcialidad del Estado en el manejo de los conflictos
mineros.
Durante las últimas dos décadas, el Estado ha brindado un marco de
plena estabilidad jurídica, libertad económica, garantías, promoción a
las inversiones, total privatización, convirtiéndose en el promotor de
146
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
las inversiones, para las cuales promovió un conjunto de reformas para
favorecer a las empresas203.
Como resultado, Perú se ha convertido en un país cada vez más
atractivo para la inversión extranjera directa, debido a los resultados
macroeconómicos muy positivos que muestran varios años de creci-
miento sostenido y que se proyectan en el mediano plazo, marcos tri-
butarios estables y muy favorables para garantizar altos rendimientos
y utilidades, políticas públicas promotoras de la inversión como princi-
pal motor del desarrollo. En este marco, las empresas transnacionales
están invirtiendo cada vez más en proyectos de mediano y largo plazo.
2. Organizaciones No Gubernamentales
Una ong de desarrollo es una entidad de carácter privado sin fines de
lucro, de objetivos humanitarios y sociales, creada de manera indepen-
diente de los Gobiernos, así como también de los organismos interna-
cionales. De forma Jurídica adopta diferentes estatus según las leyes de
cada país, tales como asociación, fundación, corporación y cooperativa,
entre otras formas.
Estas ong se sumaron a los esfuerzos de la población con sus cono-
cimientos, recursos y redes, de forma tal que la sociedad civil se vio
complementada y empoderada hasta el punto de ser un contrapeso,
frente a la empresa minera. A continuación, se presentan a las princi-
pales ong involucradas y su rol en los conflictos. Por ello es que por lo
general la empresa tiene posición antagónica a las ong, porque esta se
pone en una actitud y discurso de forma explícita crítico a los métodos
y actuados de la empresa.
3. CooperAcción
Es una ong peruana establecida en 1997. Comenzó su trabajo a fines
de la década de 1990 bajo invitación de las comunidades campesinas
y el Gobierno local para que realice trabajo de investigación y asesoría
203 Azpur et al. “Extractivismo y transiciones hacia el postextractivismo en el Perú”, cit.
147
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
para fundamentar las denuncias de sus casos. Las comunidades solici-
taron que se les apoyara en la revisión de los procesos de compraventa
de tierras y que se analizaran los impactos ambientales generados por
las operaciones mineras en la zona204; desde entonces gestiona alian-
zas con la cooperación internacional y realiza asesorías orientadas a la
defensa de los derechos de las comunidades afectadas por la minería.
Interviene en la zona en principio a través de asesorías y proyectos
de desarrollo social con los afectados, siendo integrante de la Mesa de
Diálogo cumpliendo un rol central en la interconexión de los actores
locales con organizaciones internacionales como Oxfam América.
4. La Vicaria de Solidaridad de Sicuani
Desde 1987, la Vicaria realiza acciones de promoción y defensa de los
derechos humanos en las provincias altas del Cusco. Desde sus inicios,
el sector prioritario para su atención son las poblaciones rurales co-
munales, pobres y extremos pobres, como principio fundamental de
ser parte de la iglesia. Realizó “Monitoreo Ambiental en Espinar” con la
asistencia financiera de misereor-ihr Hilfswerk de Alemania.
5. Conacami
La Coordinadora Nacional de Comunidades Afectadas por la Minería
-conacami- surge el 22 de octubre de 1999, formada por un grupo de
comunidades afectadas por la minería (Vittor, 2009). Interviene como
un organismo de respaldo ante la problemática de las comunidades
afectadas por la explotación minera a nivel nacional, al desarrollar su
trabajo a través de las corecami. En el caso Tintaya, la conacami ha te-
nido una participación importante de acompañamiento, organización
y articulación de las comunidades205. En tanto se refiere que el caso
Tintaya comenzó a ser conocido y trabajado en varios espacios-local,
204 De Echave et al. Minería y Conflicto Social, cit.
205 Zegarra Méndez, Orihuela y Paredes. Minería y economía de los hogares en la sierra pe-
ruana, cit.
148
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
regional, nacional -y hasta internacional-, así como pondera que la
presencia de los promotores de conacami fue favorable para el forta-
lecimiento organizativo206. La coordinadora Regional de Comunidades
Afectadas por la Explotación Minera (corecami-cusco) viene a ser
base regional de la conacami, con sede en Espinar, En Tintaya se fundó
la corecami-Cusco, antes de la creación de la conacami207. Interviene
en la zona al desarrollar actividades de capacitación y formación de
líderes en las zonas afectadas por la explotación minera. Por otro lado,
es integrante de la Mesa de Diálogo como organismo de respaldo ante
la problemática de las comunidades afectadas de la subcuenca del rio
Salado, próximas a las operaciones de la mina Tintaya: Alto Huancané,
Bajo Huancané, Alto Huarca, Huano Huano, Tintaya Marquiri y Huisa.
6. Ministerio de Energía y Minas
Es un organismo central y rector del sector Energía y Minas que de-
pende sin rodeos del Gobierno central, que se encarga de promover la
inversión privada en el país, en muchas oportunidades sin consultar la
opinión de los pobladores afectados. Según Barton208, el dominio emi-
nente del Estado sobre los derechos mineros pone a las comunidades
ubicadas por encima de o cerca de depósitos de minerales en riesgo de
expropiación de tierras, en particular cuando las leyes que requieren la
aprobación local y la consulta son débiles o en absoluto no existen. Las
comunidades locales a menudo carecen del derecho al consentimiento
previo y por lo tanto incapaz de detener la exploración minera o la ex-
tracción en sus tierras a través de medios legales.
El minem, ha tenido intervenciones efímeras como en el caso del
cierre de mina que realiza la empresa, y la poca información sobre
este proceso, así como sobre la exploración del proyecto Antapaccay
a través de la Dirección de Asuntos Ambientales Mineros -dgaam-. La
206 De Echave, Hoetmer y Palacios Panéz (coords.). Minería y Territorio en el Perú: Conflic-
tos, Resistencias y Propuestas en Tiempos de Globalización, cit.
207 Zegarra Méndez, Orihuela y Paredes. Minería y economía de los hogares en la sierra pe-
ruana, cit.
208 Barton. “Conflict Resolution in the Mining Sector The caso of the Tintaya Dialogue Ta-
ble”, cit.
149
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
percepción del minem como entidad parcializada a favor de la empre-
sa, debido a la debilidad institucional que se ha reflejado en la incapa-
cidad de una adecuada supervisión y fiscalización de las actividades
mineras en temas ambientales y sociales, las intervenciones -cuando
se dieron- estaban caracterizadas como actor secundario a favor de los
intereses de la empresa minera. El caso resaltante en caso de Tintaya,
donde presidió la “Comisión de Alto Nivel” que llegó a enfrentar la cri-
sis producida en el año 2005, después de tres años no había resultados,
siendo el conflicto latente, con futuro incierto, en especial si es que el
minem desea seguir con el apoyo a los planes y objetivos de la poderosa
Xstrata en el proyecto Antapaccay.
C. Actores externos o factores internacionales
En el caso Tintaya se caracteriza por las intervenciones de unas series
de ong regionales, nacionales e internacionales que apoyaron el recla-
mo de las comunidades y de la sociedad civil.
1. Oxfam América y Oxfam Internacional
Es una confederación de 13 organizaciones que trabajan en conjunto
con 13.000 organizaciones locales en más de 100 países, en la búsque-
da de soluciones definitivas a la pobreza, el sufrimiento y la injusticia209.
Oxfam Internacional trabaja para ser una fuerza global de campañas
que promueve los valores de una ciudadanía global; a la vez, busca mo-
vilizar a la opinión pública para que la igualdad de las personas tenga
la misma prioridad que el crecimiento económico de las naciones. En
el caso de la Mesa de Diálogo; dos miembros de esta confederación in-
ternacional, Oxfam América (OA) y Oxfam Australia -antes Community
Aid Abroad (caa)- han jugado un rol gravitante a lo largo de todo el
proceso.
209 Martín Scurrah. Defendiendo Derechos y Promoviendo Cambios: El Estado, las Empresas
Extractivas y las Comunidades Locales en el Perú, Lima, Tarea Asociación Gráfica Educati-
va, 2008.
150
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
Oxfam América es un organismo internacional de desarrollo y ayu-
da humanitaria, con sede en los Estados Unidos y América del Sur, afi-
liada a Oxfam Internacional. Impulsa programas de desarrollo y brin-
da respuesta a emergencias, también organiza campañas dirigidas a
cambiar las políticas globales que mantienen y agudizan la pobreza.
Fue fundado en 1942 durante la Segunda Guerra Mundial, cuando un
grupo de ciudadanos de la ciudad de Oxford hacía campañas para em-
barcar alimentos destinados a mujeres y niños que sufrían hambre en
territorios ocupados en Grecia.
Su oficina regional para América del Sur atiende al Perú, Ecuador y
Bolivia. Su trabajo está centrado en esencia en incrementar la capaci-
dad de las comunidades y de sus organizaciones representativas para
defender sus derechos y administrar sus recursos para que puedan for-
talecer su cultura e identidad210. Un enfoque central del trabajo que OA
desarrolla en Perú está relacionado con el impacto del extractivismo
en las comunidades, al buscar asegurar el reconocimiento y la protec-
ción de los derechos humanos de las comunidades afectadas por esas
actividades. OA trabaja de manera directa con comunidades afectadas
por las actividades extractivas y sus organizaciones representativas y
ong como la conacami, la corecami Cusco y CooperAcción211.
Oxfam América llegó a la zona a través de su relación con la cona-
cami y CooperAcción. Esta oficina tomó conocimiento del caso Tintaya
y auspició el trabajo de estas instituciones en la zona de influencia del
proyecto minero. Además, fue el nexo con su par de Oxfam Australia
que, desde febrero del 2001, había creado una oficina dedicada al tema
minero, que brindaba apoyo a comunidades locales cuyos derechos
podían verse afectados por operaciones de empresas mineras austra-
lianas en cualquier parte del mundo. conacami solicitó que el caso Tin-
taya fuera asumido, pedido que fue aceptado, y en junio del 2001 fue
incluido en el informe anual de la oficina del Ombudsman de la Minería
de Oxfam Australia212.
210 Ibíd.
211 De Echave et al. Minería y Conflicto Social, cit.
212 De Echave, Hoetmer y Palacios Panéz (coords.). Minería y Territorio en el Perú: Conflic-
tos, Resistencias y Propuestas en Tiempos de Globalización, cit.
151
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
Por su parte, Oxfam Australia viene a ser el miembro australiano de
Oxfam Internacional y cuenta con una oficina del Ombudsman para la
minería desde febrero del año 2000213. La oficina del Ombudsman se
creó en respuesta a la falta de voluntad que existía en la industria mi-
nera australiana de solucionar quejas de las comunidades locales por
los impactos producidos por las mismas empresas australianas y otras
mineras en el mundo. La oficina del Ombudsman de Australia acogió el
caso de las comunidades vecinas a la mina de Tintaya y lo incorporó en
su plan de trabajo. Desde 2001, realiza visitas regulares al Perú y man-
tiene contacto con todos los integrantes del proceso. La última visita
fue en septiembre del 2006, al participar en una sesión plenaria de la
Mesa de Diálogo.
2. Precio de los minerales
La demanda mundial influye en los precios de los minerales y, sien-
do estos commodities, el precio de los mismos varía con la demanda
global. Xstrata ocupa una posición relevante en siete mercados inter-
nacionales de commodities, con sede en Zug, Suiza. Las operaciones y
proyectos se desarrollan en 19 países.
III. Situación actual del conflicto
socioambiental en Espinar
La empresa Xstrata Tintaya S. A. era propietaria de cerca de 5.630 ha
de terreno. A esto se suman los diversos proyectos que comprometen
grandes cantidades de tierras agrícolas y de pastoreo; a su vez, se in-
troducen muchos insumos químicos que son utilizados para el proce-
samiento de los minerales. Por otro lado, si bien no se compromete la
totalidad de los terrenos, se percibe el avance de las concesiones mine-
ras. Podemos ver en informaciones proporcionadas por CooperAcción
que opera en la zona, que no hay comunidad en la que no haya habido
concesión. Son empresas transnacionales quienes reportan el mayor
213 Scurrah. Defendiendo Derechos y Promoviendo Cambios: El Estado, las Empresas Extracti-
vas y las Comunidades Locales en el Perú, cit.
152
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
número de concesiones. Los distritos que comprometen sus territo-
rios de mayores extensiones son Espinar, Coporaque, Suykutambo y
Pallpata (ver Tabla 20).
Tabla 20
Empresas mineras con concesiones en la provincia de Espinar (al 2007)
Empresa/persona
N.º Concesio-
N.º Hectáreas
Distrito
natural
nes (aprox.)
(aprox.)
Xstrata Tintaya S. A.
70
59.136.66
Espinar
Mitsui Mining Smelting
09
6.099
Co. Ltda. Sucu
bhp Billiton World
16
13.899.83
Exploration Inc. Suc.
Coporaque
Xstrata Tintaya
12
11.600
Minera Barrick Mis-
06
2.495.78
Suykut-
quichilca S. A.
ambo
Compañía Minera Ares
02
1.400
S. A. C.
Pallpata
Xstrata Tintaya S. A.
16
14.600
Nota: pedc (2009).
A esto se suma la explotación de Antapaccay, aprobada por Resolución
Directoral n.º 225- 2010-mem/aam, con fecha 6/julio 2010, donde se
aprueba el eia del Proyecto “Antapaccay-Expansión Tintaya”, presen-
tado por Xstrata Tintaya S. A. Dicho proyecto minero comprenderá el
minado en dos cielos abiertos y, del mismo modo, los residuos mineros
se dispondrán en dos botaderos214. Esto, al igual que Tintaya compro-
meterá terrenos superficiales y el subsuelo donde se ubica el proyecto,
los cuales pertenecen tanto a Xstrata como a propietarios individuales
214 Golder Associates Perú S. A. Estudio de Impacto Ambiental Proyecto Antapaccay - Ex-
pansión Tintaya, 2010.
153
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
de las comunidades de Alto Huarca y Huisa y productores indepen-
dientes. Las comunidades más cercanas al área del proyecto son Alto
Huarca, Huisa, Tintaya Marquiri, Cala, Huisa Collana y la ciudad de
Yauri. El mineral chancado será transferido mediante una faja trans-
portadora en superficie hacia una nueva planta concentradora cerca
del cielo existente en Tintaya, donde se dispondrán los relaves espesa-
dos generados en la planta concentradora del proyecto después que el
cielo abierto de Tintaya deje de operar. La capacidad de procesamiento
esperada de la planta es de alrededor de 70.000 toneladas por día.
En un escenario futuro muy cercano se vienen los principales pro-
yectos de Xstrata Antapaccay, Ccorccohuayco y otros proyectos mine-
ros como: proyecto minero Quechua S. A., proyecto Constancia S. A.,
proyecto minero Las Bambas S. A., proyecto de exploración minera
Colqui Orcco, entre otros denuncios mineros. El mega proyecto Anta-
paccay, que cuenta con eia aprobado, hoy por hoy en explotación, pro-
piedad de Xstrata Copper y consiste en un depósito compuesto por dos
estructuras mineralizadas adyacentes, denominadas Antapaccay norte
y sur. Representa un importante potencial para aumentar la produc-
ción y prolongar la vida útil de los activos de Xstrata Tintaya por unos
24 años, de los cuales dos años son contemplados para la construcción
del proyecto, y los otros 22, para las operaciones. Luego de este tiem-
po, se procederá al cierre final215.
La explotación de Antapaccay, por un periodo de 22 años, genera
una gran preocupación y desconfianza entre las comunidades locales
del área de influencia, la cual teme los impactos ambientales y sociales.
Esta realidad tiende a generar conflictos aún más complejos y agudos.
En relación a los proyectos referidos, hay que agregar el proyecto Ga-
soducto Andino del Sur que comprende la construcción de un sistema
de transporte, que llevará gas natural al Cusco, Arequipa, Puno y Mo-
quegua; ésta compromete territorios de la provincia de Espinar.
El distrito de Espinar, se ha convertido en una suerte de “centro” de
las actividades extractivas y mega proyectos. Dentro de la actividad mi-
nera se resalta el cierre de la mina Tintaya y la apertura de Antapaccay;
se cuenta con el proyecto Majes-Siguas ii y el paso del gasoducto Sur
215 Ibíd.
154
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
Andino por su territorio, todos con marcados impactos ambientales y
conflictos sociales.
En el futuro, esta intervención podría ser mayor si se considera que
la actividad minera tiende a crecer. Por ello la necesidad de mantener
los mecanismos de monitoreo y control. Así, en la actualidad, según
el Plan de Gestión de Recursos Hídricos de la Subcuenca del río Sala-
do (2009), solo en el ámbito de la subcuenca del río Salado se tiene
registrado un total de 146 concesiones mineras, que ocupan 98.035,5
hectáreas poco más o menos, lo que equivale al 44% de la extensión
superficial de la subcuenca. Aunque cabe aclarar que solo una pequeña
parte de la concesión tiene probabilidad de ser explotada.
La calidad del agua, por lo menos en la subcuenca hídrica relacio-
nada a la explotación minera, es monitoreada por la Mesa de Diálo-
go Tintaya-Comunidades, la digesa, Xstrata Tintaya S. A. y oefa. Los
resultados supuestamente son difundidos a las comunidades que la
conforman. En tanto, no es suficiente dicha fiscalización de los impac-
tos negativos que puede generar la empresa, porque se considera que
sería necesario implementar proyectos de bioindicadores y que se in-
vestigue la ausencia de muchos seres vivos en la zona; estos resultados
obtenidos en dichos monitoreos deberían ser puestos en conocimiento
público (transparencia a todo nivel).
Por su parte, el Gobierno regional del Cusco, con la Comisión Téc-
nica Permanente de Seguimiento y Monitoreo Ambiental en abril de
2008, tiene una iniciativa en respuesta a las preocupaciones de las co-
munidades locales ubicadas en el entorno de las operaciones de Xstra-
ta S. A., sobre el grado de influencia que ejercen estas operaciones en
el ambiente (calidad y cantidad de agua, calidad de aire, calidad de los
suelos y efectos sobre la flora y fauna y ante todo sobre la población).
En los alrededores de la empresa minera se encontró un alto nivel de
selenio y nitrato en algunas zonas, lo cual ha sido denunciado de forma
pública a nivel internacional cuando antes fue la corporación bhp Billi-
ton quien formó sub comisiones justo con las comunidades afectadas
por la actividad minera, donde la empresa se comprometió a resolver
el problema del selenio producido por las actividades de exploración
en los sectores de Antapaccay y Ccorcohuayco, con el fin de eliminar
cualquier contaminación en esas zonas.
155
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
Entre los años 2010 y 2011, la zona estuvo inmersa en conflictos
debido al recurso agua, preciso a que son circunstancias en que toda la
provincia cuestiona el proyecto Majes Siguas ii. A esto se suma la uti-
lización de estos recursos por parte de la minera Xstrata Tintaya, que
afecta la subcuenca hidrográfica del río Salado y dos microcuencas de
Tintaya y Ccamacmayo; además de ésta, existen otros proyectos mine-
ros encaminados. El próximo inmediato es Antapaccay, el cual compro-
metería la subcuenca del río Cañipia. Al respecto, CooperAcción dice lo
siguiente:
La Autoridad Nacional del Agua (ana) ha señalado que garantizará el
cumplimiento de los acuerdos alcanzados entre la minera Xstrata y la población
que utiliza agua de la cuenca del río Cañipia. Francisco Palomino García,
jefe del ana, señaló que después de analizar conjuntamente las propuestas
y observaciones realizadas por el Frente de Regantes de la Microcuenca
Cañipia-Espinar, al eia de Antapaccay, la ana, como ente rector del Sistema
Nacional de Gestión de Recursos Hídricos, verificará que el eia del proyecto
minero garantice la conservación y preservación del agua del río Cañipia y
desarrolle el monitoreo constante de la cantidad y calidad del agua, una vez
que el proyecto minero inicie sus operaciones (s/p)216.
Por su parte, International Land Coalition-Programmes and
Advocacy217 refiere en el entorno de las operaciones de Xstrata S. A.,
sobre el grado de influencia que ejercen estas operaciones en el am-
biente (calidad y cantidad de agua, calidad de aire, calidad de los sue-
los y efectos sobre la flora y fauna, y ante todo sobre la población). La
magnitud de la empresa y su producción implica transporte de ácido
sulfúrico y otros insumos en cantidades mayores. Al respecto, las fami-
lias acusan a la minera Xstrata por causar polvo en la carretera afirma-
da, transitada sobre todo por los vehículos pesados que prestan servi-
cios a la empresa Xstrata Tintaya S. A. (vía Imata, Tintaya), y provocarla
muerte de los animales. El extracto de la publicación escrita por el dia-
rio La República (2010) expresó que la “familia Castillo denunció a la
minera hace tres años por causar la muerte de su ganado, debido al
216 Ibíd.
217 International Land Coalition-Programmes and advocacy. Strategies for supporting
social organizations in their conflicts with trans-national companies, cepes, 2011, dis-
ponible en [http://www.landcoalition.org/program/kpcepesll.htm. ].
156
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
polvo generado por los vehículos que transitan por la carretera que
cruza su fundo y que en su mayoría serían de Xstrata” (s/p).
Por otro lado, el informe n.º 001-2011-mpe-gdurma/earn-whp de
la Unidad de Educación Ambiental y Recursos Naturales de la Munici-
palidad de Espinar, sobre la constatación de un incidente del camión
bimodal de Xstrata Tintaya, constatado el lunes 10 de enero del 2011
a las 11:00 am, en el trayecto de Arequipa hacia Espinar, coordenadas
N = 8.307.134 E = 268.043 (desvío hacia Callalli con Condoroma). Este
camión bimodal hace servicio diario de transporte de ácido sulfúrico
para abastecer a la planta de procesamiento de óxidos. Un camión color
azul-blanco con línea horizontal azul, con inscripción “iberoamerica-
no” y “ácido corrosivo” fue visualizado en el lado izquierdo de la carre-
tera Arequipa, Espinar, a 15 metros de la pista de la carretera afirmada.
Así mismo, en el momento de la constatación, solo contaba con llantas
delanteras y carecía de cabina de conducción. Un segundo accidente de
este tipo ocurrió el 24 de enero de 2012, según el informe de la oficina
de Imagen Institucional de la Municipalidad de Espinar. Este tipo de
incidentes crea desconfianza y preocupación en la población, porque
no se cuenta con garantías ni seguridad en el traslado de insumos peli-
grosos que emplea la empresa en el procesamiento del mineral.
Marco Arana, en comunicación personal con el investigador de
este estudio, sostuvo que
En el caso de Espinar se está promoviendo actividades mineras en cabeceras
de cuencas, sin contar con planes de Ordenamiento Territorial-OT y procesos
de Zonificación Económica y Ecológica-zee, menos aún con Plan Regional
de Protección de Recursos Hídricos. En la misma zona hay problemas de
uso de agua; eso podría generar un conflicto muy grave que pondría en
peligro la inversión minera y suscitar un clima de inestabilidad en la región.
No olvidemos que tanto Espinar y el Cusco tienen una tradición de lucha y
movilización social.
IV. Causas de los conflictos socioambientales
actuales en el distrito de Espinar
Las causas de los conflictos son múltiples y complejas. Entre las cau-
sas potenciales de conflicto se dan por la afectación al recurso agua y
suelo. A esto se suma los riesgos ambientales, desplazamiento forzado
157
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
de las poblaciones locales, un marco débil de normas ambientales218, la
demanda de compensaciones económicas por parte de las comunida-
des locales, el rechazo a ciertos proyectos, dados por la percepción de
una fuerte afectación de la actividad minera sobre la vida de la pobla-
ción, tenemos las siguientes:
A. Afectación al agua
A lo largo del funcionamiento de la mina, y con mayor frecuencia en los
últimos años, las denuncias de los campesinos acusan contaminación
de las aguas de los ríos y canales de riego, que según ellos repercute de
primera mano en sus fuentes de ingreso basado en la actividad agríco-
la/pecuaria tal como se detalla en el análisis de capitales (sección ante-
rior). La problemática se ha extendido más allá del área de influencia,
para llegar a afectar también a las poblaciones que viven en la parte
baja de las subcuencas del río Cañipia y Salado. La presa de relaves
en Huinipampa fue construida en la cabecera de la cuenca de Cañipia,
que afecta cerca de 3.500 personas que viven en cinco comunidades de
la sub-cuenca. Tales comunidades son: Huisa, Huisa Ccollana, Huarca,
Antaccollana y Suerocama (Oxfam caa, 2003).
Estos estudios y otros referidos a análisis de capitales de la sección
anterior comprueban la afectación de calidad de agua superficial con
altos niveles de metales pesados como de sulfatos, molibdeno y man-
ganeso. En sedimentos el cobre, mercurio y arsénico. La presencia de
sulfatos está en las principales microcuencas adyacentes a la minera
(Camaccmayo, Tintaya y la relavera de Huinipampa) al igual que mo-
libdeno en la cuenca Camaccmayo las concentraciones más altas, al lle-
gar a 1.99 que superan el valor de oms (0.07) (ver Figura 24). En suma,
las aguas superficiales con presencia de algún metal por subcuencas
son, según ana y oefa: en Salado (25.77% y 11.66%), Cañipia (5.52%
y 11.66%) y Apurímac (0.00% y 1.23%) cada una.
Según esta información, las principales subcuencas se encuentran
en situación crítica por la gran presión combinada que recibe de di-
versos agentes, sobre todo de la minería. El panorama que grafica es
218 Azpur et al. “Extractivismo y transiciones hacia el postextractivismo en el Perú”, cit.
158
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
que el agua superficial no es apta para consumo humano, por un lado.
Por el otro, hay escasez de este recurso gran parte del año (periodo de
estiaje), lo que genera una serie de problemas críticos a nivel de los
productores agropecuarios de estas subcuencas.
Ahora bien, continúan las incertidumbres y tensiones sociales en-
tre comunidades y la empresa. Aunque existe una licencia social de la
población; continúan efectuándose quejas y denuncias casi a diario a
través de medios de comunicación (emisoras), sobre todo en relación
a la contaminación del agua. Las mismas deberían ser a la medida en-
tendidas y atendidas.
Figura 24
Presencia de Sulfatos en Aguas Superficiales-por subcuencas
Nota: Informe Monitoreo Sanitario Ambiental de Espinar (2013).
B. Afectación al suelo
La explotación a cielo abierto requiere de grandes extensiones de te-
rreno. Las fuentes consultadas coinciden en diagnosticar que la minera
compromete al menos 5.630 hectáreas (sin incluir Antapaccay), lo que
colisiona ante todo con el interés de los comuneros en el acceso a re-
cursos, al terminar muchas veces en explosiones sociales.
159
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
Junto al inicio de la gran minería, en esencia por las expropiaciones
forzadas se empezó con la expropiación a gran escala de los comune-
ros de su entorno comunal. Las comunidades tuvieron conflictos inter-
nos a raíz de pérdida de sus tierras y debido al descontento por el pago
de sus tierras. Las actividades de exploración y explotación iniciaron
sin consulta previa lo que se prestó a crear una relación asimétrica
de poder en el proceso de adquisición de tierras y condujo al pago de
montos irrisorios.
En el informe anual, Oxfam América219 dice que algunas comunida-
des informaron que las negociaciones (si es que las hubo) para la venta
y/o la expropiación de las tierras no se realizaron con la comunidad
sino con algunas personas. Miembros de las comunidades afirmaron
que las negociaciones y la venta incluyeron actos de corrupción, sobor-
no y engaños. Algunos representantes de las comunidades expresaron
la preocupación de que sus tierras fueron vendidas a la empresa sin
su consentimiento o conocimiento. Otros manifiestan que sus tierras
fueron expropiadas con una compensación muy pequeña o inexistente.
La mayoría dijo que fue obligada a salir de sus tierras, algunas veces
mediante desalojos violentos.
El conflicto relacionado con las tierras ha cerrado una etapa con la
Mesa de Diálogo (2004); en tanto la expansión de concesiones y pro-
yectos mineros en el sistema, generan conflictos e incertidumbres.
Se han desarrollado “monitoreos” de suelos para evaluar si los sue-
los han sido contaminados o no con metales. Según el plan de cierre,
existen 1.435 hectáreas que requerirán revegetación alrededor de
2016. Además, se requiere dispersar 20 cm de medio apropiado para
el crecimiento de plantas en las dos pilas de desmonte de roca (Bota-
deros 20 y 28) y así lograr su rehabilitación. Por otro lado, según el
plan los relaves de Ccamacmayo (218 hectáreas), existen 40.000 m3
de cobertura de suelo almacenados para usarse en la rehabilitación
de esta instalación220. No se especifican los requerimientos planifica-
219 Oxfam América. Informe anual 2001-2002, 2003, disponible en [http://biblioteca.spda.
org.pe/biblioteca/catalogo/buscar.php?campos1=&search=%20Oxfam&temas&bases=
&campos2=autor&search2=&conector1=AND&base= ].
220 Walsh Perú. Informe - evaluación ambiental de las operaciones de Xstrata Tintaya S. A.,
cit.
160
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
dos de cobertura de suelos para otras instalaciones, incluyendo áreas
industriales y de plantas, otros botaderos para desmonte de roca y la
poza de relaves Huinipampa. A pesar de que no todas las áreas distur-
badas necesitarán cubrirse con material apropiado para el crecimiento
de plantas, no queda claro si el volumen de suelo orgánico almacenado
es suficiente para el cierre de todas las instalaciones.
1. Pastizales
Siendo que la ganadería cumple una función clave de sustento en
Espinar, los campesinos presentan múltiples reclamos ante los repre-
sentantes de la minera. Debido a las operaciones mineras se identifica
cuatro impactos: destrucción de hábitats naturales, perturbación de la
cobertura vegetal, disminución de la diversidad de flora y fauna silves-
tre y desplazamiento de las especies de fauna silvestre221.
Con relación a la flora silvestre, se percibe la disminución de espe-
cies silvestres y plantas medicinales, así como la deficiencia y bajo cre-
cimiento de pastos naturales. Entre otras percepciones señaladas, te-
nemos la desaparición de especies, presencia de pastos secos y cambio
de color en los pastos naturales. Las comunidades de Huano Huano,
Suero y Cama y Anta Collana perciben que los pastos naturales no cul-
minan el ciclo vegetativo ni producen semillas.
La principal fuente de alimento de los ganados (vacunos, ovinos y
camélidos) continúa siendo los pastos naturales. Fuentes alternativas
de alimento para el ganado como los pastos cultivados o avena forra-
jera solo han sido desarrolladas en algunas comunidades. Por lo tanto,
la sobreexplotación de los pastos naturales existentes está poniendo
en riesgo la principal fuente de alimento del ganado222. La pérdida de
suelos ganaderos es creciente por lo que se reduce también los pastos
naturales en las comunidades de área de influencia, frente a esta situa-
ción el Sub grupo de Trabajo de Desarrollo y Producción llegó a los si-
guientes acuerdos: Que son 28.790.00 Kg de heno por día para alimen-
221 Ídem.
222 Ibíd.
161
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
to de animales que se requieren en el lapso de cuatro a cinco meses
(dependiendo del tiempo que dure la urgencia) de acuerdo al segundo
informe de la Agencia Agraria Espinar. La empresa ofrece 5.000 Kg de
heno por día a través de su último escrito presentado ante el Gobierno
regional del Cusco, sin embargo, la sociedad civil demanda y reafirma
su decisión de que el 100% sea cubierto por la minera.
2. Conflictos socioeconómicos
Los beneficios que otorga la mina a ciertas comunidades o miembros
de las comunidades han contribuido a generar conflictos internos o a
exacerbar los existentes. Así, en ocasiones se han producido conflic-
tos porque la empresa ha otorgado determinados beneficios u obras a
unas comunidades y no a otras que se sentían con igual derecho (dis-
tribución desigual de los beneficios).
Muchas comunidades locales, de posesión comunal y usufructua-
rios de recursos de subsistencia, sienten que no han recibido aún be-
neficios importantes, mientras ven que otras sí, al generar desventajas
económicas y sociales223. Por ello, están preocupadas por la integridad
de los recursos naturales y los sistemas sociales y culturales. Muchos
estiman el peligro que han percibido será aún mayor. En la subcuenca
del río Cañipia también hay una gran inquietud por proteger los be-
neficios que han aumentado para algunos a la fecha. Por ejemplo, la
productividad de la ganadería ha aumentado gracias a los canales de
irrigación, frente a los potenciales efectos ambientales. Tales divergen-
cias en los intereses y la desigualdad existentes tienen el potencial de
crear conflictos sociales.
Por otro lado, también se crean conflictos a causa de la relación la-
boral que existe entre los comuneros y la mina. Ante todo, la mayoría
de trabajos a los que acceden los comuneros en la mina son eventuales,
los comuneros trabajan a través de empresas contratistas conocidas
como “services”, como por ejemplo las empresas comunales. Segundo,
una gran parte de los comuneros no se encuentra calificados para la
223 Azpur et al. “Extractivismo y transiciones hacia el postextractivismo en el Perú”, cit.
162
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
demanda de personal de la mina. Esto se debe en gran parte a la natu-
raleza de la tecnología minera empleada por Tintaya, la cual demanda
personal calificado y/o especializado.
Pot último, existe la percepción en algunos sectores de la población
de que las actividades extractivas no son compatibles con la agricul-
tura u otras actividades económicas como la ganadería y el turismo.
Las actividades extractivas poco reguladas y controladas pueden ser
fuentes de riesgo ambiental que, muchas veces, se traducen en daños
colaterales a terceros, imponiendo cargas o sobrecostos a actividades
como la ganadería, cuya existencia y desarrollo pueden peligrar por la
disminución de la calidad y/o cantidad de agua disponible224.
V. Análisis de la interacción entre los
principales actores y factores del conflicto
socioambiental en el distrito de Espinar
La expansión minera sin precedentes ha ocasionado una serie de pro-
blemas, tales como la expropiación de los comuneros de sus tierras y
el incremento de las concesiones hasta 34,07% en el territorio pro-
vincial, en donde Espinar es el distrito más comprometido (ver Figura
25); a su vez, existen proyectos mineros en proceso de explotación y
otros proyectos futuros que hacen que el sistema sea cada vez más pre-
sionado por las actividades antrópicas.
224 Ídem.
163
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
Figura 25
Concesiones mineras de la provincia de Espinar225
En Espinar existían alrededor de 189 concesiones mineras, siendo los
distritos con mayor número de concesiones los distritos de Espinar,
Coporaque, y Suykutambo. En los últimos años, en la zona se han in-
crementado las concesiones mineras u otros proyectos mineros, los
cuales son apoyados por el Gobierno central. Frente a este hecho, la
sociedad civil sostiene que el Estado no defiende sus derechos, sino
por el contrario defiende los intereses de empresas privadas226.
El cambio político producido en octubre de 1968 determinó la
adopción en nacionalizar las empresas petroleras y mineras227. Así, el
gobierno expropió todos los yacimientos no explotados (entre ellos el
de Tintaya) y creó centromin Perú, que empezó la explotación minera
sin consentimiento de las comunidades campesinas.
Con la presencia de la megaminería se ampliaron las instalaciones
para mejorar productividad, rentabilidad y niveles de producción y en-
tre otras la instalación de dos presas de relaves conocidas: Ccamacma-
225 Cuadros Falla. Impacto de la Minería en la Vida de Hombres y Mujeres en el Sur Andino,
cit.
226 Ídem.
227 Samamé Boggio. El Perú Minero: Historia, cit.
164
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
yo y Huinipampa (102 ha de tierra), las cuales han sido producto de
sucesivas noticias de muerte de animales -en especial de truchas en
las zonas bajas- debido a su ubicación entre la subcuenca del río Sala-
do y el de Cañipia. El río Salado está conformado por las microcuencas
de la quebrada Ccamacmayo y la del río Tintaya; ambos cauces nacen
dentro de la propiedad de Tintaya y tienen una dirección de flujo de
sur a norte228.
Del Informe de Conflictos Mineros: marzo-abril 2008 de la Red de
Propuesta y Acción muqui (2008), un extracto sobre el incidente am-
biental dentro de las operaciones de Xstrata Tintaya establece que: “En
el incidente que se produjo el viernes 22 de febrero, las instituciones
de la Mesa recién fueron informadas el día martes 26 de febrero. Si
bien en dicho comunicado, la empresa señaló que se trató de un inci-
dente menor, producto del rebose de una de las pozas de contingencias
de lluvias, otras fuentes de información indicaron que este incidente
fue mucho más grave y que ocasionó daños mayores como la muerte
de truchas del río Coccareta”.
Por otro lado, Radio Vilcanota, el 28 de mayo de 2010 (Relave de
Xstrata afecta a las comunidades), expresa acerca de las continuas fil-
traciones de los relaves ubicados en la cabecera de las cuencas, lo si-
guiente: “Filtración de los relaves de Huinipampa de la empresa mine-
ra Xstrata Tintaya afecta a manantes de Huisa, sector Choquepito; sin
embargo, funcionarios de la transnacional se hacen de la vista gorda”.
La empresa es productora de concentrados y cátodos de cobre, y
entre sus insumos cuenta con el ácido sulfúrico (H2 SO4). Al respecto,
Gonzalo Burgos Ibarra realizó un estudio de comportamiento entre
los años 2005 y 2008: Evaluación del impacto del cierre de la mine-
ra Doe Run en la Oferta, Demanda y precios del ácido sulfúrico en la
sub-región Perú-Chile a corto y mediano plazo, donde las principales
operaciones y proyectos consumidores de ácido sulfúrico corrosivo, en
el caso peruano, son realizados en primer lugar por Xstrata Tintaya,
seguida por la minera Cerro Verde y en tercer lugar Southern Perú; los
principales importadores por volumen en Perú son las empresas mine-
228 Walsh Perú. Informe - evaluación ambiental de las operaciones de Xstrata Tintaya S. A.,
cit.
165
Conflictos socioambientales en la gran minería: estudio de caso ...
ras Xstrata Tintaya y minera Cerro Verde, con respecto a los diferentes
países productores.
Xstrata está entre las empresas aún con varios beneficios tributa-
rios por la vigencia de sus contratos de estabilidad jurídica (D. L. n.º
662). Las empresas cuyos contratos aún tienen varios años de vigencia
son Barrick, Xstrata Tintaya, Yanacocha y Antamina. En 2009, es am-
parada en su contrato de estabilidad jurídica vigente hasta el 2015229;
esto muestra la influencia política que puede tener la mencionada em-
presa, además el Estado es muy débil frente a las empresas privadas en
temas ambientales y sociales230.
Tabla 21
Relación de empresas con contratos de estabilidad tributaria
Proyecto
Periodo de estabilidad
Empresa
y/o Unidad
Inversión
Minera
Años
Inicio
Fin
Planta de
Xstrata Tintaya
123.54
15
1/1/1995
31/12/2009
sulfuros
Barrick Misquichilca
Pierina
275.49
15
1/1/1998
31/12/2012
Compañía Minera
Antamina
2,094.45
15
1/1/2001
31/12/2015
Antamina
Minera Yanacocha
La Quinua
57.93
15
1/1/2004
31/12/2018
Planta de
Xstrata Tintaya
61.77
15
1/1/2004
31/12/2018
óxidos
Nota: Baca y Ávila (2010).
Xstrata es una de las empresas que tiene convenio de estabilidad tri-
butaria, que implica el no pago de regalías y no pago al Fondo Minero
Local del Programa de Aporte Voluntario (2.75 %). Así mismo, tiene los
229 Epifania Baca Tupayachi y Gustavo Ávila. La crisis duró menos de lo esperado: El sector
minero muestra signos claros de recuperación, Nota de información y Análisis 1, Grupo
Propuesta Ciudadana, Lima, 2010.
230 Azpur et al. “Extractivismo y transiciones hacia el postextractivismo en el Perú”, cit.
166
Wilber Huamani Paccaya y Diana Margaret Quispe Roque
mismos beneficios tributarios que el resto de las empresas, tales como:
reducción del Impuesto a la Renta (IR) por inversión en servicios pú-
blicos, devolución anticipada de Impuesto General a las Ventas -igv-,
e Impuesto Selectivo al Consumo -isc- por actividades de exploración.
Como una institución privada, la Fundación Tintaya en principio
fue creada con recursos dotados y gestionados por la empresa, para
coadyuvar en la implementación de proyectos y acciones de desarro-
llo; sin embargo, en los últimos años viene a ser un operador estra-